Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MIÉRCOLES 1- -11- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Corea acepta negociar su desarme nuclear tras la presión de EE. UU. y la mediación china El régimen de Pyongyang se avino a retomar el diálogo en un encuentro secreto con los norteamericanos en Pekín PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. La crisis desatada en Asia por el ensayo nuclear que Corea del Norte efectuó el pasado 9 de octubre dio ayer un giro sorprendente, ya que el régimen estalinista de Pyongyang accedió a retomar las negociaciones sobre su desarme atómico. El acuerdo fue alcanzado tras un encuentro secreto que, organizado bajo la mediación china, reunió en Pekín al enviado de Estados Unidos para asuntos nucleares, Christopher Hill, y a su homólogo norcoreano, Kim Kye- gwan. Con la fuerza diplomática que le ha dado la detonación de una bomba atómica, Pyongyang consiguió su primer objetivo de sentarse a hablar directamente con Washington, por lo que después se mostró conforme en recuperar un diálogo que permanece bloqueado desde hace un año. Según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en un comunicado, EE. UU. Corea del Norte y China han decidido volver tan pronto como sea posible a las conversaciones a seis bandas que se venían manteniendo en Pekín que incluyen también a Corea del Sur, Japón y Rusia y tienen como objetivo lograr el desarme nuclear del régimen estalinista. El negociador norteamericano Christopher Hill compareció en su embajada en Pekín tras la reunión con el portavoz norcoreano el embargo de armas pesadas y las inspecciones de sus barcos, deben seguir vigentes porque Pyongyang no se ha comprometido explícitamente a no llevar a cabo más ensayos nucleares Dicha prueba ha sido el último órdago de Corea del Norte, que ha elevado el tono de sus amenazas debido a las severas sanciones impuestas por Washington, como el bloqueo de cuentas bancarias internacionales vitales para Pyongyang. Así, el régimen lanzó al menos siete misiles el pasado 5 de julio y en octubre aseguró que había detonado su primera bomba atómica, insistiendo en sus exigencias de negociar directamente con la Administración Bush para desatascar el diálogo. Aunque Corea del Norte aceptó en septiembre del año pasado renunciar a sus bombas atómicas, el acuerdo saltó por los aires de inmediato por su pretensión de proseguir con su programa nuclear con fines civiles, lo que EE. UU. rechaza de plano. Frente a esas posturas enfrentadas, el consenso alcanzado ayer abre una nueva puerta a la esperanza. Así lo creen en Corea del Sur, donde el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Choo Kyu- ho, confió en que la reanudación de las conversaciones a seis bandas sirva para implementar el compromiso que adquirió Pyongyang de desmantelar su programa de armas nucleares En este sentido, el régimen estalinista aseguró en febrero del año pasado que disponía en sus arsenales de bombas atómi- AFP Progresos sustanciales Aunque ahora habrá que cuadrar las agendas de todos los participantes, el emisario norteamericano anunció que las negociaciones comenzarán en noviembre o posiblemente en diciembre al tiempo que confió en obtener progresos sustanciales Esta nueva ronda de conversaciones no sólo discutirá la eliminación del programa nuclear norcoreano, sino también, como pretendía Pyongyang, las sanciones impuestas por la Casa Blanca contra el régimen que dirige Kim Jong- il por supuesto blanqueo de dinero obtenido con la venta de armas. A pesar de esta concesión, Hill indicó que Corea del Norte ha de renunciar a sus actividades ilícitas y aclaró que las medidas acordadas por la ONU tras su prueba atómica, como cas, lo que volvió a causar el pánico entre sus amenazados vecinos, Corea del Sur y Japón. Según los analistas internacionales, Pyongyang podría tener una media docena de artefactos nucleares, pero dudan de que haya alcanzado el suficiente grado de desarrollo tecnológico como para montar dichas bom- Inversiones millonarias para el país de las hambrunas La vuelta de Pyongyang a las negociaciones anunciada ayer ha sido contemplada con alivio en Corea del Sur, que intenta una y otra vez atraerse al cainita hermano del norte con su política de deshielo y compromiso sunshine policy Con unos intercambios que ascienden a 1.200 millones de euros anuales, Seúl es uno de los principales socios de este hermético país al borde de la hambruna, donde el consorcio Hyundai ha invertido casi 1.000 millones de euros en el conjunto de dos proyectos. El primero es el polígono industrial de Kaesong, ubicado en plena zona desmilitarizada de la frontera y donde ya se han instalado numerosas pequeñas y medianas empresas textiles y de utensilios de cocina en busca de mano de obra barata. El segundo es el complejo turístico del Monte Kumgang, por donde han pasado 1,5 millones de visitantes surcoreanos que se han gastado 363 millones de euros en tasas de admisión que han ido a parar a las arcas de Pyongyang.