Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 AGENDA Necrológicas LUNES 30 s 10 s 2006 ABC Tina Aumont s Actriz Glamour en bata de cola A caballo entre la Carmen de Merimée- -no en balde corría por sus venas la sangre de Lola Montes- -y enfundada en los sinuosos guantes de Rita Hayworth, Tina Aumont confesaba en una entrevista a corazón abierto que todo lo he aprendido de la vida, porque la vida es la mejor escuela El cementerio de Montparnasse, en París, se convertirá en el último escenario por el que cruzará la actriz francoamericana Tina Aumont, que acaba de fallecer a los 60 años en la zona de los Pirineos orientales, donde se había establecido durante sus últimos años. Hija de los también actores Juan Pedro Aumont y María Montez, Tina nació en Hollywood el 14 de febrero de 1946. Tina Marquand fue su primer nombre artístico y con él debutó en 1966 en Modesty blaise de Joseph Losey. Tomó para el inicio de su carrera cinematográfica el primer apellido de su esposo- -el realizador francés Christian Marquand- con el que había contraido matrimonio tres años antes. Tina Aumont (su verdadero nombre era Cristina) supo sa- car partido a su físico seductor- -morena y estilizada, al estilo de las divas más veneradas del celuloide de aquellos años- -y se fue haciendo poco a poco conocida, primero en Italia, con películas como Metello de Mauro Bolognini (1970) Cadáveres exquisitos de Francesco Rossi (1976) y, finalmente, en el célebre Casanova de Fellini, donde dio vida al personaje de Henriette. A caballo entre la Carmen de Merimée- -no en balde corría por sus venas la sangre de Lola Montes- -y enfundada en los sinuosos guantes de Rita Hayworth, Tina Aumont confesaba en una entrevista a corazón abierto al Dominical de ABC que todo lo he aprendido de la vida, porque la vida es la mejor escuela Se casó muy joven, a los diecisiete La actriz Tina Aumont, en una imagen de los años sesenta, durante una entrevista que concedió al Dominical de ABC. ABC años. Pero aquella prometedora mezcla de sangre canaria (por parte materna) cadencia puertorriqueña y savoir faire francés hizo aguas muy pronto. Con veintiún años se casó de nuevo. Luego, de su vida privada ya se supo muy poco. Sólo que cuando los entrevistadores se atrevían a inquirirla sobre esos asuntos, ella sonreía con tablas y daba la callada por respuesta... Corrían los años sesenta y en los cines de Nueva York, en los barrios puertorriqueños e italianos sobre todo, las carteleras de hacían eco de sus aventuras en el celuloide. Así, se podría leer algo así como Texas across the River por la hija de María Montez En el fondo, quizá sólo fue la estela ampliada- -y amplificada- -de una imagen de mujer caribeña que había interpretado con esmero muchos años atrás papeles en La venganza del corsario El ladrón de Bagdag La reina de Cobra Carmen Alma de zíngara o La Atlántida Reminiscencias, en fin, con sonidos de guitarra neo hippie descalza por el parque, con melena contestataria al viento como mandaban los cánones. Se nos ha ido Tina Aumont, un retazo de nuestros ancestros imbricada hasta la médula en la epidermis idealizada de Francia y Nueva York. Es otoño y María Montes debe estar sonriendo desde el cielo... Montparnasse se ha vestido, esta vez, de gala y de luto al mismo tiempo. José Luis Infiesta Pérez El doctor José Luis Infiesta Pérez o José Luis Alcofar Nassaes (éste era su pseudónimo literario) había nacido en Zaragoza, de familia con antecedentes puertorriqueños, el 6 de enero de 1921. Un viaje familiar hizo que, en julio de 1936, se encontrara en Madrid, donde vivió alejado de gran parte de su familia todo el periodo bélico, que supuso el tránsito de la niñez a la juventud, una pubertad un tanto atípica, en una retaguardia muy cercana al frente. Estudió Medicina, carrera con la que se ganó la vida en Barcelona hasta su jubilación. Pero, cultivó, paralelamente la literatura