Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 31 s 10 s 2006 ABC Fabio Morábito traduce la poesía completa de Montale Premio Nobel de Literatura en 1975, el poeta italiano Eugenio Montale es una de las voces fundamentales de la lírica italiana y europea del siglo XX ¿Qué posición ocupaba entre los grandes poetas italianos del siglo XX, como D Annunzio, Ungaretti o Pavese? Frente al vitalismo, la solaridad y el superhombre de D Annunzio, Montale se mostró como una voz modesta y esencial, aunque le admiraba mucho y llegó a decir: Aquéllos que no han aprendido nada de D Annunzio hay que sospechar de ellos Uno puede estar o no de acuerdo con su manera de enfrentar las cosas, con su triunfalismo, pero no haber aprendido de su extraordinaria musicalidad, por ejemplo, es indicio de pobreza. Montale también admiraba a Umberto Saba. Y a Ungaretti, aunque fueron dos personalidades totalmente distintas. Ungaretti se parece más a D Annunzio, es más celebratorio. Cuando Ungaretti trataba de suprimir toda materia verbal que no fuera vehículo inmediato de poesía, de manera que al final todo se viera concentrado como en un grito; a Montale, en cambio, no le molestaban las costuras, los elementos constructivos, la puntuación... De Pavese lo veo muy apartado. Seguramente a Montale no le interesaba Pavese y a Pavese quizá sólo el primer Montale, el que puede meternos con un trazo en el mar o en un puerto de su Liguria Una escena del ensayo de El amor de las tres naranjas JAVIER DEL REAL Prokofiev se asoma al Real a través de El amor de las tres naranjas La obra se presenta en una coproducción con el festival de Aix- en Provence s El joven Tugan Sokhiev es el director musical S. GAVIÑA MADRID. El Teatro Real sigue sumergido en el siglo XX y, tras programar como apertura de temporada la ópera de Strauss Ariadna en Naxos a partir del martes pone en escena El amor de las tres naranjas de Prokofiev. Con libreto del propio compositor, la ópera, estrenada en Chicago en 1921, está inspirada en una fábula de Carlo Gozzi, que a su vez bebió de las fuentes de la literatura oriental. Al Real llega ahora en una coproducción con el Festival de Aix- en- Provence y con un elenco de jóvenes solistas formados en la Academia del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, que actuarán bajo la batuta de un director también muy joven, 27 años, y en alza, Tugan Sokhiev, vinculado con la institución rusa. Sokhiev, que tras pasar por Aix- en- Provence ha dirigido la producción en Luxemburgo antes de recalar en Madrid, subrayó, durante la presentación del montaje, la satisfacción que ha supuesto para él dirigir a un reparto de jóvenes voces que han mostrado un gran entusiasmo por la obra a pesar de que tiene unas grandes dificultades vocales- -no destaca por sus arias sino por sus números de conjunto- -e importantes requerimientos físicos lo que la hace especialmente apropiada para ellos. El director de orquesta sostiene además que por su temática está dirigida a un público joven. Precisamente ha sido la edad de los cantantes lo que ha jugado a favor del planteamiento escénico de Philippe Calvario- que ha sabido conjugar perfectamente la seriedad y la ligereza de esta fábula apunta Sokhiev- pues está poblada de escaleras, rampas y andamios. A esta carrera de obstáculos se ha sumado también el escenógrafo Jean- Marc Stenhlé, que ha tenido que enfrentarse a un montaje donde los cambios de escena son númerosos y rápidos Dificultad a la que Stehlé ha tenido que buscar soluciones, pero ya se sabe que los suizos somos los que tenemos más facilidad para acercarnos al alma rusa La escenografía es la encargada de ilustrar los distintos momentos de la partitura, que a veces es dramática, otras veces lírica o cómica La historia, llena de magia y fantasía, cuenta con el vestuario de Aurore Popineau y, según Stehlé, está inspirado en los dibujos animados y el cómic Fabio Morábito AMAYA AZNAR TULIO DEMICHELI MADRID. El poeta y ensayista Fabio Morábito ha dedicado dos años a la tarea de traducir la poesía completa del poeta italiano y premio Nobel Eugenio Montale (Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores) Aunque hay completa unanimidad en cuanto a su valor literario, confieso que no sé cuánto se lee a Montale hoy en Italia- -declara Morábito a ABC- ni a cuál Montale se lee. Porque él tuvo dos épocas muy diferentes; la primera, sobre la cual se apoya su gloria mayor, la de los primeros tres libros: Huesos de sepia Las ocasiones y La tormenta y algo más Y luego, la segunda- Satura Diario del 71 y del 72 Cuaderno de cuatro años y Otros versos -que fue una época muy prolífica, en la que cambió totalmente el estilo. El escritor hermético, lírico, metafísico de repente aterriza brutalmente a la realidad de todos los días, se convierte en un ser mordaz que habla con desencanto ¿A qué se debió ese cambio? Ya no podía seguir manteniendo esa tensión metafísica, ese lenguaje. Así que a Montale le quedaba o callar o dar un viraje. Eso coincide con el hecho de que se convirtió en periodista. Va a vivir a Milán y quiso trabajar para el Corriere de la Sera como periodista cultural e, incluso, en temas musicales, porque él fue un gran conocedor de la ópera: su primera vocación fue ser cantante. Seguramente ese ejercicio periodístico le influyó David Lomelí y Maija Kovalevska, ganadores del concurso Operalia 2006 MARTA MOREIRA VALENCIA. Las voces más prometedoras del panorama lírico mundial se midieron el pasado domingo en la final del certamen Operalia, que este año ha tenido como sede el Palau de les Arts de Valencia. El tenor mexicano David Lomelí se alzó con una doble distinción, la de mejor cantante masculino y mejor intérprete de zarzuela. La única concursante valenciana, María Teresa Alberola Bañuls, consiguió el premio del público, y el femenino en la modalidad que el concurso reserva al género chico, en honor a los padres de Plácido Domingo, alma mater de Operalia. Sin embargo, fue la soprano lituana Maija Kovalevska la que consiguió el premio a la mejor cantante femenina del certamen, que está dotado con 175.000 dólares en premios. La joven artista, de 27 años, ensaya en estos momentos el papel principal de La Bohème de Puccini, que se representará en Valencia el próximo 21 de noviembre. De hecho, fue Domingo quien aconsejó a Kovalevska la elección del aria Mi chia- mano Mimi para la última fase del concurso, en la que el tenor se puso por primera vez al frente de la Orquesta de la Comunidad Valenciana. Escogí ese aria porque aunque no tiene las dificultades técnicas de otras, se adapta muy bien a mi voz explicó ayer a ABC la soprano, visiblemente emocionada ante lo que pronostica como un gran salto en su carrera. En la modalidad de ópera se concedieron dos segundos premios, que consiguieron el tenor Sebastien Gueze, de Francia, y la soprano Ailyn Pérez, de Estados Unidos; y dos terceros para el barítono Trevor Scheunemann, de Estados Unidos, y la soprano María Teresa Alberola Bañuls, que compartió el premio del público con Gueze.