Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 s 10 s 2006 INTERNACIONAL 35 Las deudas de Lula con Lula El presidente de Brasil arrastra numerosas promesas incumplidas para su segundo mandato. El 45 por ciento de la renta está en manos del 10 por ciento de los ricos. Necesitamos un estadista como Adolfo Suárez, asegura el fundador del Foro de Porto Alegre POR CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL SAO PAULO. Algunos pensaron que con él llegaba la revolución proletaria del siglo XXI. Otros creyeron que con un sindicalista como piloto de tormentas, Brasil se estrellaría como el último avión de Gol: sin dejar sobrevivientes. Los únicos que acertaron fueron los pragmáticos. No esperaban nada en especial, sólo que las cosas fueran un poco mejor para todos. Así ha sido en estos cuatro años de Gobierno de Lula pero el presidente no cumplió sus promesas. ¿Qué ha cambiado? Antes había miedo de que el PT estuviera en el poder. Existía el convencimiento de que el choque con los empresarios sería inevitable y terrible. Muchos creían que nos íbamos a pique Oded Grajew, empresario puente entre Luiz Inacio Lula da Silva y los industriales cuando estos veían en el rostro de Lula la imagen de un sapo barbudo compara el panorama de entonces con el actual: Hoy el PT es una alternativa de poder sin miedo para la comunidad financiera y sus relaciones internacionales que transcurren por el sendero de la tranquilidad que podía ser el programa Hambre Cero hasta que el desencanto le apartó del Gobierno. El economista Paulo Cacinca redondea sus cifras: El 45 por ciento de la renta de este país está en manos del 10 por ciento de los ricos. La mitad de los pobres sólo disfruta del 14,1 por ciento ¿Qué más ha cambiado con Lula? La respuesta la da Grajew: En Brasil es imprescindible una reforma fiscal, social y política. Lula nos hizo creer que estaba dispuesto a hacerlas pero ni siquiera lo intentó El reproche le produce amargura porque, hasta los banqueros estaban dispuestos a colaborar. Aquí se necesita un estadista como Adolfo Suárez, para hacer la versión brasileña de los Pactos de La Moncloa y Lula no lo es Juan Pedro Quiñonero GUETOS FRANCESES Frei Betto Creador del programa Hambre Cero L Es verdad que hubo avances en materia social pero se administra el país para los dueños del poder, esa quinta parte de Brasil que ostenta más del 60 por ciento de la riqueza nacional Oded Grajew Fundador del Foro Social de Porto Alegre No ha cambiado la distribución de la renta. Los derechos esenciales del ciudadano- -educación, sanidad, o alimentación- -se han transformado en materia de clientelismo político Éxitos económicos El Ejecutivo ha reducido la inflación del 12,5 por ciento de 2002 al 4,5 por ciento actual. Logró un superávit de 14.000 millones de dólares, saldó su deuda externa con ciento cincuenta mil millones anuales y creó siete millones de puestos de trabajo. Los datos son positivos pero no provocan entusiasmo en un país de 180 millones de habitantes donde sesenta son extremadamente pobres y de ellos, apenas once, han logrado mejorar algo su vida. Es verdad que ha habido avances en materia social pero factores como violencia urbana, desempleo, destrucción de la salud pública, falta de saneamiento, de viviendas, de acceso a la tierra y a la renta demuestran que se administra el país para los dueños del poder. Ese 20 por ciento que ostenta más del 60 por ciento de la riqueza nacional La crítica es de Frei Betto, considerado la conciencia de Lula y el artífice inicial de lo Berlín castiga el escándalo afgano La OTAN admitió ayer la muerte de 12 civiles el martes en un bombardeo contra los talibán en el sur de Afganistán. Mientras, dos soldados alemanes fueron suspendidos por su participación en el escándalo de la profanación de tumbas. En la fotografía, imágenes de los informativos alemanes sobre el escabroso incidente a crisis de identidad francesa ahonda la incertidumbre y la parálisis institucional de la UE, cuyo futuro está parcialmente hipotecado al resultado de las próximas elecciones presidenciales. En 1954, la Asamblea Nacional francesa modificó el rumbo de la construcción política de Europa enterrando el proyecto de Comunidad Europea de Defensa. Entre 1995 y 2002 (primer mandato presidencial de Chirac, cohabitando durante cinco años con un gobierno socialista) Francia contribuyó de manera determinante a dinamitar el Pacto de Estabilidad que debía asegurar el relanzamiento de las economías europeas, perdiendo terreno en la nueva geografía del poder mundial. En 2005 el referéndum nacional galo paralizó indefinidamente la bizantina gestación de una nueva arquitectura institucional. Voluntarista, The Economist estima que Francia necesita una Dama de Hierro (Mrs. Thatcher) para romper con los estragos de veinticinco años de demagogia de izquierda (Mitterrand) y derecha (Chirac) recordando datos esenciales: la primera industria mundial del lujo, la segunda agricultura exportadora internacional, la cuarta industria mundial de armas, grandes empresas con implantación planetaria, etc. Sin embargo, basta que algunas bandas de franceses de raza negra peguen fuego a cuatro autobuses en los suburbios de París, para que toda Francia y parte de Europa queden hipnotizadas por una crisis de insondable calado, cuyo alcance europeo es bien evidente: es imprescindible esperar que Francia elija un nuevo presidente para volver a intentar relanzar la empantanada UE, sin arquitectura institucional estable, con graves problemas de inmigración y dolorosas tensiones raciales, religiosas, culturales... La fragilidad francesa ilumina la patética fragilidad europea. El Economist estima que Francia puede salir del hoyo. Tampoco es descartable una agravación de la crisis precipitada por la demagogia, la xenofobia, el inmovilismo social y el coste de unas promesas electorales irresponsables.