de viajes, las biografías y diversos estudios sobre la participación extranjera en la Guerra de España; especialmente referido a la participación de la Marina, tanto española como las extranjeras; destacan títulos como La Marina de Guerra Italiana en la Guerra Civil Española o Spansky La batalla de Guadalajara y las Brigadas Internacionales fueron asuntos a los que dedicó numerosos artículos y alguna monografía. Enamorado de los Pirineos y de Aragón fueron también tema de guías, estudios y artículos salidos de sus manos. Colaboró asiduamente en publicaciones como La Revista General de Marina La Actualidad Española Historia y Vida y otros papeles diarios o de periodicidad diversa. Fue coordinador de la colección de biografías catalanas Gent Nostra que hace pocos días ha publicado la obra 131 Eusebi Arnau; además publicó diversas obras dentro de la misma serie, como las biografías Gaspar de Portolà y Roger de Lluria Algunos de sus trabajos más extensos permanecen inéditos; destaca una Historia de las Operaciones Militares en Cataluña durante la Guerra Civil y reunió un gran archivo documental y fotográfico que siempre estuvo abierto a sus amigos y al simple investigador que solicitara su ayuda. Resulta imposible describir su extraordinaria generosidad. La famosa foto del bombardeo barcelonés de Gran Vía Universidad- -en 1938- -y el estallido del camión de trilita, fue él el que la consiguió de un archivo italiano. Dotado de la rara virtud de hacer amigos en todas partes, los tuvo de todo tipo de coloración ideologicopolítica o social y las referencias bibliográficas de sus trabajos, colaboraciones y ayudas son innumerables. Participó en numerosos coloquios y espacios radiofónicos y televisivos sobre sus temas predilectos. Enviudó de una extraordinaria mujer y fue cuidado por sus hijos, nietos y allegados con el cariño que se merecía. La muerte le sorprendió mientras dormía. Los que le conocimos le echaremos siempre en falta. Fue uno de esos ejemplos hispánicos del autodidacta que, a fuerza de tesón y laboriosidad, se convierten en especialistas en una materia para la que no recibieron formación específica. Juan PEDRO YÁNIZ José Carlos Jambrina Valeiras Mañana, martes, a las 20,15 horas y en la iglesia de Santa María de Majadahonda, se celebrará un funeral por el alma del capitán de navío del Cuerpo General de la Armada don José Carlos Jambrina Valeiras, que ha fallecido en Madrid. Su viuda, doña Natividad Martín; sus hijos, Ana, Marta y Carlos, y su hermana María Victoria reciben incontables testimonios de pesar. María del Carmen Larroca de Dolarea El funeral por doña María del Carmen Larroca, que ha recibido cristiana sepultura en el cementerio de Chinchón, se celebrará mañana, martes, a las ocho y media de la tarde, en la iglesia parroquial de San Manuel y San Benito, de Madrid (calle de Alcalá, número 83, esquina a Lagasca) Su marido, don Carlos Audibert Mena; su hijo, Carlos, y sus hermanos, Emilio, Julián, Margarita, Ángel, Paloma y Rosario, reciben numerosos testimonios de pésame. Ana María Fernández de Muniaín Ayer fueron incinerados en el tanatorio de La Paz, de Madrid, los restos mortales de doña Ana María Fernández de Muniaín Odriozola, viuda que fue de don Federico Oria. Sus hijos, Federico, Román y Manuel, y sus hijas políticas, Rosa Riu, Isabel Piera y María del Carmen Fernández, así como su hermana, doña Inés Fernández de Muniaín, marquesa viuda de Santa María de Barbará, reciben numerosos testimonios de pesar. Pilar de Yrízar y Olarte Han recibido cristiana sepultura en el cementerio de El Carmen, de Ribadesella (Asturias) los restos mortales de doña Pilar de Yrízar y Olarte, que ha fallecido en Madrid a los 71 años. Su marido, don Alfredo García- Valdés Cifuentes; sus hijos, Carmen, Pilar y Alfredo, y sus hijos políticos, Javier Area, Antonio González y Miriam Villanueva, reciben numerosos testimonios de pesar.