Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 31 s 10 s 2006 La crisis de la inmigración ESPAÑA 31 Herido de bala un inmigrante en un nuevo intento de asalto en la valla de Melilla LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. La valla que separa Melilla de Marruecos vivió en la madrugada del lunes otro intento de asalto por parte de subsaharianos que pretendieron pasar al lado español, según fuentes oficiales del Reino alauí y de la ciudad autónoma. Se trataba de un grupo de 14 jóvenes que se acercaron a la doble verja entre los bosques de Rostrogordo y Mariuari. Fue entonces cuando las Fuerzas de Seguridad marroquíes que vigilaban el lugar realizaron disparos intimidatorios, que acabaron hiriendo en la pierna a uno de los inmigrantes. Sólo dos de ellos lograron escapar, según Rabat, y el resto fueron detenidos. La Guardia Civil, según las autoridades españolas, se mantuvo alerta pero no llegó a actuar. En el grupo había ciudadanos de República Democrática de Congo, Camerún, Gabón, Costa de Marfil, Níger y Chad. Todos se encontraban ayer prestando declaración en dependencias de la Gendarmería Real de la provincia de Nador. En los bosques de los alrededores de la valla de Melilla persisten varias decenas de subsaharianos. Con frecuencia, los militares marroquíes llevan a cabo redadas- -la última el domingo- para proceder a su expulsión hacia Argelia. Mauritania no descarta que aviones españoles controlen la salida de cayucos El presidente mauritano pide más inversión de España en el petróleo y la minería de su país LUIS AYLLÓN MADRID. El presidente de Mauritania, Ely Ould Mohammed Vall, no se cerró ayer a la posibilidad de que aviones militares españoles puedan desplegarse dentro del dispositivo Frontex para controlar la inmigración clandestina que pueda salir de ese país con destino a España. El coronel Vall, que realiza una visita oficial a España, dijo al ser preguntado por los periodistas acerca de esa posibilidad, que no es necesario que haya aviones españoles patrullando las costas porque Mauritania dispone de sus propios aparatos. No obstante, señaló que es un tema que se está debatiendo y se puede tratar Vall abordó el asunto en las reuniones que mantuvo ayer con los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, antes de acudir al Palacio de la Zarzuela, donde fue recibido por Su Majestad el Rey. De hecho, tras su reunión con el presidente mauritano, Rubalcaba dijo a los informadores que había acordado con él reforzar con medios aéreos el control marítimo a la inmigración ilegal. El ministro añadió que la vigilancia aé- Su Majestad el Rey recibió al presidente de Mauritania en el Palacio de la Zarzuela rea de las costas da muy buenos resultados y puso como ejemplo la experiencia con Senegal. El coronel Vall, que se entrevistara hoy con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se reunió también ayer con representantes de la CEOE, a quienes animó a ampliar el campo de las relaciones económicas, muy centrado hasta ahora en la pesca y el comercio. Los mauritanos de- EFE sean contar con las cooperación industrial y tecnológica y las inversiones españolas también en la minería y en el sector de hidrocarburos, en el que Mauritania ha comenzado a ser un país exportador. Los últimos muertos El pasado 3 de julio, medio centenar de subsaharianos intentó rebasar las vallas. Tres murieron en el intento, uno en lado español y dos en lado marroquí. Rabat reconoció entonces que también había realizado disparos. Cuatro de los inmigrantes consiguieron su objetivo de pasar a España. El último asalto tuvo lugar el pasado día 2, cuando otro grupo de unos cincuenta volvía a intentarlo sin que hubiera que lamentar víctimas mortales, aunque cinco quedaron atrapados en el entramado de cables denominado sirga tridimensional que se está construyendo en el pasillo que separa las dos verjas. Varias organizaciones humanitarias siguen denunciando más de un año después de la crisis de las vallas la falta de una investigación independiente de las muertes producidas en las avalanchas. Consideran que Madrid y Rabat están dejando pasar el tiempo porque a ninguno de los dos gobiernos le interesa aclarar las causas de la muerte de una veintena de personas, algunos de ellos con impactos de bala. El cementerio azul no perdona vidas No tuvo la suerte de ser rescatado por el Snowdon junto a sus 131 compañeros de viaje; sólo tenía trece años y días antes de dar con el carguero el resto de ocupantes tuvieron que tirar su cadáver por la borda POR AYOZE GARCÍA ERENA CALVO LAS PALMAS. Más de 800 inmigrantes han perdido la vida en lo que va de año tratando de cruzar el Atlántico, según cifras oficiales. Las organizaciones humanitarias hablan de miles. Ayer volvía a repetirse la historia. Nada más tocar tierra, los indocumentados rescatados por el buque Snowdon aseguraron que, tras once días de travesía, tuvieron que lanzar por la borda el cadáver de un pequeño de trece años. No creo que el resto del grupo hubiera sobrevivido por su cuenta explicó ayer a ABC el capitán del mercante, que la mañana del domingo recogía de un cayuco a 131 inmigrantes subsaharianos (entre ellos tres mujeres) cambiando su ruta comercial, con destino al norte de Europa. Los ocupantes de la embarcación clandestina carecían de agua, comida y combustible y fueron avistados por un velero francés que alertó a Salvamento. La operación de rescate era necesaria valoró el responsable del Snowdon No andaba desencaminado. Pocas horas después de su conversación con este periódico a través de la radio estación costera, el Helimer Canarias trasladaba a otros dos indocumentados a Gran Canaria, donde fueron hospitalizados. Uno de ellos, con heridas en los pies y quemaduras, y el otro, aquejado de fiebre. Los otros 129 inmigrantes alcanzaban las costas grancanarias en el Snowdon sobre las ocho y media de la noche, donde les esperaban dos patrulleras de Salvamento. el capitán al final de su relato. Su voz deja entrever la tensión de estos días y, en última instancia, el alivio de saber que lo peor ya había pasado. 430 millas de recorrido Un día y medio ha tardado el carguero en recorrer las 430 millas (688 kilómetros) de distancia entre el punto de rescate y el Archipiélago. La orden de intervenir fue recibida desde Salvamento, que no disponía de patrulleras en esa zona. Esta no era la primera vez para el Snowdon En una ocasión rescataron a siete personas, pero nunca habíamos atendido a un grupo tan numeroso No tenían sitio para moverse y estaban sentados espalda contra espalda explica