Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 s 10 s 2006 OPINIÓN 3 LA TERCERA TEMERARIO Y BANAL Nada más grave que la conducción imprudente y distorsionada del llamado proceso de paz con la banda terrorista y las increíbles palabras de Rodríguez Zapatero en Soria ofreciendo cobertura dialéctica a De Juana Chaos, uno de los criminales más acreditados de ETA L A audacia es en política una inmejorable y necesaria virtud siempre y cuando no resulte temeraria entendiendo por tal- -al menos en este caso- -la que refiere la tercera acepción del diccionario de la Real Academia según la cual incurre en temeridad aquel que dice, hace o piensa sin fundamento, razón o motivo Hasta ahora, el arrojo del presidente del Gobierno- -traducido en sus políticas radicales- -parecía estar confiriéndole una aureola de dirigente inédito y referencial, pero a medida que sus apuestas han dejado ver el endeble entramado intelectual e ideológico en el que se sustentaban- -apenas sin cálculo de consecuencias- Rodríguez Zapatero comienza a ser percibido de modo diferente y, en todo caso, preocupado. Es comprobable que sus iniciativas políticas, a partir de un determinado desarrollo, se adentran en fases finales descontroladas. Le ha ocurrido al Gobierno- -salvo en materia económica- -en todos los demás asuntos: su política de inmigración, después de una precipitada regularización, ampliamente criticada por la Unión Europea, recibe el mayor de los rechazos de los ciudadanos como lo atestigua la última encuesta del CIS. Por otra parte, el miércoles próximo, el PSC, con Montilla a la cabeza, perderá las elecciones catalanas en las que vencerá CiU, después de haber propiciado el Ejecutivo y el PSOE un Estatuto de Autonomía- -impugnado ante el Tribunal Constitucional por el PP el Defensor del Pueblo y varias comunidades autónomas- -que, además de romper el modelo constitucional, recabó menos apoyos que el anterior y que ha servido para provocar en Cataluña la mayor crisis del socialismo en los últimos veinte años. te de imponer en sustitución del manchego a Miguel Sebastián, asesor presidencial ignoto en el partido- -ofreciendo una imagen caudillista inédita en Rodríguez Zapatero que debe enfrentarse, de nuevo, a graves casos de corrupción- -otra vez asoma la corrupción- -que conciernen directamente a su partido en mucha mayor medida que a otros. No sigo con el elenco de cuestiones en las que la audacia presidencial y gubernamental ha resultado ser temeraria y responder más a la ignorancia que al arrojo pionero de una política con ideas renovadas. in embargo, nada más grave- -porque enfrenta irreconciliablemente- -que la conducción imprudente y distorsionada del llamado proceso de paz con la banda terrorista y las increíbles palabras de Rodríguez Zapatero en Soria, el viernes pasado, ofreciendo cobertura dialéctica a De Juana Chaos, uno de los criminales más acreditados de ETA. Palabras que, a más de innecesarias, establecen una distancia abismal entre la sensibilidad moral general y la del presidente del Gobierno. Unas declaraciones erróneas que demostrarían que el mal se banaliza en las conciencias triviales. Y no es una conciencia trivial lo que se espera aliente a un presidente del Gobierno de España. Le pasarán, sospecho, una gruesa factura política y serán difíciles de olvidar. La quiebra del Parlamento Europeo- -una victoria pírrica para el Gobierno y plena para ETA- -con una inútil resolución de, igualmente, estéril apoyo al Gobierno en su interlocución con la organización criminal, ha sido mucho peor que un error; ha sido una estupidez porque ha debilitado al Gabinete; ha alejado al Partido Popular, más aún; ha agraviado a las víctimas y S ha propiciado la injerencia de la Unión Europea en un asunto que debe manejarse en el contexto estricto de la soberanía nacional. La ignorancia- ¿quién asesora al presidente? -sobre el funcionamiento de la Administración de Justicia- -o sea, el poder judicial, uno de los tres del Estado, no sometido a ninguno de los otros dos- -vuelve a remitir a la temeridad del Gobierno en este asunto porque el Tribunal Supremo- -en ejecución de la sentencia de ilegalización de Batasuna- -y la Audiencia Nacional- -confirmando el procesamiento, otro más, de Otegi y demás miembros del ilegal partido- -pusieron prólogo a una sesión parlamentaria en Estrasburgo que tuvo que votar- -ante la abstrusa pertinacia socialista- -a las pocas horas de la comisión de dos delitos terroristas de gran magnitud: el secuestro de personas y el robo posterior de más de tres centenares de armas cortas en una localidad francesa. Desde que ETA declarase en marzo pasado un alto el fuego permanente con el propósito de entablar una negociación política, el Gobierno no ha hecho otra cosa que perder terreno ante la banda y su partido. La negativa de un fiscal a aceptar la instrucción de su superior para rebajar las penas de un terrorista como De Juana Chaos- -delatadora sintonía de criterios entre el Fiscal General y el presidente- -cierra el círculo aciago para el Gobierno que ha dejado jirones de credibilidad dentro y fuera de España, a tal punto que queda políticamente inhabilitado para continuar sosteniendo un proceso sobre el que ha perdido- -como en otros tantos asuntos, aunque éste sea el más grave- -el control de la situación. i las consecuencias del desafío de la banda criminal- -anunciadas enfáticamente por el presidente del Gobierno y que dice no desvelará- -no son inmediatas y conocidas, Rodríguez Zapatero cruzará un peligroso umbral, como ya hizo en Soria el viernes, no ya político, sino ético y social con un potencial conflictivo en la ciudadanía española que hasta su tozudez debe permitirle intuir. La consecuencia del órdago de los delincuentes debería ser sólo una: el proceso con ETA tiene que concluir para regresar al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo; para reconocer que los criminales no han dejado de serlo, y no tienen intención de dejar las armas salvo que paguemos por ello, y para reintegrar al Estado de derecho toda su capacidad. El presidente- -en este momento- -ha acreditado que no controla su propia iniciativa. Persistir en ella en las actuales circunstancias sólo puede tener una explicación desde la perspectiva de un improbable interés electoral- -la última baza después de fallar todas las demás- -lo que la convierte en un recurso político rechazable. JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director de ABC N o le ha resultado mejor al presidente su política exterior, sea en la UE, sea en Iberoamérica, en donde el fracaso ha significado el torpe acercamiento a los regímenes populistas de Venezuela y Bolivia y la contemporización con la dictadura en Cuba. En este orden de cosas no se puede dejar de subrayar el contencioso entre el Gobierno y la Comisión Europea en torno a la OPA sobre Endesa que, además, ha congelado- -de nuevo- -las relaciones con Alemania sin haber recuperado las que mantenemos con los Estados Unidos y las estrepitosamente indiferentes con las que nos distinguen nuestros dos vecinos: el del norte- -Francia- -y el del sur- -Marruecos- Es mejor no hablar de la radical contradicción con la que se conduce el Ejecutivo con el Ejército en misiones en el extranjero; baste decir que nunca como ahora tuvimos más soldados desplazados a zonas en situación bélica después de retirarnos precipitada e indecorosamente de Irak. La imprevisión ha causado ridículos mortificantes que lesionan gravemente al PSOE- -me refiero al fiasco de Bono como fantasmal candidato a la Alcaldía de Madrid y el gesto prepoten- S