Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 29 de Octubre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2005. Prohibida la reproducción total o parcial sin el premiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 32.567. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF 5,20 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano HE TENIDO UNA PESADILLA icen los manuales de autoayuda que no hay que esperar a ser feliz para sonreír, sino que primero se sonríe y a continuación se empieza a ser feliz. Pura voluntad. Como la de Martin Luther King, que tuvo un sueño y se remangó para hacerlo realidad. Su aspiración era de lo más sensato: vivir en un país en el que la gente no sea juzgada por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad Lejos del animoso Luther King e inconstante como soy con mis lecturas terapéuticas, he tenido una pesadilla: en la liberal Inglaterra se juzgaba a las azafatas por el colgante de su cuello; en las calles de la tolerante Holanda, las mujeres tenían distinta consideración en función de que se cubrieran la cabeza o mostraran el ombligo, mientras los policías recibían primas por el número de inmigrantes irregulares detenidos. En mi pesadilla, los escritores de la cosmopolita Barcelona eran aceptados o rechazados según la lengua en la que escribieran, mientras al otro extremo del Mediterráneo, los condenaban por desafección a cierta idea de nación turca. En la tierra de asilo de Francia, las niñas eran privadas de asistir a la escuela cuando se les obligaba a llevar chándal. En ese angustioso sueño, la gente no era juzgada por los rasgos de su personalidad, sino por los símbolos de su identidad, padecida por algunos, erigida en destino por otros. ¿Que qué dice mi libro de autoayuda? Que si no me satisface sujetarme la sonrisa con pinzas me devuelven el dinero. D Tierras castellonenses sirven de escenario este fin de semana para la recreación de batallas PAU BELLIDO Guerra mundial al estrés Este fin de semana, en Castellón, se realiza una reconstrucción de los combates de la II Guerra Mundial, con un objetivo didáctico, y para que profesionales de todo tipo olviden las tensiones vestidos de militar LORENA PARDO hosteleros, pintores, médicos e incluso algún concejal. Han venido de Asturias, de Zaragoza, de Málaga o de San Sebastián, para ambientar la historia y hacerla viva. Quieren divertirse, intercambiar piezas, bromear y compartir los sabores del Mediterráneo, que les ha brindado un horizonte dorado. José López ha conducido doce horas un camión para remolcar 3.000 kilos de Willy americano, su sueño desde los 5 años. Como vengo de americano no me junto con los alemanes en la exposición, pero ahora nos vamos a disfrutar de la paella comenta. Peter McCallister, que es en esta reconstrucción un mando del Ejercito alemán, pasa revista en alemán y se juega al póker con cartas de época el último marco que le quedaba en el bolsillo de su uniforme de 1942. Fuma Lucky Strike sin boquilla de 1916, deja una pistola Walter PPK encima de una mesa improvisada y es miembro de la I División Leibstandarte Adolf Hitler (1943- 1945) Sus mujeres han decidido no discutir más y unirse al enemigo Consiguieron un uniforme de enfermera de la Alemania de 1942 y se han cosido las réplicas. Pertenecen a la Fundación Don Rodrigo de Madrid e incluso han colaborado en el rodaje de Salvar al soldado Ryan Esta fundación ha adquirido uno de los vehículos más admirados de esta exposición, un SDKFZ 251, un tatra de transporte de soldados al frente que vino de la antigua Checoslovaquia y que fue utilizado por el Ejercito alemán para invadir Varsovia. Además de las recreaciones- -la reconstrucción de batallas- el aula militar Bermúdez de Castro ha coordinado un mercado de coleccionismo donde se pueden encontrar los restos de la historia viva de todas las guerras. Todo se compra y se vende, pero también hay mucho intercambio, lo que más. Alrededor de la mesa, un republicano, un carlista y un nacional de la Guerra Civil aseguran que con esta búsqueda de documentos, de detalles para el uniforme, entiendes mejor por qué siguen los conflictos armados entre Israel y Palestina y piensan que la crueldad sigue en las guerras de hoy, pero con más sofisticación y cinismo. N adie podía imaginar que las grandes multinacionales contratasen grupos de recreación histórica para enfundar a sus ejecutivos con trajes militares y soltarlos un fin de semana en el campo. Reciben así, fuera de la oficina, terapias de grupo como mecanismo antiestrés mientras aprenden a elegir un líder y habilidades sociales. Detrás de estas piezas de colección de las Guerras Mundiales y de la Guerra Civil española, hay ingenieros, administrativos, profesores de ESO,