Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Rebelión social en Oaxaca LUNES 30 s 10 s 2006 ABC De la protesta sectorial a la revuelta en el México profundo M. M. CASCANTE OAXACA. Oaxaca es, quizás, el mejor ejemplo del México real, del México profundo. Para lo bueno y para lo malo. En esta región del sureste se aglutinan la miseria, la desigualdad, el atraso y la injusticia tanto como un sorprendente mosaico de pueblos, tradiciones y lenguas indígenas, de joyas prehispánicas, coloniales y modernas. La entidad ocupa el penúltimo lugar- -sólo superada por Chiapas- -en el Índice de Desarrollo Humano que elabora Naciones Unidas, tras décadas de abandono y desinterés por parte de los gobiernos federal y estatal. El conflicto que vive Oaxaca desde hace cinco meses estalló como un problema ya tradicional: las reivindicaciones salariales del sector docente. El recorte en el presupuesto educativo (que depende del Gobierno de la República) provocó en mayo pasado, y como cada año, una huelga magisterial. La ocupación del centro de la capital por los profesores desató la intervención- -calificada como excesiva- -de la policía estatal. Las medidas represivas ordenadas por el gobernador Ulises Ruiz detonaron las protestas de grupos de toda índole, unidos en una autoproclamada Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) para reclamar su derrocamiento. En la APPO conviven organizaciones campesinas, la izquierda radical, universitarios, individuos antisistema, ONG excluidas del reparto de subvenciones estatales, supuestos guerrilleros... Las Fuerzas de Seguridad hacen retroceder a un nutrido grupo de simpatizantes de la APPO que pretendía entrar en Oaxaca AP Un muerto y dos heridos de bala en la primera jornada del Ejército en Oaxaca GUERRERO Miles de manifestantes se instalan en el Zócalo, donde la Policía emplea gases para dispersar a los radicales MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL OAXACA. El sábado se despidió con un atardecer espectacular, como si el sol, rojo sangre, no fuera a volver a ponerse nunca. El mismo rojo que tiñó el suelo cuando un manifestante cayó muerto y dos mujeres resultaron heridas por disparos de bala durante el operativo de la policía federal que se efectúa en esta ciudad del sur de México. La noche caía sobre Oaxaca igual que una maldición o un castigo divino, engullendo todo a su paso, incluidas las sombras. Y el temor a que se produjeran víctimas mortales no hizo más que incrementarse cuando se supo la noticia del primer muerto, al que se teme su sumen más en las próximas horas. Y eso que, mientras al aeropuerto Benito Juárez aún llegaban centenares de soldados y policías federales, desde el quiosco de música que sirve de cuartel general a la Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca (APPO) su líder, Flavio Sosa, instaba a los rebeldes a no enfrentarse a las fuerzas enviadas por el Gobierno de Vicente Fox. No sirvió de nada. Ante él, medio centenar de personas, incluidos 15 periodistas. Sosa explicaba después que la APPO siempre ha sido un movimiento pacífico que apuesta por el diálogo y ahora se plantea derrotar la ocupación con esos mismos métodos. Porque, tras la muerte de cuatro personas en la jornada del viernes, no podemos permitir que se derrame más sangre por un tipo que no merece la pena en alusión al gobernador del Estado, Ulises Ruiz. OAXACA N PUEBLA Tuxtepec VERACRUZ CHIAPAS Oaxaca OCÉANO PACÍFICO Matías Tehuantepec Romero Puerto Ángel Salina Cruz 0 Km Ixtlán 200 Impotencia local La impotencia de las fuerzas locales para controlar la situación impela al gobernador a solicitar ayuda al Gobierno federal. La inminencia de las elecciones presidenciales y el temor a salpicar de sangre el epílogo de su mandato (con los violentos sucesos de Atenco todavía frescos en la memoria) retrasaron hasta este sábado- -tras la muerte de un periodista estadounidense, después de otros trece asesinatos- -que Vicente Fox acudiera en auxilio de la ley y el orden en Oaxaca. Esta intervención puede parecer un triunfo de Ulises Ruiz, pero quizá sea una victoria después de muerto: para buena parte de la ciudadanía, el gobernador es un cadáver político. En todo caso, ni el anunciado regreso a clases, ni la salida de Ruiz, arreglarían un problema que está enquistado en el tiempo. MÉXICO Los asesinos del PRI Sosa subraya que la asamblea respeta y apoya la decisión de los maestros de regresar hoy lunes a clase, e insistió en responsabilizar a los asesinos del PRI (Partido Revolucionario Institucional, en el que milita el gobernador) de los sucesos de la víspera. El también miembro del Partido de la Revo- lución Democrática (PRD) recordaba que en Oaxaca no ha habido una transición, como en España, ni una alternancia, como en la Presidencia de México; aquí todavía vivimos en un régimen semifeudal Pero la noche siempre da paso al día, y el domingo amaneció tranquilo: cuatro turistas despistados, feligreses camino de misa y los periodistas desplazados a la ciudad eran los escasos figurantes que deambulaban por el decorado en piedra verde de cantera del espléndido casco antiguo. Algunos bares y cafeterías comenzaban a despertar a la voz de la rebelde Ra- dio Universidad. Ésta y Radio Ciudadana, que apoya a Ulises Ruiz, son las únicas emisoras que se escuchan en la ciudad. La acción había que buscarla a quince kilómetros, tras sortear varias barricadas, en el lugar conocido como la corona de Santiaguito Etla, donde se concentraban granaderos de la Policía Federal Preventiva. Y, frente a los agentes, simpatizantes de la APPO que- con pancartas, flores y entonando el himno nacional- intentaron, sin éxito, frenar a las tropas. Al otro extremo de la ciudad, otro millar de policías enfilaba hacia el centro, retirando vehículos cruzados en su camino. Los antidisturbios tuvieron que emplear gases lacrimógenos y mangueras para dispersar a un grupo de radicales que se les enfrentó con cohetes y piedras. Cuando los federales ya rodeaban el Zócalo, una manifestación de varios miles de simpatizantes de la APPO se instaló en la principal plaza oaxaqueña. Poco después se desencadenó la tragedia. ABC. es Más información sobre el grave conflicto en Oaxaca en: http: especiales. abc. es galerias 2006- oaxaca pages oaxaca 04. htm