Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MARTES 31- -10- -2006 ABC La gente esperaba los epistolarios de Juan Ramón Jiménez por el morbo Carmen Hernández- Pinzón s Sobrina nieta del poeta y premio Nobel Es la representante de los herederos de Zenobia y Juan Ramón Jiménez s Celebra la recuperación de la obra del escritor 50 años después del Nobel s Mantiene un pleito con la Fundación Juan Ramón Jiménez de Moguer JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Estamos en plena conmemoración de Juan Ramón Jiménez: se acaban de cumplir 50 años del premio Nobel, y también de la muerte de su esposa Zenobia, en octubre de 1956. Hasta que en 2008 se recuerde la muerte del propio poeta, entramos en un bienio de reivindicación que está dando sus frutos. Por ejemplo, la preparación en Visor de los poemarios completos, prologados por poetas de hoy- -prueba irrefutable de su creciente influencia- el volumen de traducciones Música de otros que editará Círculo de Lectores, o el primer volumen del epistolario, en edición de Alfonso Alegre Heitzmann, presentado ayer en la Residencia de Estudiantes. La sobrina nieta del Nobel, Carmen Hernández- Pinzón, ve por fin el resultado de años de firmeza que la obra del Nobel merece. Está feliz, muy ocupada estos días, y habla con ABC de una vida dedicada a la dignidad de la memoria del poeta. la Generación del 27. Una injusticia que el 27 cometió contra Juan Ramón y que ha impedido a mucha gente acercarse a él. Aquella generación luego dio clases en la Universidad y transmitió una imagen errónea del poeta, injusta. ¿Algo de esa fama fue cierto... -Yo no digo que Juan Ramón fuese perfecto. Él tenía sus cosas. Pero está demostrado que nunca atacó a nadie y, con independencia de cómo fuera él como ser humano, hay una obra que le respalda. Le han querido tachar de demonio y no lo era. En Puerto Rico no comprenden la imagen negativa que hay en España. ¿Entonces por qué? -Alguien dijo que era un árbol muy grande y que había que cortarle algunas ramas para que no proyectase tanta sombra sobre los demás. No sé si eso es mala o buena suerte... -España ha tardado en reconocer a Juan Ramón, pero lo está haciendo en serio ahora, gracias a su firmeza. -Ya me he hartado de mediocridades. Antes teníamos que aguantar porque nadie quería publicar a Juan Ramón. Nos interesaba que estuviera, aunque fuera mal editado. Pero cuando empieza a haber un serio interés es cuando yo empiezo a exigir que las cosas se hagan de otra manera. Hoy sí podemos exigir. Juan Ramón no sólo exigía un buen contenido, sino un buen continente. ¿Cual es su ambición en este bienio juanramoniano? -El primer objetivo y el mejor homenaje es conocer su obra. Para eso hay que digitalizarla. Se habla mucho pero, hoy por -Ha habido una injusticia histórica con Juan Ramón. ¿Empieza a ver la luz? -Sí. Hay mucho por hacer pero ya toda esa mala prensa que tenía, toda esa cortina de humo que oscurecía su figura se está desvaneciendo. No podía ocultar a una de las más grandes figuras del siglo. ¿Y a qué se debía? Carmen Hernández- Pinzón, sobrina nieta de Juan Ramón Jiménez, ayer en Madrid JULIÁN DE DOMINGO -Principalmente, a la labor tremenda de los miembros de Al lado de Guillén y Salinas, Juan Ramón es un angelito, una hermanita de la Caridad