Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2- -11- -2006 La crisis de la inmigración ESPAÑA 25 España e Italia intentan acordar unos límites comunes para los nuevos trabajadores de la UE El consenso es difícil porque no coinciden los intereses s El Gobierno rumano sostiene que no habrá ninguna invasión PABLO MUÑOZ CRUZ MORCILLO BUCAREST MADRID. El Gobierno español buscará el consenso con Italia sobre los límites que se impondrán a la entrada de trabajadores rumanos y búlgaros a partir del próximo 1 de enero cuando ambos países ingresen en la Unión Europea (UE) según confirmaron fuentes del Ministerio de Trabajo. España e Italia son los dos destinos principales del grueso de la emigración rumana en Europa (aglutinan en torno al 80 por ciento) de ahí que se considere fundamental un acuerdo básico. Para ello se han mantenido contactos entre los ministros de ambos países tanto en cumbres oficiales como oficiosas. Francia, que también acoge una parte de esta inmigración ya ha decidido aplicar restricciones sin esperar la resolución de Madrid y Roma. La posición es similar en cuanto a límites temporales (no más allá de dos años y si es posible menos) pero Italia no es partidaria de incorporar en la moratoria medidas flexibles y ventajosas para estos países -señalan fuentes del Departamento de Jesús Caldera- -tales como los cupos de trabajadores preferentes, el contingente y otras que se estudian. La razón la determina el mercado. España sigue necesitada de mano de obra extranjera en determinados sectores como la agricultura, la construcción (en ambos los temporeros rumanos son claves) y en ciertas épocas también la hosteleles hagan contratos en origen, según confirmaron fuentes sindicales, que piden la moratoria, entre otras razones para impedir el abaratamiento de la mano de obra. El Gobierno de Rumanía, mientras tanto, ve la situación de un modo completamente distinto. Según explicaron en Bucarest a un grupo de periodistas españoles altos cargos del Ministerio de la Administración y de Interior, en modo alguno esperan que su ingreso en la UE provoque una salida masiva de trabajadores, sobre todo hacia España e Italia, y de hecho están convencidos de que a medio plazo se producirá un movimiento en sentido contrario; es decir, muchos rumanos regresarán a medida que la situación económica mejore. Los inscritos en el padrón podrán votar en mayo El Instituto Nacional de Estadística (INE) anunció a primeros de octubre que todos los ciudadanos de Rumania y Bulgaria residentes en España que estén inscritos en el padrón podrán participar en las elecciones municipales de mayo de 2007. Para ello en diciembre la Oficina del Censo Electoral se dirigirá a los inscritos para que éstos comuniquen si quieren votar. Según el avance del último padrón municipal, en nuestro país viven 381.955 rumanos y 93.757 búlgaros. De esa cifra 189.966 rumanos y 55.268 búlgaros son legales. Todos los inscritos en el padrón mayores de edad tendrán derecho a votar, independientemente de cuál sea su situación legal, tal y como ha confirmado el INE. La moratoria propuesta sólo afecta a los permisos de trabajo, recalcan las fuentes. De hecho, aquellos que quieran trabajar como autónomos tampoco tendrán problema. Crecimiento sostenido El secretario de Estado para la Seguridad del Ministerio de Interior rumano, Anghel Andreescu, asegura que los rumanos que trabajan en el extranjero, y muy especialmente en España e Italia, son los mejores profesionales que tenemos Rumania ha comenzado a crecer de forma sostenida en los últimos años- -se estima en un 7 por ciento en 2006 y se prevé un 6,4 para el próximo año, primero como socio europeo- -y ahora somos nosotros los que necesitamos mano de obra afirma Andreescu, quien dice que tendremos que pedir ayuda a otros países para satisfacer esas necesidades de trabajadores En estos momentos, según las estimaciones del Gobierno, hay tres millones de rumanos que viven fuera del país y necesitamos ofrecerles aquí un futuro para que quieran volver Este deseo es difícil que se haga realidad a corto plazo, ya que en este momento la renta per cápita de Rumania es de 5.000 euros, frente a los 16.000 de la media europea. Los salarios son mucho más bajos y en los primeros años el ingreso en la UE hará necesario realizar importantes sacrificios para realizar ajustes en los distintos sectores productivos. Sin embargo, según las previsiones del Gobierno, las ayudas europeas que comenzarán a recibir a partir de enero contribuuirán a reducir las diferencias con los socios comunitarios. Y en ese momento, buena parte de la emigración regresará al país. De hecho, siempre según el Gobierno rumano, ya se han empezado a producir estas situaciones. Una rumana llega a Huelva para la recogida de la fresa EFE Creo que están muriendo mogollón por desviarse hacia Cabo Verde. Y creo que es por eso por lo que no llegan a Canarias, comenta un funcionario. España ha repatriado en las últimas semanas a cerca de 5.000 inmigrantes clandestinos senegaleses desde Canarias al aeropuerto San Luis. Muchos de ellos, según los testimonio recogidos por este corresponsal, insistieron en que intentarán repetir la aventura europea. En la Embajada mantienen sin embargo que esas repatriaciones han hecho daño y es fundamental mante- nerlas porque es el mejor arma disuasoria. Hay que ser constante. Es triste, pero es así Si no, en cuanto vean que llegan dos vuelos más a Madrid, volverán estima la misma fuente. Incidente en Gambia Esas repatriaciones, que no han causado incidentes en Senegal, no han sido tan bien recibidas por los sin papeles gambianos, a pesar de que son muchos menos. El pasado sábado aterrizaron dos vuelos en el aeropuerto de Banjul, donde, según fuentes españolas, no había más de quince o veinte policías. Dos funcionarios españoles fueron testigos de los incidentes que protagonizaron un importante grupo de repatriados, que según explicaron, llegaron a levantar barricadas en la carretera que lleva del aeropuerto a la capital. Los jóvenes, que dijeron que habían sido trasladados de vuelta a su país engañados, atacaron las instalaciones y lanzaron piedras a los vehículos. El pasado mes de junio se vivió un incidente similar en Dakar cuando, para evitar altercados a la salida de Canarias, las autoridades españolas los repatriaron diciéndoles que iban a la Península. ría, mientras que en Italia estas necesidades son menores. Desde Trabajo se da por seguro que habrá moratoria- -reclamada por los sindicatos CC. OO. y UGT en primera instancia- pero reiteran que la decisión y las condiciones saldrán la próxima semana de la mesa de diálogo social, en la que también participa la patronal CEOE, y se atenderá al consenso externo en referencia a la posición de Italia. Tras la decisión adoptada en mayo por el Gobierno cuando se decidió levantar las limitaciones impuestas en su día a los trabajadores polacos, Rumania y Bulgaria no esperaban que se fijaran restricciones para sus trabajadores. No obstante, hay inmigrantes de ambas nacionalidades en situación irregular que han decidido volver a sus países para que los empresarios interesados