Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29- -10- -2006 El gobernador y los rebeldes se culpan de los graves disturbios en Oaxaca Vicente Fox, presidente de México 33 EL VELO EN LA MUJER MUSULMANA Tipos de velos BURKA Por lo general, cubre toda la cara, con una pequeña malla en los ojos Una prenda externa cubre todo el cuerpo. Los burkas pakistaníes e indios permiten exponer la cara o los ojos NIQAB Por lo general, cubre toda la cara, menos los ojos Hay diversos estilos y largos de niqabs Unos cubren toda la cara Población musulmana en la Unión Europea País 0,00 0,00 0,00 Finlandia 5,20 0,18 0,01 Población en 2005 (millones) de musulmanes Población musulmana en 2005 (millones) Irlanda 4,00 0,01 0,00 Suecia Holanda 16,20 5,40 0,87 9,00 3,10 0,28 Estonia 1,40 0,70 0,01 Dinam. 5,40 3,02 0,16 Letonia 2,30 0,38 0,01 R. U. 59,20 2,50 1,48 Lituania Alemania 82,60 3,70 3,06 Polonia R. Checa 10,20 0,20 0,02 38,60 0,10 0,04 Bélgica 10,40 3,60 0,37 3,50 0,14 0,00 Eslov. 5,40 0,02 0,00 Lux. 0,50 1,10 0,01 Austria Francia 59,80 10,00 5,98 8,20 2,23 0,18 Hungría 10,10 0,10 0,01 2,00 1,55 0,03 ABC Fernando Rubio Fuente: Reuters HIJAB Cubre el pelo y, por lo general, el cuello, pero no el rostro Eslov. Portugal 10,40 0,50 0,05 España 41,30 1,20 0,50 Italia 57,20 2,40 1,37 Grecia Malta 0,40 1,10 0 00 11,00 1,50 0,17 La palabra hijab deriva del árabe hajaba que significa esconder de la vista u ocultar mayoría de los partidos la consideran innecesaria. Aparte de que es muy raro el caso de mujeres que utilicen los dos tipos de velo integral- -el niqab o el burka- Italia cuenta ya con una ley de 1966 contra el terrorismo que prohíbe circular con el rostro cubierto, por lo que no está permitido de hecho, por ejemplo, caminar por la calle llevando un casco integral. Con la excepción de la Liga Norte, que propone prohibir velos de cualquier tipo, y de algunos parlamentarios de Forza Italia que sugieren prohibir el velo integral, el resto de los partidos prefiere evitar una intervención del Parlamento en un asunto de sentido común y sentido cívico. Alemania Prohibición en la mitad de los estados El empleo de velo por trabajadores en la administración o el sistema educativo ha pasado a ser legislado en varias regiones, después de casos judiciales desde 1998 y de que el Tribunal Constitucional no pudiese argumentar en 2003 contra una profesora musulmana aludiendo que el propio estado federado (Baden y Württemberg) no había reglamentado nada al respecto y era competencia local. Ésta fue pues la primera región federada en legislar, en 2004, y lo hizo en contra de que las funcionarias musulmanas trabajen cubiertas; a continuación lo han hecho 8 de los 16 estados alemanes, incluidos Renania y Westfalia, vieja sede de la comunidad turca. La ciudad- estado de Berlín ha llegado a prohibir el uso de todo símbolo religioso en escuelas. Las organizaciones musulmanas en Alemania han expresado su solidaridad con la diputada turco- alemana verde Ekin Deligoez, amenazada desde que animara a sus compatriotas a abandonar el velo como muestra de integración. La comunidad turca de Alemania es cada vez más receptiva a los valores religiosos. Su religiosidad ha crecido en un 10 en los últimos 5 años y casi la mitad es partidaria de que la mujer se cubra el cabello. Pero un reciente estudio de la fundación Adenauer revela que 9 de cada 10 musulmanas entienden el velo como símbolo de autoestima y confianza Holanda Una ley congelada en los pasillos Desde el pasado 1 de marzo, cualquier persona que solicite un visado para entrar en Holanda tiene que pasar previamente un examen en el que se le obliga a ver- -y a comprar- -una película que muestra escenas como un apasionado beso de dos homosexuales o de mujeres desnudas tomando el sol en la playa. Sin embargo, en el ca- so de países como Irán, donde la homosexualidad y la posesión de imágenes de contenido homosexual son considerados crímenes graves, esas escenas han sido censuradas por la propia embajada holandesa. Desde los primeros debates sobre la emigración, sobre todo después del asesinato de Theo Van Gogh a manos de un integrista islámico, la clase política de este país duda permanentemente entre mantener la tradición de tolerancia absoluta o afrontar los efectos de la falta de integración en el sistema de valores de la mayoría por parte de la comunidad musulmana. La ley que prohíbe el uso del velo lleva ya más de un año en los pasillos del Parlamento, impulsada sobre todo por la diputada Hirsy Alí, pero la ley no se ha aprobado y la diputada se ha exiliado en Estados Unidos. El episodio, como era de esperar, provocó una crisis política que ha llevado al fin anticipado de la legislatura. El mes que viene se celebran elecciones anticipadas. Ignacio Álvarez Osorio Profesor de Estudios Árabes. Universidad de Alicante TRAS EL VELO E Información elaborada por M. Erice, E. J. Blasco, J. P. Quiñonero, J. V. Boo, R. Villapadierna y E. Serbeto ABC. es ¿Se debe permitir el uso del velo a las musulmanas en las escuelas europeas? Deja tu opinión en http: www. abc. es l debate sobre el velo no es novedoso. Sin embargo, ha recobrado fuerza en los últimos años como consecuencia de una serie de transformaciones de gran calado, entre éstas la masiva llegada de inmigrantes que ha cambiado la fisonomía de nuestras ciudades, el cuestionamiento de los modelos multiculturalistas y asimilacionistas aplicados en algunos países de nuestro entorno y la radicalización entre ciertos sectores de inmigrantes. En los tiempos que corren, el empleo del velo en Europa produce desconfianza en un sector significativo de la población, que lo relaciona con el avance del fundamentalismo y el islamismo entre los inmigrantes musulmanes. Los atentados terroristas- -el 11- S neoyorkino, el 11- M madrileño y el 7- J londinense- -no han contribuido a mejorar la situación. Al contrario, han intensificado el sentimiento de amenaza, aunque también pesan, y mucho, los antiguos prejuicios y este- reotipos asociados al moro considerado tradicionalmente un antagonista de Occidente y de los valores que representa. Se pasa por alto, de manera intencionada o no, que en el mundo islámico, el hiyab se asocia con la discreción, el honor o, incluso, la protección de las mujeres, y que el fenómeno del retorno al velo es relativamente reciente, cuando en los años setenta se retomó, entre otras cosas, como blindaje identitario. Es lo que ocurrió, por ejemplo, en el Irán del Sha, empeñado en un laicización forzosa de la población o, más recientemente en Europa, en un movimiento de reafirmación en un contexto considerado hostil. Esta lectura choca frontalmente con la occidental, que lo contempla como un instrumento opresor con el que se pretende relegar a la mujer a un segundo plano y mantenerla en inferioridad y subordinación con respecto al hombre. La confusión terminológica (hiyab, niqab, burka o chador suelen emplearse como si fueran sinónimos) pone de manifiesto que muchos consideran al mundo árabo- islámico como un todo homogéneo donde las diferencias, si las hay, son inapreciables. Confundir el haik magrebí con el niqab saudí o el burka afgano es mezclar las churras con las merinas y no comprender que, en cada sociedad, el velo responde a una realidad diametralmente diferente.