Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CIENCIAyFUTURO VIERNES 27 s 10 s 2006 ABC MEDIO AMBIENTE Los españoles consumen para vivir los recursos naturales de tres Españas La Tierra tarda un año y tres meses en producir la demanda anual de la población ARACELI ACOSTA MADRID. La mano del hombre continúa deteriorando el tejido de la vida. Y en cada nuevo lugar que pisa el ser humano, su huella es cada vez mayor y más profunda. El informe Planeta Vivo, elaborado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF Adena) y que cada dos años pasa revista al estado del mundo natural, advierte de la degradación sufrida por los ecosistemas a causa de la sobreexplotación de sus recursos, que ya supera en un 25 %l a capacidad regenerativa del planeta. Es lo que se llama la huella ecológica que mide el impacto de la demanda de la humanidad sobre la biosfera, en términos del área de tierra y de mar biológicamente productiva requerida para proporcionar los recursos que utilizamos y para absorber nuestros desechos. Proyectando las tendencias actuales, en 2050 la humanidad estará usando dos veces el valor de los recursos naturales del planeta. Según el estudio, entre 1970 y 2003 la huella ecológica se triplicó. En ese año, nuestro consumo excedió la biocapacidad en un 25 frente a un 21 en 2001. Esto significa que la Tierra necesitó un año y tres meses para producir los recursos que usamos ese año. El dióxido de carbono, principal gas de efecto invernadero, fue el componente de crecimiento más rápido por el uso de combustibles fósiles, ya que aumentó en más de 9 veces entre 1961 y 2003. La huella ecológica El informe Planeta Vivo calcula la huella ecológica evaluando la superficie productiva necesaria para responder al consumo de los recursos de una población y la absorción de sus residuos. En el año 2003, representaba 14.100 millones de hectáreas; esto es, 2,2 hectáreas por habitante, mientras que la Tierra sólo puede ofrecer 1,8 hectáreas por cabeza. Por países, un estadounidense necesita 9,6 hectáreas para cubrir sus necesidades, frente a las 0,8 que le hacen falta a un indio. Un español requiere 5,5 hectáreas, similar a los países de nuestro entorno, como Francia, Reino Unido, Bélgica y Luxemburgo (5,6) Pero la brecha entre ricos y pobres es patente. Los últimos de la fila son Afganistán y Somalia (menos de 0,5 hectáreas) Aún así, la Tierra no es capaz de cubrir la demanda total sin resentirse. Los recursos ecológicos han descendido casi un tercio entre 1970 y 2003, mientras el consumo continúa imparable El agua es uno de nuestros recursos más escasos. En la imagen, el pantano de Entrepeñas forma de residuos) Esto quiere decir que necesitaríamos más de dos países como el que tenemos (además del nuestro) para satisfacer nuestro consumo. AFP SALUD Midiendo la biodiversidad La pregunta es: ¿Cómo es posible que una economía continúe operando en el exceso? A lo largo del tiempo, la Tierra genera sus recursos ecológicos, como bosques y zonas pesqueras. Estos pueden ser cosechados, por un tiempo limitado, a un ritmo mayor del que requieren para regenerarse. Pero no podemos estar en el exceso mucho tiempo sin agotar los recursos biológicos y sin interferir con su habilidad de regenerarse. Por eso, el informe desarrolla otro indicador, el llamado Índice Planeta Vivo, que mide la biodiversidad basado en las tendencias de más de 3.600 poblaciones de 1.300 especies de vertebrados. Atendiendo a su disminución, el resultado es que los recursos y servicios ecológicos del planeta ya han descendido un 30 entre 1970 y 2003, mientras, como hemos visto, el consumo de esos bienes sigue imparable. Por tanto, habrá que buscar un término medio en esta cadena de la vida que, si bien aún no se ha colapsado, sí empieza a dar señales de agotamiento. Implantan en Barcelona el primer audífono interno, totalmente invisible N. R. C. MADRID. Como primicia en España, un equipo médico de Barcelona ha implantado el primer audífono invisible. La intervención se ha realizado en el Instituto de Otología García- Ibáñez en un paciente de 45 años con déficit de audición grave, causado por una otitis crónica que arrastraba desde la infancia. En el mundo apenas se han colocado 50 dispositivos de estas características. El nuevo audífono no desafía ninguna ley física, es invisible porque todo el sistema (batería y micrófono incluido) queda instalado bajo la piel y en el interior del canal auditivo. Al quedar integrado, los pacientes ganan en calidad de sonido, perciben un tono más natural y se evita, por completo, el rechazo estético. El mayor inconveniente es su implantación. Quien necesite este tipo de audífonos deberá someterse a una operación con anestesia general que puede prolongarse durante dos horas. La cirugía no es agresiva, pero sí minuciosa y precisa porque manejamos elementos diminutos explicó ayer el oto- UN AUDÍFONO BAJO LA PIEL Antena y micrófono Batería Electrodo Transductor ABC Fuente: Iinstituto de Otología García- Ibáñez El canal auditivo queda completamente abierto y no se ve ningún elemento externo del audífono, ni la bateria ni el micrófono Los mayores impactos Los países que poseen la huella más grande en hectáreas por persona son: los Emiratos Árabes Unidos, EE. UU. Finlandia, Canadá, Kuwait, Australia, Estonia, Suecia, Nueva Zelanda y Noruega. China se encuentra en la mitad de la tabla mundial, con el número 69, pero su creciente economía y rápido desarrollo juegan un papel clave en el mundo y en su camino hacia la sostenibilidad. España se sitúa en el puesto número 15. El caso de nuestro país no resulta alentador. Entre 1975 y 2003 nuestros ecosistemas han perdido un 4 de su capacidad ecológica. Simultáneamente, durante los últimos 31 años la presión que ejercemos sobre esos sistemas (nuestro consumo) creció un 97 Actualmente, consumimos un 211,7 más de lo que nuestra naturaleza puede producir y asimilar (en Más información e informe completo en www. panda. org rrino Luis García- Ibáñez. Como los marcapasos, las baterías tienen una vida que se acaba a los diez años. Transcurrido ese tiempo, los pacientes deberán volver a pasar por el quirófano para cambiarlas, aunque en esta ocasión es una ciru- gía mucho más leve que se resuelve con anestesia local. Está indicado en adultos con pérdidas auditivas severas, producidas por sorderas neurosensoriales o irreversibles, y también en problemas mixtos como la otosclerosis.