Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La negociación ETA- GobiernosLos fiscales, contra Conde- Pumpido SÁBADO 28 s 10 s 2006 ABC Edurne Uriarte Los fiscales se rebelan contra Pumpido y se niegan a seguir indicaciones ilegales La asociación mayoritaria respalda a Alonso y culpa de la crisis al fiscal general N. V. MADRID. La Asociación de Fiscales, en la que están representados al 70 por ciento de los miembros de la carrera, respaldó ayer la decisión del fiscal de la Audiencia Nacional Jesús Alonso de negarse a participar en el juicio contra el etarra José Ignacio de Juana Chaos por su oposición a rebajar la pena de 96 años de cárcel que pedía inicialmente. Los fiscales consideran que el único responsable de esta grave situación es el fiscal general del Estado Cándido Conde- Pumpido, cuyas actuaciones y declaraciones en los últimos tiempos han contribuido a generar una permanente tensión institucional dentro y fuera del Ministerio Fiscal según un comunicado que hicieron público ayer. Esta andanada supone un golpe muy severo al fiscal general, que ahora ve como la mayor parte de sus subordinados le hacen el principal responsable de la división que advierten en la Fiscalía, lo que a su vez hiere al sistema judicial. En el comunicado en el que se pone de manifiesto esta división, los fiscales aportaban a Conde- Pumpido la segunda mala noticia en dos días- -la primera fue la decisión del fiscal Alonso de renunciar al caso De Juana Chaos- El fiscal general, quien recientemente afirmó en el Senado que la Justicia no podía poner obstáculos al proceso de paz ya sufrió las críticas casi generalizadas desde medios judiciales y gran parte de los partidos políticos. Incluso fuentes próximas a Pumpido reconocieron que estas declaraciones fueron desafortunadas EL TERRORISTA CONSENTIDO Enésimo episodio de la historia del terrorista consentido: con impostada mueca de severidad, Zapatero promete castigo a los etarras que robaron las pistolas, eso sí, una vez que la investigación haya demostrado lo que la policía francesa demostró en el primer minuto, que era ETA. Confía, no obstante, en que la investigación se demore lo suficiente para no verse obligado a cumplir su promesa. Llevamos treinta años de amagos teatrales como el anterior, demostrando que los terroristas, al menos en España, son los únicos criminales a quienes los gobernantes ofrecen posibilidades infinitas de arrepentirse, con una simple variación de cadencia, según el impacto social de cada fechoría. Lo que ha cambiado es la identidad de los consentidores y las circunstancias. Sobre todo, estas últimas. Salvador Elhuyar, cuyo padre fue asesinado por ETA en su presencia cuando contaba trece años, lo explicó elocuentemente esta semana en un debate televisivo. Cansado del tú más del Aznar también negoció con el que el progresismo defiende el proceso de paz les exigió: dejen ustedes de justificarse con el pasado. Este gobierno no tiene derecho a no haber aprendido de los errores de González y de Aznar Hay que añadir otra circunstancia no menos importante, el pacto antiterrorista, que nació, entre otras cosas, para impedir este interminable coqueteo con los terroristas. Pero ni treinta años de experiencia ni el pacto han sido suficientes para que Zapatero evitara engrosar la lista de los consentidores. Se entiende que lo fueran más o menos todos los demócratas en el postfranquismo. Incluso se comprende la amnistía general. Es más complicado, pero hay también explicaciones y excusas para que derecha e izquierda siguieran dando unas cuantas últimas oportunidades a ETA en los ochenta y en los noventa. Pero después de la movilización ciudadana de los noventa y del pacto antiterrorista, los únicos consentidores que quedaron fueron los nacionalistas. En su caso, era coherente. Ellos lo fueron siempre, por convicción ideológica. Los demás, por pragmatismo muy mal calculado. ¿Y Zapatero? Ni se sabe a cuáles de ellos sustituye. Ni por qué. Texto del comunicado Ejemplo para toda la ciudadanía Expresamos nuestro apoyo y respeto hacia la actuación del compañero fiscal Jesús