Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 10 06 TENDENCIAS Con su nuevo trabajo Los jóvenes y la felicidad. ¿Dónde la buscan? ¿Dónde la encuentran? el principal investigador para España del European Values Study nos ofrece las claves de la dicha de los españoles entre los 15 y los 24 años. Si Javier Elzo, que atesora cerca de 50 estudios empíricos, logró ponernos los pelos de punta con El silencio de los adolescentes. Lo que no cuentan a sus padres ahora nos sorprende revelando la esencia de los jovénes actuales que muy pronto estarán dirigiendo nuestros destinos Javier Elzo Catedrático de Sociología de la Universidad de Deusto Es falso que sólo la diversión dé la felicidad TEXTO: VIRGINIA RÓDENAS FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO C Retrato robot del joven feliz Es chica, con buenas relaciones familiares, dispone de menos dinero de bolsillo que la media; con máximo rigor en la ética económica, frente a las conductas incívicas y en el rechazo a la pena de muerte; tiene potenciados los valores altruistas; controla el consumo de alcohol y drogas, así como la hora de llegar a casa los fines de semana; tiene amigos y no sólo compañeros; es muy precavida ante el chat y no queda con desconocidos; concede máxima importancia a su formación; tiene una confianza en las instituciones superior a la media, y muestra una actitud vital y reflexiva ante lo religioso. uenta Javier Elzo cómo una invitación de la filósofa Adela Cortina para participar hace año y medio en un curso de la Menéndez Pelayo sobre Felicidad y proyectos de vida buena originó este nuevo libro con el que el sociólogo nos lleva por los recovecos de la personalidad de los jóvenes españoles. Un laberinto sorprendente para llegar al quid del bienser y que termina empíricamente donde debía: en el mismo centro de la virtud y la justicia, la caridad y el amor universal. -El pediatra francés Aldo Naouri ha constatado que de padres permisivos, hijos tiranos, y según su análisis, ¿también desgraciados? -Ciertamente son los menos felices de todos. Nosotros hemos dicho de padres permisivos, hijos violentos, porque frente a la vieja tesis de que de padres prepotentes salen hijos prepotentes, ahora hay que decir que de padres impotentes salen hijos prepotentes, precisamente los más violentos, los más tiranos y, sin duda, los más infelices. ¿Qué otros factores amén de la familia que ha dimitido de su misión educadora fomentan la infelicidad en la infancia? -Hemos tenido un problema importante en la década de los ochenta y comienzo de los noventa con la propia escuela, cuando los términos de disciplina, de orden y de obediencia estaban mal vistos, creando una situación complicada que se está corrigiendo. En segundo lugar, está la sociedad en su conjunto. He dicho muchas veces que el prohibido prohibir de mayo del 68 donde se aplicó fue en España. Veníamos de un Estado autoritario y al pasar a un régimen democrático se confundieron planos y parecía que todo lo que fuera prohibir y poner límites era algo negativo, lo que procuró durante muchos años una sociedad de la que ahora estamos viendo las consecuencias, como en el uso del tiempo de libre, porque se cedió en los usos abusivos del alcohol y drogas. ¿Cuál es el perfil del joven feliz español? -El que tiene un proyecto de vida, un norte que, aunque no sabe exactamente lo que quiere hacer, sí intuye que su vida es algo más que llegar al fin de semana y divertirse y pasárselo bien. Precisamente de ahí viene el equívoco que me ha impulsado a hacer el trabajo: hay una Los más dichosos en este momento son los católicos practicantes y los agnósticos porque ambos se han hecho la pregunta religiosa de alguna manera. El indiferente es más infeliz percepción elemental que dice que la felicidad consiste en pasárselo bien el fin de semana, beber sin límites y, si se tercia, tomar todo tipo de drogas. Y lo que demuestro es que eso es rotundamente falso. Un segundo elemento es el altruismo, y no digo que sea Gandhi o Madre Teresa, sino que es un joven preocupado por lo que pasa en su barrio, en el mundo; que ve en la tele algo más que ñoñerías como Al salir de clase que lee la Prensa... Un tercer elemento nos dice que el joven feliz es el que rechaza los planteamientos incívicos como no pagar el autobús, rayar un coche,