Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 s 10 s 2006 Elecciones Legislativas en Estados Unidos INTERNACIONAL 37 Las acusaciones con contenido sexual enturbian la recta final de la campaña Desesperado intento republicano por recortar la ventaja s La mayoría de las denuncias morales muestran poca consistencia MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Desesperación. Así es como interpretan los analistas los disparos más sucios que se hayan visto nunca en las elecciones americanas, que esta vez alcanzan una nueva marca a la baja. La estrategia de los republicanos es destruir la credibilidad moral de sus contrincantes, y para eso nada mejor que exponerlos como depravados sexuales. Sea o no verdad, cuando se echa la bola a rodar en un bombardeo de anuncios televisivos, algo queda. Atendiendo a ellos, el candidato demócrata a la Cámara de Representantes por Wisconsin, Ron Kind, paga por sexo pero no por soldados Su compañero Steve Kagen tiene nexos con un asesino en serie y violador de niños El de Nueva York, Michael Arcuri, utiliza el dinero de los contribuyentes para llamar a líneas eróticas Y el demócrata que aspira a gobernador de Ohio, Kenneth Blackwell, se niega a condenar las relaciones sexuales entre niños y adultos rios en busca de cadáveres potenciales que sus rivales puedan explotar en campaña, pero el arte de atacar la imagen del contrario alcanza grado de refinamiento gracias a Karl Rove, el hombre al que el propio presidente Bush considera su arquitecto electoral. Al menos a él se lo atribuye el candidato demócrata al Senado por Virginia, Jeb Webbs, la última víctima. Su contrincante republicano, George Allen, difundió el jueves un comunicado en el que reproduce párrafos de algunas de las novelas de tipo bélico que ha escrito desde 1978, muy perturbadoras para un candidato que espera representar a las familias de Virginia en el Senado He aquí uno de los ejemplos sacado del libro Soldados Perdidos Un hombre sin camisa caminó hacia ellos por un camino de barro. Sus músculos eran duros y juveniles, pero su rostro estaba devastado por las arrugas. Sus ojos tan rojos que parecían quemados por el fuego. Un niño desnudo salió corriendo alegremente de entre los arbustos. El hombre agarró a su hijo, le dio la vuelta y se puso el pene del niño en la boca Webb tuvo que explicar ayer que la escena la presenció personalmente en Vietnam, donde es común y representa un acto de amor o respeto según la Asociación Camboyana de América, que defiende en los tribunales a una de sus nacionales, en prisión por ese acto. Los comicios más caros Gastos de partidos: 2.600 millones de dólares en total; 18 más que en 2002; el Partido Republicano se gasta 1.400 millones; el Demócrata, 1.200 Los gastos de los Comités de Acción Política (PAC) se elevan a 1.000 millones Gastos de candidatos: los de la Cámara de Representantes que quieren revalidar el cargo superan a sus rivales en inversión por 7 a 2; los del Senado que aspiran a repetir les aventajan por 4 a 1 Los sectores que más dinero donan son abogados, fondos de pensiones, sector inmobiliario, firmas financieras y aseguradoras Un rosario de acusaciones Poner los puntos sobre las íes requiere cierto esfuerzo que no suelen poner los votantes, pero el resultado es esclarecedor. Así, el pago por favores sexuales que parece implicar el anuncio contra Kind se refiere, en realidad, a su negativa para que el Congreso detuviera las revisiones de estudios sexuales que realizaba el Instituto Nacional de Salud. Los nexos entre Kagen y un asesino violador de niños se limitan a haber encargado trabajos legales a un abogado que defendió hace doce años al convicto. Lo que ha costado a los contribuyentes las llamadas a líneas eróticas de Arcuri es 1,25 centavos de dólar, consecuencia de la llamada equivocada de uno de sus ayudantes a la División Criminal de Justicia, que tenía un número similar, mientras el candidato era fiscal general. Y la negativa de Blackwell, un psiquiatra, a condenar las relaciones sexuales entre niños y adultos aluden a sus objeciones contra una ley en la que se sugería que los niños víctimas de abusos sexuales son incapaces de mantener relaciones saludables cuando se hacen adultos. La política americana siempre ha requerido que los candidatos examinen bien sus arma- Bil Clinton celebró así el 59 cumpleaños de su mujer, Hillary, durante la fiesta que tuvo lugar en Tavern on the Green en Nueva York AP Hillary la fea La candidata a senadora bromea con las críticas de su rival por gastarse millones en cirugía estética M. GALLEGO NUEVA YORK. Sólo alguien que le lleva 35 puntos de ventaja a su rival puede tomarse los ataques personales con tan buen humor. Hillary Clinton soltó una rotunda carcajada cuando supo que el aspirante republicano John Spencer había comentado a un periodista del New York Daily News que la senadora debía haberse gastado millones en cirugía estética, a juzgar por lo fea que era de joven. ¿No has visto sus fotos de cuando estaba en la universidad? No entiendo cómo Bill se casó con ella contó el rotativo que había dicho. A Spencer le ha salido el tiro por la culata. La opinión pública ha considerado de mal gusto sus comentarios, y el ex alcalde de Yonkers se ha pasado la semana acusando al periodista de haberle malinterpretado, mientras que Hillary hasta se permite gastar bromas con la anécdota: Estoy muy contenta de haber podido sacar tiempo en mi apretada agenda para estar aquí hoy con vosotros dijo picarona a los líderes de la comunidad homosexual de Nueva York con los que se reunió el jueves. He tenido que cancelar mi cita con el cirujano plástico, pero prefería estar aquí con vosotros La ex primera dama tiene virtualmente ganada su reelección al Senado, para la que ha recaudado 35 millones de dólares, frente a los cuatro de Spencer, y aunque los republicanos han explotado sus presuntas ambiciones de utilizar Nueva York como plataforma para ir a por la Casa Blanca, la apoya un 65 por ciento de los neoyorquinos. Hasta el propio vicepresidente Dick Cheney considera que si optara podría ganar la presidencia. Espero que no se apresuró a añadir.