Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 31 s 10 s 2006 ESPAÑA 25 El jefe de la Policía Científica dice que nunca ha visto a un perito negarse a matizar informes Miguel Ángel Santano declaró ayer ante la juez que instruye el caso bórico que mantuvo su condición de imputado NATI VILLANUEVA MADRID. El jefe de la Policía Científica, Miguel Ángel Santano, ratificó ayer ante la juez de Instrucción número 35 de Madrid, Gema Gallego, que las observaciones que los peritos Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique incluyeron en el borrador- -en el que relacionaban a ETA con el 11- M a través del ácido bórico- no eran más que elucubraciones y consideraciones subjetivas sin fundamento científico alguno Por tanto, concluyó, no debían ni podían constar en un informe científico. Santano aseguró ante la juez que el 23 de marzo de 2005 el funcionario que le sustituía durante sus vacaciones le comunicó que había un problema con un informe que habían elaborado unos peritos pues al ordenarles que eliminaran de su escrito esas consideraciones subjetivas se habían negado a hacerlo. El jefe de la Policía Científica señaló que si le comunicaron este hecho como una incidencia fue porque es inhabitual que un perito se niegue a cambiar un informe. De hecho, sentenció Santano, no lo ha visto nunca en su vida profesional. Aseguró que en aquel momento no se cuestionó el contenido de las observaciones que no querían eliminar los peritos, sino su simple negativa. Pero Santano no sólo tildó de inhabitual que los peritos no quieran modificar su escrito, sino también que en un informe pericial se haga referencia a otros informes (como sucedió en esta ocasión, en la que se vinculó el hallazgo de ácido bórico en el domicilio de Hassan El Haski con la aparición de esta sustancia en el piso de un comando de ETA) Manual de calidad La cuestión que absorbió gran parte del interrogatorio a Santano fue la inclusión de observaciones como las que redactaron los peritos en un informe pericial. Sus superiores habían declarado anteriormente que Escribano, López y Manrique se excedieron en los términos de la pericia. Según el manual de calidad que la Policía Científica cumple en para el reconocimiento internacional de sus trabajos, en un informe pericial no caben las especulaciones, algo en lo que ahondan dos instrucciones: una del ex secretario de Estado Rafael Vera (1991) y otra de la Comisión Nacional de Coordinación de la Policía Judicial (1997) Ignoraban su aplicación Esta circunstancia sólo se daría en la práctica cuando se están analizando sustancias, productos o explosivos idénticos a los aparecidos en otros informes No era éste el caso, pues los propios peritos incluyeron como una de sus observaciones que ignoraban la verdadera aplicación del bórico en relación con estos hechos Fue esta consideración subjetiva en la que se basó Santano para calificar estos apuntes como elucubraciones pues si peritos ignoran tal y como ellos mismos reconocen, las aplicaciones de esta sustancia, el resto de observaciones también carecerían de validez. Santano declaró que decisiones como la de Ramírez de reasignarse la elaboración de un informe no son extrañas Santano, ayer, en los Juzgados de Plaza de Castilla Respecto a la asunción del informe por parte de Francisco Ramírez (jefe de sección dela Unidad de Análisis de la Polcía Científica) -tras la negativa de los peritos a modificar- EFE lo- Santano aseguró ayer que las reasignaciones pueden ser frecuentes como también lo puede ser el hecho de que un informe esté firmado por un sólo perito y no por varios. Los islamistas del Dixán afirman que el napalm era para limpiar piscinas N. V. MADRID. Los seis procesados de una célula islamista desarticulada en Barcelona en 2003, que se conoció como comando Dixán negaron ayer su relación con alguna organización terrorista y que el líquido inflamable que la Policía halló en su poder (y cuyo análisis determinó que se trataba de napalm casero) sirviera para fabricar explosivos, y que esta sustancia era en realidad un producto químico que sirve para limpiar piscinas Así lo aseguraron precisamente los dos presuntos miembros del comando que trabajaban en la misma empresa de piscinas (de ahí que, según su testimonio, el supuesto explosivo llegara a sus manos) y que ayer comparecieron, junto al resto de procesados, en el juicio que la Sección Primera de la Audiencia Nacional comenzó a celebrar ayer en la Audiencia Nacional y que hoy quedará visto para sentencia. El fiscal pide para los procesados 22 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista, tenencia de explosivos y falsificación de documento público, y en el caso del principal acusado, Mohamed Taharaoui, eleva su solicitud a 32 años, al considerarle conspirador de un atentado que no llegó a producirse contra una base militar situada al sur de España Según el fiscal Pedro Rubira, Taharoui era el jefe del grupo desarticulado cuya finalidad era prestar apoyo logístico y de infraestructura a una célula terrorista francesa Cinco de los procesados presos (el sexto está en libertad) ayer, durante el juicio EFE