Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 VIERNES 27- -10- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Alerta máxima en los suburbios de París tras la quema de tres autobuses Un año después de las revueltas, una veintena de ataques en barrios conflictivos lleva al Gobierno a un estado de sitio político JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La crisis moral, cultural y política de Francia es tan honda que una veintena de incidentes en los suburbios y el incendio de tres autobuses, en tres pueblos distintos, han sido suficientes para instalar al país al borde del ataque de nervios- -cuando se cumple el primer aniversario del estallido de la crisis- -y para llevar al estado de sitio político al Gobierno y a la jefatura del país. Durante el último trimestre, las fuerzas de seguridad han denunciado en varias ocasiones el estado de crisis permanente en numerosos de los 750 suburbios con problemas que hay en París y todas las grandes ciudades de Francia. Y se han multiplicado los incidentes y agresiones contra unidades policiales, caídas en trampas criminales una y otra vez. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, anunció ayer reuniones de trabajo especiales entre los responsables de los transportes públicos y las autoridades policiales, con el fin de encontrar nuevas fórmulas de colaboración que permitan afirmar la seguridad evitando enfrentamientos o crisis inflamables, tras el rosario de últimos incidentes. ron con el autobús, que incendiaron impunemente unos kilómetros más lejos. Igualmente expeditivo, otro grupo de individuos encapuchados se apoderó con la misma facilidad, casi a la misma hora, en el barrio Pablo Picasso de Nanterre (Hauts- de- Seine) de un autobús de la línea 258. En pocos minutos, lo rociaron de gasolina y le pegaron fuego, antes de desaparecer rápidamente. Siguiendo una táctica diferente, horas antes, un grupo de casi medio centenar de individuos encapuchados, o con máscaras de plástico, paralizaron el tráfico en un cruce de la carretera nacional 445, a la altura de Grigny (Essone) al sur de París. Bastantes automóviles fueron apedreados, rayados con navajas, con sus ocupantes literalmente amedrentados. La banda se disolvió antes de que pudieran llegar las fuerzas del orden. Cirylle Brown, secretario general de la sección de conductores de autobús del sindicato CGT, analiza de este modo tales incidentes: Hace un año, asistimos al estallido de un movimiento espontáneo. Ahora sufrimos el ataque de bandas organizadas Los sindicatos de policía afirman que se trata de incidentes aislados Uno de los autobuses incendiado la noche del miércoles, en Nanterre, al oeste de París Jacques Chirac, jefe del Estado, teme un fin de mandato catastrófico. Conquistado el poder con la promesa de acabar con la fractura social a nadie se le oculta que se dirige hacia el fin de su carrera presidencial amenazado por el agravamiento de todos los indicadores sociales. Sarkozy, candidato a la Presidencia de la República, teme ser víctima de un nuevo estallido de violencia suburbana. La oposición socialista, en campaña electoral, le culpa directamente del empeoramiento de la seguridad ciudadana. En el terreno político, los candidatos a la presidencia de la República (Sarkozy, Ségolène Royal, entre otros) consideran los incidentes como reflejo de una crisis de fondo de insondable calado. En el terreno social, fuerzas de seguridad y animadores sociales intentan controlar los nervios. Policía y fuerzas anti disturbios evitan los barrios La oposición socialista aprovecha la campaña y apunta a Sarkozy como responsable Lo que fue hace un año un movimiento espontáneo ha derivado en bandas organizadas Ataques impunes Durante la noche del miércoles al jueves, tres autobuses fueron secuestrados e incendiados por grupos de encapuchados y aparentemente armados. En uno de los casos, una decena de individuos, armados con bates de béisbol, navajas y estacas tomaron un autobús de la línea 122, que cubre el trayecto entre los pueblos de Bagnolet y Montreuil (Seine- SaintDenis) en la periferia norte de París, hacia la una de la madrugada del jueves. El conductor y los pasajeros fueron invitados a bajar. Los individuos se aleja- Villepin promete sanciones ejemplares para los autores y que en el país no habrá zonas sin ley J. P. QUIÑONERO PARÍS. Dominique de Villepin, primer ministro, anunció ayer nuevas medidas policiales y sociales, al tiempo que prometió sanciones ejemplares para evitar que haya zonas sin ley en Francia Se aumentarán los dispositivos policiales en todas las zonas urbanas con problemas, para asegurar una presencia diaria más visible y disuasiva Los jueces cuentan ya con nuevos recursos para perseguir con más rapidez y eficacia los delitos suburbanos. Se creará una policía especializada en la investigación de las redes criminales y mafiosas. En el terreno social, Villepin confirma que su Gobierno ha acometido la construcción de 84.000 nuevos pisos sociales, en el marco de un proyecto global de renovación urbana. Otros 184.000 han sido renovados durante los últimos meses. Se trata del segundo plan social de urgencia, tras la crisis de los suburbios de 2005, cuando el mismo Gobierno concedió 1.599 millones de euros de créditos especiales consagrados a ayudas a la integración Durante el último quinquenio, las partidas presupuestarias del Estado para suburbios ascendían a unos 7.000 millones de euros anuales. Los 7.190 millones del año pasado se distribuyeron de este modo: 1.231 millones de ayudas a la vivienda, 5.115 millones de ayuda a nuevas adquisiciones, 233 millones a renovación urbana y 611 a la igualdad social y territorial. Bien es verdad que el paro, la inseguridad y el iletrismo siguen siendo muy superiores en esos suburbios.