Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 37 Corea exige el fin de las sanciones antes de discutir sobre su desarme nuclear EE. UU. se muestra condescendiente, pero Japón aboga por seguir con medidas duras PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. En siete horas de acaloradas discusiones se consiguió lo que no se había logrado en un año: el regreso de Corea del Norte a las negociaciones sobre su desarme nuclear. Pero este importante acuerdo, alcanzado gracias a la mediación china, ni será gratuito ni supondrá el fin de la crisis desatada por el ensayo nuclear que Pyongyang efectuó el pasado 9 de octubre. El régimen estalinista estableció ayer sus condiciones. Retornamos a las conversaciones a seis bandas bajo la premisa de que el levantamiento de sanciones financieras será discutido y zanjado entre Pyongyang y Washington en estas negociaciones advirtió el Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano. El régimen de Kim Jong- il aclaraba su postura en la nueva ronda de las conversaciones a seis bandas de Pekín. Dichas reuniones, que se mantienen desde 2003 para sellar el desarme nuclear de Pyongyang, incluyen a las dos Coreas, EE. UU. China, Japón y Rusia. Aunque Corea del Norte se comprometió en septiembre del año pasado a renunciar a sus bombas atómicas, su insistencia en continuar con su programa nuclear civil y las acusaciones de la Casa Blanca de blanqueo de dinero procedente del tráfico de armas truncaron el acuerdo. Por eso, la Administración de Bush prohibió las transac- Soldados norcoreanos, ayer en la localidad de Panmunjon, dentro de la zona desmilitarizada ciones comerciales entre empresas norteamericanas y Corea del Norte y bloqueó las cuentas internacionales de Kim Jong- il en el Banco Delta Asia de Macao. Precisamente, éstas son las sanciones que Pyongyang quiere levantar, puesto que habrían intervenido 19 millones de euros vitales para la supervivencia del régimen y, sobre todo, para la acomodada élite de esta dictadura militar, acostumbrada al coñac y al vino de importación, mientras la población se halla al borde la hambruna. Tal y como admitió el enviado estadounidense en las negociaciones, Christopher Hill, después de reunirse con su homólogo de Pyongyang, Kim Kye- gwan, las sanciones serán abordadas en un grupo de trabajo paralelo a las conversaciones a seis bandas Menos flexible es Japón, cuyo titular de Exteriores, Taro Aso, se mostró ayer escéptico con la voluntad negociadora norcoreana. Mantendremos las sanciones dijo. Además, AP abogó por reforzar el embargo de armas y las inspecciones de barcos aprobadas por la ONU. También Corea del Sur exige pruebas a su vecina del norte. Los pasos siguientes para convocar las negociaciones a seis bandas podrían tener como escenario la cumbre de los países de Asia y Pacífico (APEC) que se celebrará durante los próximos 18 y 19 de noviembre en Vietnam. En dicho encuentro se producirán reuniones bilaterales para retomar lo antes posible el diálogo en Pekín.