Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA LUNES 30 s 10 s 2006 ABC Mahfub es uno de los 9.000 alumnos con discapacidad matriculados en las universidades españolas Universitarios sin barreras Son nueve mil: todavía una pequeña representación de las personas con discapacidad que acceden a la Universidad; pero su tesón ha abierto las puertas de un futuro profesional a miles de alumnos POR MILAGROS ASENJO gratificante. Durante dos días, la Facultad de Medicina se vio inundada de estudiantes aparentemente diferentes a los que habitualmente llenan sus aulas. Pero sólo aparentemente, ya que todos ellos superan sus handicaps físicos con esfuerzo y una gigantesca voluntad de llegar a la meta que se han propuesto. Y todo, con una gran naturalidad, sin dar la impresión de hacer algo extraordinario. Eso sí, también con la ayuda de toda la comunidad universitaria. Paloma Soroa estudia Fisioterapia y es miembro del Claustro de la Complutense. Todo esto entraría dentro de lo normal si no hubiera un factor que lo modifica y revaloriza. Paloma es sorda y gracias a su tenacidad ha conseguido que su Universidad cuente con un intérprete de signos por cada uno de los estudiantes que sufren esta discapacidad, pagado por la propia institución, una inicia- FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Barreras arquitectónicas y sociales, falta de material adecuado o profesores que no están preparados para enseñar a alumnos con dificultades auditivas, visuales, motoras o de otro tipo. Estas son las trabas que encuentran los estudiantes que, pese a sus limitaciones, quieren llegar a la Universidad y obtener un título. En los últimos años, fundamentalmente por la tarea emprendida por las universidades ante el empuje de los alumnos con discapacidad, se ha avanzado en el derribo de esas barreras y los ejemplos de superación comienzan a aflorar. El Congreso Nacional sobre Universidad y Discapacidad, celebrado en la Universidad Complutense y en el que han participado 500 personas, ha sido el espejo de un trabajo exigente, solidario y, sobre todo, tiva seguida por un significativo número de rectorados. Se muestra satisfecha con haber conseguido su objetivo, pero advierte de que todavía es poco y con su presencia en el Claustro espera alcanzar nuevas metas a favor de los estudiantes con alguna discapacidad. El rector de la Complutense, Carlos Berzosa, asegura que el esfuerzo vale la pena y que, a pesar de la dispersión de los alumnos con necesidad de intérprete (varias facultades acogen a estudiantes sordos) todos pueden seguir con normalidad las clases. En esta historia de alumnos con discapacidad destaca también la de otra estudiante complutense, Alba Gañán, que según relata Margarita Barañano, vicerrectora de alumnos y coordinadora del congreso, ha podido hacer realidad su deseo de estudiar Filología Árabe. Alba ha reivindicado una plaza y una atención adecuada a través de los medios de comunicación. Vive en un colegio mayor adaptado a sus necesidades y cuenta con un asistente, un alumno de los muchos que realizan esta tarea. Alumnos de apoyo Los discapacitados cuentan con alumnos de apoyo que les facilitan los desplazamientos o hacen posible su normal desenvolvimiento en las facultades y escuelas. Los acompañantes de los discapacitados pueden acumular entre dos y cuatro créditos (unidad de cuenta académica de 10 horas teórico-