Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 S 6 LOS SÁBADOS DE DIENTES SANOS Sus ventajas Menos efectos secundarios Los medicamentos para combatir enfermedades como el cáncer, además de atacar las células cancerígenas en los órganos afectados, dañan los que están sanos. Esto provoca numerosos efectos secundarios. Los nanofármacos pueden dirigirse de forma precisa al lugar donde deben actuar sin afectar a las células sanas. Tratamientos más eficientes La posibilidad de introducir un fármaco en el organismo y dosificar sus efectos de manera controlada permite evitar olvidos que disminuyan la efectividad del tratamiento. Esta dosificación automática podría ser vital en los tratamientos de las dolencias cardiacas. Llegan hasta el cerebro El sistema nervioso central está separado del torrente sanguíneo por una barrera que los fármacos tradicionales no pueden atravesar. Los nanofármacos están compuestos por partículas de un tamaño suficientemente pequeño como para atravesar esa barrera. Esto permitirá tratar enfermedades neurodegenerativas sin necesidad de abrir la barrera sangre- cerebro. Mejoran la solubilidad Aproximadamente la mitad de los nuevos compuestos químicos son insolubles. Uno de los principales objetivos de la nanotecnología es el de mejorar la solubilidad de estos productos y, de ese modo, mejorar su absorción. Lusa de Liberación Controlada de Medicamentos que se celebró la semana pasada en la Universidad de Navarra, la científica de la Universidad de Cardiff Ruth Duncan anunció resultados prometedores en la investigación con nanofármacos, concretamente con unas moléculas llamadas polímeros, para tratar el cáncer de pecho y esófago Esta terapia del área de la Nanomedicina- -señaló Duncan- -consiste en inyectar al paciente partículas diminutas de polímeros (nanopartículas) que transportan un fármaco específicamente al tumor, lo que aumenta la efectividad De este modo, además, se evitan los efectos tóxicos en tejidos y órganos sanos y la resistencia del organismo hacia el medicamento finalizó la investigadora británica. Como señal del éxito en este campo, el año que viene un laboratorio comercializará el primer fármaco basado en estas moléculas, útil para el tratamiento del cáncer de pulmón. Irache señaló además, que ya existen unos 150 productos de este tipo en ensayos clínicos, que irán apareciendo poco a poco Pero los nanomedicamentos no sólo se inyectarán. Debido a que la mayoría de los consumidores prefieren ingerir los fárma- con polietilenglicol y así el organismo no las reconoce como cuerpos extraños, no se acumulan en el hígado, y pueden ir circulando por el organismo liberando el fármaco Además de las técnicas que permiten teledirigir los fármacos hasta el objetivo, la biotecnología puede optimizar sus efectos controlando su velocidad de salida. Ya hay medicamentos para enfermedades crónicas que permiten que un comprimido al día sea suficiente, en lugar de las cuatro tomas diarias que se requerirían antes. Esto permite que el paciente no deba recordar cada poco tiempo que debe tomar un medicamento, haciendo así que esta persona pueda cumplir mejor su tratamiento, evitando olvidos señaló Irache. Este sistema se podría emplear para tratar, por ejemplo, las dolencias cardiacas. Los datos muestran que la mayor parte de los ataques al corazón se producen entre las cuatro y las seis de la madrugada. Si el paciente toma su última pastilla antes de ir a dormir, su metabolismo ya habrá eliminado el fármaco del organismo a esa hora de la mañana. La nanotecnología permitiría elaborar dispositivos capaces de liberar el fármaco de forma controlada a las cinco de la mañana. El profesor Juan Manuel Irache indicó que estos medicamentos se emplearán únicamente para patologías serias. Para un catarro o un dolor de cabeza tenemos medicamentos eficaces y poco tóxicos que funcionan bien Boca amarga y lengua saburral ivimos desde hace unos años en una sociedad que exige de cada uno de nosotros la máxima entrega en la rutina diaria, descuidamos la salud porque damos más importancia al tiempo. La boca amarga, la lengua saburral y otros síntomas como sensación de plenitud, flatulencias, meteorismo, anorexia, diarrea o estreñimiento, somnolencia, cefalea, náuseas... son síntomas, en ocasiones inespecíficos, que afectan al aparato digestivo. No corresponden a ningún tipo de lesión orgánica, y se conocen con el nombre de dispepsias funcionales. El ritmo de vida actual en donde las prisas, el estrés y comer con rapidez son una práctica diaria, la cantidad y calidad de la alimentación, la masticación e insalivación deficiente, condicionan una serie de trastornos digestivos que se relacionan con una ausencia o disminución de ciertos enzimas o fermentos digestivos que actúan en la digestión de los alimentos. Podemos evitar las dispepsias funcionales y sus molestos síntomas como la boca amarga o la lengua saburral, evitando el tabaco, el estrés y la ansiedad, masticando despacio y ensalivando las comidas abundantes y grasas, no tomando bebidas alcohólicas ni gaseosas, y durante la comida beber poca cantidad de líquido. Comer verduras y hortalizas crudas. La fruta que sea madura y sin cáscara. Sustituir el azúcar por miel. No chupar caramelos ni mascar chicles y no tomar dulces de postre. Además de llevar una alimentación lo más sana y equilibrada posible, es importante practicar algún tipo de deporte adaptado a las posibilidades de cada persona. Caminar, bicicleta, natación, descansar adecuadamente al menos siete horas cada noche e intentar buscar un tiempo determinado cada día para dedicarlo a lo que más nos guste y poder desconectar de la rutina y el estrés. V Por Luis Cabeza Ferrer Enfermedades del cerebro cos, se están desarrollando sistemas para que puedan entrar en el organismo por vía oral y después dirigirse hasta el órgano que se desea tratar. Este sistema imita el comportamiento de determinados microorganismos que colonizan unos órganos y no otros. Recubriendo las nanopartículas con un componente determinado, capaz de reconocer un órgano concreto, se logra que sólo se acumulen en ese órgano, evitando los efectos secundarios y logrando más eficacia con una dosis menor. Entre las enfermedades de mayor gravedad en las que los nanofármacos ofrecen buenas expectativas están las dolencias neurodegenerativas. El cerebro es un órgano al que, debido a la barrera que separa el sistema nervioso central del resto del torrente sanguíneo, los fármacos llegan con mayor dificultad. Este obstáculo ha provocado que varios productos dirigidos a tratar trastornos cerebrales no se hayan podido utilizar. Sin embargo, existen nanopartículas capaces de cruzar sin demasiadas dificultades esa barrera, y ya se han desarrollado sistemas nanofarmacéuticos capaces de alcanzar el cerebro para aplicar anestesia y otras terapias. Los expertos reconocen la eficiencia de estas armas inteligentes contra ciertas enfermedades, pero llaman la atención sobre los efectos contraproducentes que unas expectativas excesivas podrían producir. Tratamientos inteligentes En esta guerra contra las enfermedades los diseñadores de nanofármacos emplean sistemas propios del campo de batalla. Es el caso de las partículas stealth -dijo Juan Manuel Irache- furtivas, (que tienen el mismo nombre que los cazas invisibles) Estas nanopartículas se recubren