Alonso. Su coraje personal y profesional son un ejemplo para toda la ciudadanía de que todavía quedan en esta carrera muchos fiscales que no estamos dispuestos a seguir las indicaciones que nos parezcan ilegales o improcedentes jurídicamente. Lo sucedido en este asunto distorsiona gravemente la imagen de lo que es y debe ser el Ministerio Fiscal: un órgano constitucional al servicio de la legalidad, desde la imparcialidad. Los fiscales no somos instrumento de ningún Gobierno, y nuestro único compromiso es con el cumplimiento de la legislación que esté vigente en cada momento, al margen de cualquier coyuntura política. Exigimos que desde la Fiscalía de la Audiencia Nacional se explique públicamente este cambio en los criterios de actuación, y por qué, hace unos meses, una acusación estaba fundamentada, y ahora no. No obstante, consideramos que el único responsable de esta grave situación es el fiscal general del Estado, cuyas actuaciones y declaraciones en los últimos tiempos han contribuido a generar una permanente tensión institucional, dentro y fuera del Ministerio Fiscal. Aprovechamos esta ocasión para volver a reiterar la necesidad de modificar el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, con la finalidad de profundizar en la autonomía funcional de la institución, reforzando los órganos colegiados, como el Consejo Fiscal, evitando sucesos como el cese del Fiscal Fungairiño; y para desvincular la figura del Fiscal General del Estado del Poder Ejecutivo de turno Alonso (a la derecha) a su llegada a la Audiencia Nacional EFE Jesús Alonso s Fiscal de la Audiencia Nacional UNA LÍNEA CONSECUENTE El fiscal que renunció a ejercer la acusación en el juicio del etarra De Juana si se modificaba su escrito es un profesional coherente y respetado por sus compañeros POR NATI VILLANUEVA Para quienes le conocen, su decisión de no asistir al juicio de De Juana Chaos si se modificaba su petición de pena en términos tan cuantitativos no ha supuesto ninguna sorpresa. Madrileño de nacimiento, formado en los jesuitas y amante de los ensayos y de la filosofía, Jesús Alonso ha mantenido siempre una postura coherente en la Fiscalía de la Audiencia Nacional, donde aterrizó en 1998 procedente de Barcelona. Allí fue nombrado fiscal Coordinador de Vigilancia Penitenciaria de Cataluña. Miembro de la Asociación de Fiscales, Alonso, de 42 años de edad, ha mantenido de forma rigurosa la trayectoria marcada por el ex fiscal- jefe de la Audiencia Nacional Eduardo Fungairiño en la lucha contra ETA y su entorno. Alonso compartió con Juan Moral el sumario de las herriko tabernas- Batasuna en las fechas en las que la Fiscalía anunció su solicitud de prisión incondicional para el dirigente batasuno Arnaldo Otegi. La causa estaba entonces en manos de Grande- Marlaska, una de las personas con las que mejor relación mantiene en la Audiencia Nacional. Coincidiendo con la llegada de Javier Zaragoza a la Fiscalía de este tribunal, el sumario de Batasuna pasó a manos del fiscal Juan Antonio Jabaloy. Alonso, apreciado por sus compañeros, consiguió la primera condena que considera al Grapo organización terrorista, y en la actualidad lleva varias causas relacionadas con el terrorismo islamista así como el genocidio en Guatemala. Emplazamiento público En la nota, la asociación mayoritaria asegura que todavía quedan en esta carrera muchos fiscales que no estamos dispuestos a seguir las indicaciones que nos parezcan ilegales o improcedentes jurídicamente Asimismo, agregan que no somos instrumento de ningún Gobierno y nuestro único compromiso es con el cumplimiento de la legislación que esté vigente cada momento, al margen de cualquier coyuntura política Esta protesta de los fiscales se une en el tiempo a lo manifestado por el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Francisco Hernando, para quien la Justicia no está en tregua. Además, los fiscales piden que la Fiscalía de la Audiencia explique públicamente su cambio de criterio y por qué hace unos meses una acusación estaba fundamentada (incluso con el visto bueno del actual fiscaljefe, y ahora no