Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 MADRID DOMINGO 29 s 10 s 2006 ABC UNA Y MEDIA Jesús Higueras Ángel Llàcer vive la crisis de los treinta en el teatro Bellas Artes El actor catalán regresa a los escenarios madrileños tras su etapa en Operación Triunfo con la obra Ya van treinta JULIO BRAVO MADRID. Hace casi siete años, Ángel Llàcer debutó en los escenarios madrileños como el protagonista del musical La pequeña tienda de los horrores Ahora vuelve con una comedia, Ya van treinta de un joven autor catalán, Jordi Silva, en la que Llàcer es, al tiempo, director y protagonista. Entre medias, el actor se ha convertido en una celebridad gracias a la televisión y, más concretamente, a Operación Triunfo. Algo que, naturalmente, ha tenido en cuenta el productor de la función, Jesús Cimarro, a la hora de ponerle como cabeza de cartel. Si OT sirve para que la gente venga al teatro, estupendo dice Llàcer. Ya van treinta se estrenó hace dos años en Barcelona y en catalán (su título era Ja en tinc 30! Jordi Silva había conseguido con ella el premio Fundación Romea de textos teatrales, y subió al escenario del teatro Condal con la dirección de Ángel Llàcer. Fue Jesús Cimarro quien le pidió que fuese además el protagonista en el montaje madrileño. Me resistí durante mucho tiempo- -reconoce el actor- pero al final me decidí La obra habla, según palabras de Llàcer, de la crisis de los treinta y del síndrome de Peter Pan; de ese empeño que tenemos en no crecer para no tener que asumir las responsabilidades que la sociedad impone Junto a Guille, el protagonista, se reúnen una serie de personajes que hurgan en esa herida de la treintena: su madre, una mujer muy moderna, a quien da vida Paloma Paso Jardiel; la novia de Guille, una mujer desequilibrada y excesiva, interpretada por Ana Cerdeiriña; su amigo Raúl (José Bustos) y la que es la mujer de mi vida -dice Llàcer- Laura, a quien interpreta Marta Hazas. Jordi Silva, el autor, confiesa que el personaje de Guille tiene mucho de mí; no en las cosas que le suceden, sino en que escucha demasiado sin expresar verdaderamente lo que siente Es una obra muy divertida y muy contemporánea, de gente de hoy- -apostilla Llàcer- hay una franja amplia de público, entre los dieciocho y los cincuenta años, que seguro que se identifica con alguno de los personajes. EL EJEMPLO DE BARTIMEO E l Evangelio tiene la cualidad de ser un libro que aunque escrito hace dos mil años sigue siendo presente. Así, el ciego Bartimeo que estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna, representa muy bien a cada uno de aquellos que estamos sentados al borde del camino de la vida, que no nos queremos mover porque esperamos la limosna de los demás. Cuántas veces ciframos la felicidad en que los demás nos den algo que creemos imprescindible y sin embargo, mendigamos donde no debemos y pedimos a quien no tiene, porque sólo Dios es rico. Bartimeo tuvo una intuición y desde lo hondo de su ser grita: ¡Ten compasión de mí! aunque la gente le regañaba: Cuántas veces nos regañan y nos dicen que por qué tanta práctica religiosa, para qué tanta Misa si tal vez no nos sirva de nada. Son esas voces exteriores e interiores que nos invitan a no confiar en Dios, a no esperar todo de Él, a pedir limosna a los demás, poniendo nuestra confianza en el hombre y no en Dios. Pero Bartimeo es valiente, grita con más fuerza y cuando entiende que Jesús le llama es capaz de dejar su manto y aún siendo ciego de saltar y provocar un encuentro con Jesucristo. Todos nosotros también deberíamos pedirle al Maestro que nos conceda dejar de mendigar y poder ver. ¡Señor, que vea! pero sobre todo que te vea a Ti para poder seguirte. Que te vea especialmente en los momentos en los que no te sé encontrar, es decir, en el sufrimiento, en el fracaso, en la enfermedad. Ahí necesito verte, porque es ahí donde se desdibuja más tu rostro, donde me resulta casi imposible saber que está tu amor Iconos de la infancia El escenario muestra bien a las claras el mundo de Guille y cómo se aferra a la infancia; está llena de pósters, fotografías y objetos de personajes como Tintín, Supermán, Mazinger Z, R 2 D 2 (el robot de La guerra de las galaxias) Quise rodearme de los iconos de mi infancia confiesa Llàcer, que ha extendido este deseo hasta la banda sonora. La música está en la cabeza del protagonista, y es un personaje más Sólo hay una referencia adulta: Woody Allen, al que se alude en varias ocasiones en la obra. A mí me gusta mucho- -dice Silva- y el personaje de Guille está enamorado de él Como director, Ángel Llàcer se ha comportado igual que en OT dicen los actores. Mi trabajo allí era muy sincero, y al mismo tiempo muy teatral, porque aquello era un pro- Ana Cerdeiriña y Ángel Llàcer, en una escena de la obra DAVID RUANO Creación española La obra de Jordi Silva es el segundo montaje de la temporada en el teatro Bellas Artes, que ha realizado una apuesta por la creación española. En los próximos meses se podrán ver Plataforma bajo la dirección de Calixto Bieito, y La cabra dirigida e interpretada por José María Pou. Ángel Llàcer ya había dirigido varias obras antes de enfrentarse a Ya van treinta entre ellas, El sueño de una noche de verano de Shakespeare. grama de televisión y lo requería Su método de trabajo es muy peculiar. Yo monto la obra como si fuera una partitura, y luego los actores se van desenvolviendo hasta sentirse cómodos. Intento llevar mi idea hasta el final, y con un buen casting de actores es fácil Ya van treinta tiene también cercanía con las comedias de situación televisivas. Llàcer se ha fijado en Friends a la hora de llevar al límite la actuación, y Jordi Silva no oculta su influencia en el texto. Creo que trasladar el humor que tienen las sitcom al teatro es una experiencia muy interesante reconoce.