Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27- -10- -2006 95 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Dos sondas gemelas serán los ojos de la NASA para ver el Sol en tres dimensiones El proyecto STEREO supone más de 550 millones de dólares y dos años de trabajo en una red de laboratorios y universidades ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El 20 de julio de 1969, la agencia espacial norteamericana, la popular NASA, colocaba al primer hombre en la Luna. Casi 35 años después, ha lanzado dos satélites para obtener las primeras imágenes tridimensionales del Sol. Ambas misiones son igualmente ambiciosas, pero la comunidad científica cada vez tiene que dar más explicaciones de qué está buscando allá arriba. Más de 550 millones de dólares y dos años de trabajo se ha tragado ya el proyecto STEREO (siglas en inglés de Observatorio de Relaciones Sol- Tierra) destinado a la captación de señales desde más de un ángulo. Los dos satélites gemelos lanzados desde Cabo Cañaveral el miércoles 25 de octubre a las 20.52 hora local, propulsados por un cohete Delta II, volarán muy juntos al principio, dando varias pasadas alrededor de la Luna. En ella, en la leve gravedad lunar, cogerán impulso para desprenderse de la atracción terrestre- -es la primera vez que se hace- -y, por fin, tomar caminos complementarios pero opuestos. Uno de los observatorios se convertirá en un satélite solar. El otro discurrirá por una órbita lo suficientemente alejada para funcionar como dos ojos, que ven más que uno porque, separados, logran la plusvalía de la visión tridimensional. ¿Y qué es lo que hay que ver? Los responsables del proyecto usan un vocabulario casi poético: medir el viento solar. Estudiar el plasma, el cuarto estado de la materia (cuando los electrones escapan de sus órbitas alrededor del núcleo del átomo) que, por ser el estado material general de las estrellas, es el más raro para el hombre pero también el más común para el universo. Comprender el misterio de las bárbaras erupciones de energía solar, cuyas partículas azotan el espacio a 1,6 millones de km hora, y que abrasarían la Tierra de no ser por el manto protector de la atmósfera. Aún así, la furia del Sol, las erupciones de inextinguible energía en su corona, que por primera vez observó lord Carrington, las tormentas geomagnéticas que midió espantado Humboldt, hacen y deshacen auroras boreales (y australes) interfieren el espectro radioeléctrico, amenazan los instrumentos de navegación espacial y son un infierno de radiación que es a lo que más temen los astronautas, cuando se aventuran fuera de la Tierra y de sus naves. Dos de los científicos de STEREO, Michael Kaiser y Janet G. Luhmann, subrayan que es difícil exagerar la importancia de conocer mejor los hábitos de una estrella tan cercana, determinante y poderosa. Vivir en la Tierra de espaldas al Sol es como tener un animal salvaje en casa y no preocuparse de saber qué come. La NASA ha involucrado en esta aventura a una tupida red de laboratorios e universidades en América y en Europa, incluido el Centro Nacional de la Investigación Científica de París. Cada satélite transporta 16 instrumentos de medición, cada uno de ellos una maravilla en su género. En el laboratorio de ciencia espacial de la Universidad de Berkeley se ha desarrollado incluso un sistema de sonificación para interpretar todos los datos que afluyan a STEREO. La razón de esto es que se cree que el cerebro humano es más capaz de detectar pautas auditivas que visuales. Los espías del Sol Los dos gemelos son del tamaño de un cochecito de golf, pesan 620 kilos y están provistos de 16 instrumentos de precisión Estudiarán durante dos años el origen y las consecuencias de las erupciones de energía solar. La carrera espacial Sin embargo, el entusiasmo de los científicos no acaba de transmitirse al conjunto de la población. Parece que el fin de la guerra fría también lo haya sido de cierta emoción bipolar que animaba siempre las aventuras de la NASA. El mito de una guerra de las galaxias para dos se ha esfumado y Estados Unidos cabalga aburridamente en solitario, así en el cielo como en la tierra. ¿Es mejor para la ciencia librarse de la política, ir a lo suyo con tranquilidad, o entonces cada vez le será más difícil justificar los abultados presupuestos requeridos? 550 millones de dólares es mucho dinero. ¿Podría la carrera espacial llegar a ser percibida por los ciudadanos tan críticamente como la guerra de Irak? Los expertos piden serenidad, y mucha perspectiva. Los satélites gemelos de STEREO tienen por delante entre dos y cuatro años de escudriñamiento solar. La vida es larga y sorprendente. Y el universo, más. El Sol, en sus picos de máxima actividad, registrados en ciclos de 11 años, llega a lanzar dos mil erupciones anuales ABC El Delta II, en Cabo Cañaveral AP Más información sobre la misión: www. nasa. gov stereo