Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS Quién es quién en nuestra animación LUNES 30 s 10 s 2006 ABC Luis Labrador Modelador informático. Piratas del Caribe: la maldición de la perla negra Monster House La mansión encantada Colegas en el bosque y Surf s up Miguel Ángel Fuertes Madrileño. Lleva en la animación 25 años. Los Picapiedra Star Wars Episodio 1 Hulk y Happy Feet Reside y trabaja en Australia. Carlos Grangel Diseñador de personajes en DreamWorks Animation. Hormigaz Spirit El espantatiburones Madagascar y Ratónpolis entre otras. Pepe Valencia Uno de los pioneros en saltar el charco. Stuart Little Harry Potter Godzilla Polar Express Monster House El aviador y Colegas en el bosque Irina Yébenes Madrileña. Estudió Bellas Artes. Esquimales en el Caribe y Pocoyó Desde hace tiempo trabaja en Australia para George Miller en Happy Feet con unos animados pingüinos. Los animadores españoles se abren paso en el mundo No son todos, porque la lista crece cada día. Son los animadores españoles que triunfan fuera: dibujantes, escultores, moldeadores... Hoy celebran, a su modo, el Día Mundial de la Animación CARMEN ANIORTE MADRID. En esta tierra de soñadores, Quijotes y conquistadores, en el terreno de la animación hemos pasado de ser un absoluto cero a la izquierda a convertirnos, paso a paso, en elementos indispensables en todo proyecto que se presente, sin que importen las fronteras. Desde hace unos años, un nombre y un apellido español han pasado de ser anecdóticos a ocupar los primeros puestos en los títulos de crédito de toda gran producción. Ha sido una lucha, pero lo importante es el resultado: conseguir hacer realidad nuestro sueño asegura Irina Yébenes, una madrileña licenciada en Bellas Artes y responsable de series de animación tan de actualidad como Pocoyó de la productora Zinkia (que en estos momentos continúa haciendo realidad sus sueños en Australia) y trabajando para Animal Logic en Happy Feet Esta película la primera de animación realizada en la tierra de los canguros- -está dirigida por George Miller y tiene a unos traviesos pingüinos de la Antártida como protagonistas. Junto a ella está otro madrileño, Miguel Ángel Fuertes. Lleva 25 años en esto y fue uno de los primeros en darse cuenta de que si quería ser alguien en el mundo de la animación tenía que poner tierra y mar de Pascual Pérez Valenciano. Animador en plastilina para los estudios Aardman en el Reino Unido. Tras Evasión en la granja su último éxito es Wallace Gromit: la maldición de las verduras por medio. Su afición por los dibujos le viene desde su más tierna infancia, cuando pintar y dibujar eran su máxima ilusión. Quién le iba a decir que algún día trabajaría con aquellos personajes que él veía en el televisor a la hora de la merienda: Los Picapiedra Scooby Doo Los Supersónicos Inquieto, no se paró en la animación tradicional y comenzó al flirtear mientras trabajaba para Amblin haciendo Fievel va al Oeste y Balto -con el 2 DD. De esta experiencia proceden trabajos como Casper Dragonheart El mundo perdido La momia 2 Star wars Episodio 1, la amenaza fantasma ET Hombres de negro 2 y Hulk A lo largo de estos años, sus trabajos han estado supervisados por Steven Spielberg, George Lucas, Ang Lee, Stephen Sommers y George Miller. Rodrigo Blaas Trabaja para Pixar. En su haber, títulos como Buscando a Nemo Los increíbles El corazón del guerrero la primera entrega de La Edad de Hielo y Cars Carlos Baena Trabaja en Pixar en títulos como Los increíbles Buscando a Nemo y Cars Antes ha participado en Jurassic Park III El ataque de los clones y MIB II Gente buena, sin un líder Miguel Ángel Fuertes asegura que en España, como en otros lugares, hay gente muy buena, pero a la que nadie se lo ha hecho saber, porque no hay un centro, un ancla, un líder con quien compararse. Siempre se mira hacia fuera como modelo a seguir Fuertes añade que para algunos mirar hacia fuera justifica un estado de victimismo, en el que muchos desean quedarse, porque es más fácil echar la culpa al vecino de lo que hace bien (o mal) que mirar los errores (o aciertos) propios, aceptarlos, superarlos y seguir adelante sin culpabilidad, pero con ilusión, libres de las ataduras de la envidia Lo bueno de este trabajo es que, afortunadamente, algunos empresarios o artistas jóve-