Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 1 s 11 s 2006 ABC Pena de un año de cárcel para un sobrino de Sadat por insultar al Ejército ABC EL CAIRO. Un tribunal militar de El Cairo condenó ayer a un sobrino del ex presidente egipcio Anuar Sadat a un año de prisión por insultar al Ejército. Talaat Sadat, un abogado que milita en la oposición al presidente Mubarak, fue detenido tras el anuncio de veredicto. El sobrino, activo políticamente pero con pocos seguidores, había sostenido que altos oficiales del Ejército egipcio participaron en el complot para asesinar a su tío. Además, dijo que el fundamentalista que disparó mortalmente contra su tío no fue ajusticiado después, sino que fue sacado en secreto del país. El entonces presidente Sadat fue asesinado a tiros el 6 de septiembre de 1981 durante un desfile militar en El Cairo. A la jefatura de Estado accedió Hosni Mubarak, que ocupa el cargo hasta hoy desde hace más de 25 años. Sadat ha declarado que sus comentarios no pretendían insultar al Ejército, y posteriormente publicó anuncios en los periódicos en los que resaltaba su respeto a las Fuerzas Armadas. Muchas organizaciones de derechos humanos egipcios han dicho que la decisión de llevar ante una corte militar al sobrino de Sadat había sido una violación del derecho a la libertad de opinión. Otro prominente político egipcio que está en la cárcel es Ayman Nour, que se presentó contra el actual presidente Hosnik Mubarak en las elecciones presidenciales de septiembre de 2005. Ha sido condenado a cinco años de cárcel por lo que, según él, son cargos de fraude fabricados Ramón Pérez- Maura EL REGOCIJO QUE PRODUCE EL MAL tro atentado terrorista en Irak: la caravana de una boda se convierte en el objetivo de los asesinos. No parece que fuera la boda de nadie vinculado a la presencia norteamericana, ni especialmente relacionado con las autoridades iraquíes- -y aunque lo fuera tampoco sería justificación de ninguna clase. En cambio sí podemos afirmar con toda seguridad que las víctimas no contaban con el apoyo físico o tácito de los enemigos del establecimiento de una democracia en Irak. En otras palabras: podemos afirmar, sin temor al error, que el problema de seguridad que vive el Irak post- Sadam nada tiene que ver con el terrorismo de Estado. La gran pregunta es por qué la condena al terrorismo, a sus autores y promotores, es unánime en todo el mundo salvo Irak, donde se asume vagamente que alguna responsabilidad tiene el Occidente encarnado por los Estados Unidos en la sangría que vive el país cada día. ¿De verdad tiene Washington la culpa de la muerte de los que ayer festejaban esa boda, musulmanes asesinados por musulmanes? ¿Hasta cuando la justificación amoral de que era mejor la tiranía sadamita de torturas y asesinatos legalizados porque así no había muertes indiscriminadas en las calles? ¿De verdad es defendible como un sistema superior aquél en el que desde el Gobierno se calcula con frialdad a quién se desposee cada día de sus derechos- -incluido el derecho a la vida- -sobre aquél otro en el que caen en las calles gentes igualmente inocentes, que son víctimas de los enemigos del Estado de derecho? Y lo peor es el regocijo con el que muchos ven esta manifestación del Mal. Los muertos iraquíes van acompañados de muertos occidentales- -un centenar este mes. Y se creen que una derrota de esta Administración norteamericana es una victoria de quienes se opusieron a la guerra de Irak. Y piensan que quienes han asesinado a este último centenar de soldados norteamericanos sabrían distinguir entre ellos y un legionario de Albacete. Y suponen que los muertos de la boda de ayer son un error. Y están seguros, cómo no, de que ellos crearían un mundo feliz. O Un niño de cinco años (en la imagen) fue una de las víctimas del atentando de ayer en Bagdad REUTERS Un coche bomba mata a 15 iraquíes en plena boda 42 chiíes fueron secuestrados en dos aldeas del país s En Bagdad, irrumpen en una vivienda y acribillan a una familia EFE BAGDAD. Más de veinte iraquíes murieron ayer y decenas más resultaron heridos en una nueva jornada de violencia en el país, el mismo día en que 42 chiíes fueron secuestrados por desconocidos al norte de la capital. El atentado más grave se produjo ayer tarde en Bagdad, donde quince personas, entre ellas cuatro niños y dos mujeres, murieron y diecinueve más resultaron heridas por la explosión de un coche bomba al paso de la caravana de vehículos que celebraba una boda en un distrito del norte de la capital. Fuentes del Ministerio de Interior detallaron que el coche estaba aparcado en una calle menor en el barrio de Ur, y explotó cuando los coches de la caravana de la boda entraban en el lugar. También en Bagdad, un grupo de desconocidos irrumpió en una vivienda en el barrio de Al Dora, en el sur de la capital, y mataron a tiros a tres miembros- -padre, madre e hijo- -de una misma familia, informaron fuentes policiales. Ayer por la mañana, tres personas murieron y otras diez resultaron heridas al explotar un coche bomba cerca de un restaurante en Bagdad, informaron fuentes policiales. Según fuentes médicas y testigos, las tropas estadounidenses libraron enfrentamientos con insurgentes en varios barrios en el centro de Ramadi, que fueron bombardeados posteriormente. También ayer, cuarenta y dos habitantes de dos aldeas chiíes situadas al norte de Bagdad fueron secuestrados por desconocidos, informó la Oficina Conjunta de Seguridad iraquí- estadounidense de la provincia. La fuente explicó que un grupo de hombres armados establecieron un puesto de control falso en esa zona, donde detuvieron dieciséis minibuses en los que viajaba un grupo de personas de las citadas localidades, entre ellas algunas figuras locales. Los hombres armados hicieron descender a los viajeros y se los llevaron a un lugar desconocido, añadieron. Los secuestrados se encontraban de camino a Bagdad, donde iban a participar en una reunión con el primer ministro, Nuri al Maliki, agregaron, aunque no pudieron mencionar el motivo de la entrevista. Además, las fuerzas de seguridad iraquíes encontraron, en las últimas 24 horas, 64 cadáveres en distintas partes de Irak, especialmente en las provincias de Bagdad, Al Anbar y Diyala. Al paso de una patrulla Además, un policía murió y otros tres resultaron heridos por la explosión de un artefacto al paso de la patrulla en la que viajaban, según la misma fuente. Por otra parte, tres personas murieron y dos niñas resultaron heridas en bombardeos aéreos estadounidenses contra la ciudad de Ramadi, capital de la convulsa provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak. Las fuerzas de seguridad han hallado 64 cadáveres en diversas partes de Irak en las últimas 24 horas