Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MIÉRCOLES 1 s 11 s 2006 ABC Erika (izquierda) paseando a Nacha, Samba y Spot por el barrio de Salamanca. A su derecha, Mónica, con Trucho, Kala y Hola, se dispone a recoger a Angie, una cocker Los nuevos pastores de Madrid Un nuevo oficio se impone en la ciudad: los paseadores de perros. Cobran por horas y acuden a recoger a los canes a la puerta de su casa en el caso de que sus dueños no puedan sacarlos. También les llevan al veterinario o los acogen en su domicilio por vacaciones POR CRISTINA ALONSO FOTO SIGEFREDO MADRID. Cada mañana, Mónica sale de su casa con bolsas pequeñas de plástico guardadas en uno de los bolsillos de su pantalón y unas galletitas premio en el otro. Es todo el material que necesita para afrontar su jornada laboral. Su destino: el barrio de Salamanca. Una hora después, se la puede ver por las calles de este distrito con cuatro correas en sus manos, de las que tiran perros que responden al nombre de Trucho, Kala, Angie y Hola. Sus perritos de 9 a 11 Hay vecinos que, después de verme dos o tres veces por la calle con perros distintos, me preguntan asustados ¿pero tú cuántos perros tienes? Y yo les digo la verdad: ninguno Esta veterinaria venezolana es paseadora de perros, trabajo muy habitual en países como Argentina, pero bastante desconocido en España. Cada día somos unos pocos más en Madrid, pero la gente aún se extraña cuando nos ve. De hecho, a mí me han llegado a insultar y a recriminarme que les quito el espacio de la acera explica esta joven. Erika, argentina, es compañera de trabajo de Mónica y también pasea cada mañana perros por horas. Cuando estas dos jóvenes se encuentran en sus respectivos recorridos, sus ocho perros revolucionan la calle: hay quien les saca fotos, otros les señalan desde los autobuses urbanos, también les pitan desde los coches o, sencillamente, hay personas que cruzan de acera. sear juntos cuantos perros quieran, pero sólo debe haber un macho. No solemos pasear más de cuatro porque, si sacas demasiados, lo pasan mal ellos y lo pasas mal tú. Cuatro es lo ideal y si te llevas a dos machos surgen conflictos porque se ven rivales explica Mónica. Más que un paseo Antes de trabajar con un perro, Mónica y Erika someten a los dueños a un cuestionario que deberán rellenar para saberlo todo sobre el can y evitar posibles percances. Algunas de las preguntas son: ¿Es su perro agresivo hacia perros, niños, adultos u otros? ¿Le gusta saltar dentro de lagos o charcos? ¿Atiende cuando se le llama? ¿Tiene algún impedimento físico? Además, informan de las tarifas: paseos de una hora, 7 euros; de 45 minutos, 6 euros; de media hora, 4 euros. Siete euros por hora Cobran siete euros por pasear a un perro una hora, diez si se trata de un día festivo. Los dueños de los perros que tienen a su cargo afirman que merece la pena este desembolso de dinero. Es increíble lo contenta que se pone mi perrita cuando ve a Mónica. La está esperando un cuarto de hora antes pega- da a la puerta confiesa Ana, dueña de Kala, una schnauzer pequeña. Pero no sólo pasean. También llevan a las mascotas al veterinario o las acogen en su casa si los dueños se van de vacaciones. Incluso hay quien les cede una copia de las llaves de su casa para que puedan entrar a buscar a los perros en el caso de que no haya nadie en el domicilio. Un tremendo amor por los animales Ese es el requisito que estas dos paseadoras tachan de imprescindible para desarrollar su profesión. Si un día te retrasas y te cuentan que no ha parado de llorar hasta que has aparecido es que lo estás haciendo bien afirman. Un trabajo maravilloso Aunque más de un día les duelen los brazos de tantos tirones de correas, Mónica y Erika afirman que su profesión es maravillosa Lo más bonito es ver las reacciones que tienen, te ríes, te sorprenden y son muy fieles. Yo me divierto mucho trabajando, estoy al aire libre y con ellos, ¿qué más quiero? explica Erika. Estas dos jóvenes siguen a rajatabla una norma que, de no cumplir, convertiría su día a día en un suplicio: pueden pa- Rescatados 87 perros de caza en una perrera ilegal de Getafe ABC MADRID. Un total de 87 perros de caza- -muchos de ellos galgos- -fueron rescatados ayer en una perrera ilegal de Getafe. Los canes se encontraban en pésimas condiciones higiénico sanitarias y extrema delgadez. Las instalaciones, que daban servicio a cazadores, no reunían las condiciones adecuadas. La operación fue desarrollada por agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en colaboración con la Policía Local del municipio, la Comunidad de Madrid y la Federación de Asociaciones de Protección Animal (FAPA) Algunos de los perros presentaban heridas en la zona donde habitualmente se implanta el microchip por lo que se sospecha que han sido robados. Además, en el lugar se hallaron excrementos, basura y un bidón con restos de animales quemados. Los perros han sido trasladados al Centro Integral de Animales de Acogida de la Comunidad de Madrid, a la perrera municipal de Getafe y a distintas asociaciones de protección animal.