Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 2 s 11 s 2006 Elecciones catalanassCiU ESPAÑA 15 Artur Mas s Candidato de CiU EL ESFUERZO COMPENSADO Ha dejado de ser el candidato desconocido para convertirse en el líder indiscutido de una federación que, relegada a la oposición en 2003, ha sabido jugar sus cartas POR MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Es el yerno que todas las madres quisieran tener. Guapo, educado y responsable. Tanta perfección ha contribuido a crear una imagen de frialdad que, según sus allegados, no se corresponde con la realidad. De hecho, Artur Mas i Gabarró (Barcelona, 1956) es un apasionado de la literatura francesa, le gusta María Callas y, de joven, fue apodado flecha negra porque era muy rápido jugando a fútbol. Debió ser un niño inquieto pues, de pequeño, se le cayó encima una sartén con aceite caliente, accidente que le ha dejado algunas cicatrices en la cara. Nacido en el seno de una familia relacionada con el mundo industrial, Arturu -la catalanización de su nombre es relativamente reciente- -estudió en el Liceo Francés de Barcelona y, posteriormente, se licenció en Ciencias Empresariales y estudió Derecho durante algunos años. La mitad de su vida profesional la ha pasado en el sector privado, donde ha formado parte de los consejos de administración de la Caixa y La Seda. El salto a la política vino de la mano de la familia Pujol- Ferrusola, gracias a su amistad con los hijos del ex presidente catalán. Dicen que es la esposa del histórico dirigente nacionalista la primera que se dio cuenta de las cualidades políticas de este joven tímido y trabajador. El año 1982 coinciden dos grandes acontecimientos en la vida de Artur Mas: su matrimonio con Helena Rakosnik, con la que ha tenido tres hijos, y su entrada en la Consejería de Comercio de la Generalitat. Cinco años después formó parte de las listas de CiU para el Ayuntamiento de Barcelona, donde fue concejal hasta 1995. Después sería designado consejero de Política Territorial y Obras Públicas (1995) de Economía (1997) y portavoz del Gobierno catalán (2000) Pero el verdadero espaldarazo de Mas tuvo lugar en 2001, cuando la joven promesa de CiU es nombrado consejero jefe de la Generalitat, cargo creado a su medida y que le convierte de facto en delfín de Pu- Oposición decisiva CiU fue relegada a la oposición en 2003 tras 23 años de gobierno, pero Mas volvió a ser decisivo con la tramitación del Estatuto. Sus negociaciones con el PSOE acuñaron el término sociovergencia una fórmula política que gran parte del empresariado catalán desearía. El difícil camino al postpujolismo se hizo sin excesivos traumas, con un relevo generacional llevado a cabo con éxito. jol. Comienza así la leyenda negra sobre su enemistad con el presidente de UDC, Josep Duran Lleida, que dimitió como titular de Gobernación al verse relegado como posible sucesor del president A partir de ahí se pone en marcha una enorme operación de márketing nunca vista en la historia de la política catalana y que, a juzgar por esta campaña, todavía continúa. En apenas dos años, el equipo de asesores de Mas- -cachorros soberanistas liderados por David Madí, Oriol Pujol o Quico Homs- -fabrica al candidato que competiría en las urnas con el veterano Pasqual Maragall. A Artur Mas le acusan de ser un advenedizo, de carecer de bagaje cultural y político y de creerse la reencarnación de John Fitzgerald Kennedy, a quien el líder convergente admira profundamente. Mas aguanta paciente las críticas de sus adversarios y responde a la provocaciones con moderación y paciencia. La misma paciencia que tuvo cuando, en noviembre de 2003 y contra todo pronóstico, ganó las elecciones, pero no pudo gobernar debido al pacto tripartito- -PSC, ERC e ICV- Mas cruzó rápidamente su travesía del desierto, sorteó amagos de crisis internas en la federación e incluso pactó con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el nuevo Estatuto autonómico. Todos los esfuerzos tienen su compensación dice una canción de Lluís Llach, una de sus preferidas.