Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29- -10- -2006 Se cumplen tres años de las elecciones provocadas por Tamayo y Sáez Así se analizó desde ABC 65 Los acomodadores, en peligro de extinción José Ferris trabaja como acomodador en el Palacio de la Música. Cada día- -salvo lunes y martes- -acomoda al público que acude a una de las tres salas del histórico cine madrileño. José no tiene ninguna duda de que su profesión desaparecerá dentro de muy poco, pero asegura que esta certeza no le quita el sueño. Algo se encontrará asegura. José explica que muchos cines modernos ni siquiera están numerados y que a los de toda la vida cada vez va menos gente. Lo más bonito de la profesión, confiesa José, es el trato con la gente: No es una profesión solitaria. Alguna vez conversas con alguien al final de la película y te comenta si les ha gustado o no Lo más duro, la temporada navideña: No poder quedarte con la familia todo lo que te gustaría e irte corriendo para el cine la tarde de Navidad En estos 13 años, José ha trabajado en cinco cines del centro. Sólo dos de ellos sobreviven. El edificio del Palacio de la Música, construido en 1928, fue considerado la mejor edificación madrileña de la época FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO El aumento del número de copias por película es uno de los verdugos de los cines del centro Todo se debe a una fiebre inmobiliaria en la que se ataca a los edificios que tienen alma En menos de un mes una película se quema. Antes, sin embargo, la teníamos más de seis meses en cartel gir entre 2 o 3. La recaudación se dispersa y la película se quema en tres semanas o en un mes, cuando antes podíamos tirar con un gran estreno seis o siete meses explican los dueños de las salas. A todo esto, añaden el top manta las descargas por internet y los estrenos en televisión. Esta situación no es desconocida para las grandes empresas hambrientas de enormes lo- cales en las calles más céntricas, que tientan con cifras millonarias a los dueños de los cines hasta que se peca confiesan desde el sector. Con melancolías no se da de comer a la gente afirman los propietarios. Operación quirúrgica Todo obedece a una fiebre inmobiliaria con la que se está atacando a los edificios que tie- nen alma. Se trata de una operación quirúrgica que afecta de lleno a la cultura explica el secretario general de la Unión de Actores, Jorge Bosso. Los vecinos del centro de Madrid lamentan, entre otros, la pérdida del Cinestudio Bogart, teatro histórico de gran belleza, localizado en la calle de Cedaceros. En su entrada, rejas y una pared de ladrillos. César Sánchez es actor: No se- rá lo mismo la Gran Vía sin cines, se perderá mucho. Pretenden que nos vayamos a las afueras, pero los que están abriendo no tienen la magia de los de antes Este actor recuerda con cariño el cine Infantas, en la calle del mismo nombre, que hoy, afirma tristemente, es un supermercado Día. Los rumores también se ciernen sobre los cines Acteon, en la calle de la Montera, donde, aunque todavía sigue abierto, los vecinos ya esperan, impacientes, la apertura de un centro comercial. El Novedades se convertirá en una discoteca. Ensoñaciones en Gran Vía En la cartelera del periódico aún aparecen cinco cines en el Broadway madrileño Pala- cio de la Música, Avenida, Capitol, Callao y el Palacio de la Prensa. Todos registran pérdidas. Hay veces que vemos a todo ese montón de gente subiendo y bajando Gran Vía y nos decimos entre nosotros ¿te imaginas que entre Zara y Zara se acercaran a la taquilla y sacaran una entrada? asegura la portavoz de los propietarios de cines como el Palacio de la Música y Avenida. Sin embargo, de nada sirve soñar. Si nada lo remedia, nuestros cines cerrarán en pocos meses sentencia.