Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 s 10 s 2006 GolfsVolvo Masters de Valderrama DEPORTES 101 Tiger está hecho para los grandes, a mí me va más la Ryder Cup Sergio García s Jugador de golf Es el golfista mediático por excelencia. Una estrella mundial que lleva alta la bandera nacional por todo el orbe. Pese a su gran palmarés con sólo 26 años (16 títulos individuales y 5 colectivos) se le exige que gane su primer major cuanto antes POR MIGUEL ÁNGEL BARBERO SAN ROQUE (CÁDIZ) En la última Ryder Cup se vio a un Sergio en su máximo esplendor. Competitivo, ganador y, sobre todo, gran compañero. ¿Qué tiene de especial el torneo ante Estados Unidos? -Estamos jugando por Europa, eso es lo más importante, y lo hacemos en equipo. Piensas en tus compañeros y lo das todo, con un apoyo del público que no sientes el resto del año. La Ryder no se puede comparar con nada, ni con un grande es muy especial. He tenido la suerte de haber ganado tres e incluso la que perdimos fue fantástica. Fue la primera, acababa de empezar en el circuito y me ayudó a conocer y acercarme a los mejores jugadores. Fue una de las mejores experiencias de mi vida. ¿Por qué Woods no destaca en ese torneo como usted? -Hay todo tipo de jugadores, unos están más hechos para los grandes como es el caso de Tiger, y a mí me va más la Ryder. Siempre me ha apasionado. Yo intento hacerlo lo mejor posible todas las semanas, pero es diferente en la Ryder. Todos los partidos son como la última vuelta de un major y cada punto cuenta. La semana siguiente estaba destrozado. Si cada torneo jugase con el mismo entusiasmo, ganas y energía no aguantaría ni seis meses al año. Desgasta mucho. ¿Nota la presión popular que le pide un salmón cuanto antes? -Siento que la gente tiene ganas de que consiga ganarlo pronto, pero igual que las tengo yo. Si no fuera así dejaría el golf y me dedicaría a otra cosa. Hay que tener paciencia, practicar a tope e intentar darme cuantas más opciones mejor. Hay jugadores que tienen un poco más de suerte y con una o dos opciones en su carrera las aprovechan, y otros que estamos siempre por ahí arriba y no lo terminamos de lograr. -Otra vez ha sido el mejor del mundo de tee a green pero en cuanto agarra el putter las cosas se complican. ¿Cuál es la fórmula mágica? -Sinceramente, no me considero un mal pateador. No puede serlo alguien que termina quinto y tercero en los dos últimos grandes He estado practicando mucho, poco a poco ha ido mejorando y me noto mejor que hace tres años. He cambiado algunas cosas por comodidad y confianza y resultan. -Lleva un año sin ganar... -Se dice que el segundo es el primero de los perdedores, pero lo importante es estar ahí arriba. Tengo muchas esperanzas para el Volvo Masters. Siempre me he llevado muy bien con la familia Patiño, propietaria de Valderrama, y éste es un campo en el que juego muy cómodo. Los dos últimos años fui segundo y espero que a la tercera vaya la vencida. -Esta falta de triunfos le ha llevado al décimo puesto del ranking. ¿Le preocupa abandonar el Top- 10? -En absoluto. En 2003 también bajé de ahí y no pasó nada. Yo lo único que puedo hacer es seguir jugando a tope y trabajando como hasta ahora. Me encuentro en buena forma y voy a seguir por el mismo camino. -Los deportistas españoles nacidos en los 80 destacan por el mundo. ¿Se siente un icono del deporte nacional? -El deporte español en general está muy bien, no sólo en categoría profesional. Se van haciendo grandes cosas y eso demuestra la buena calidad. Por lo que a mí respecta, me siento como una referencia más, igual que puedan serlo Olazábal, Jiménez o los jóvenes que están saliendo ahora. -Parece que para triunfar hay que seguir saliendo al extranjero... -Si quieres ayudar al máximo a tu deporte y a tu país tienes que irte fuera. Quedarte en España ayuda un poquito, pero lo mejor es salir y conseguir reconocimiento viajando a Estados Unidos, Japón, China... Pau Gasol y yo estamos mucho tiempo en Estados Unidos, mientras que Rafa Nadal y Fernando Alonso lo hacen por todo el mundo. Es algo que me divierte y por supuesto siempre que pueda ayudar y pasear el nombre de España por todas partes lo voy a hacer. -Ese viajar constante hace que reparta su tiempo de descanso en tres residencias distintas... -La verdad es que resido en todo el mundo (risas) La casa de Estados Unidos casi no la utilizo, es más una inversión que otra cosa, y paso allí unas tres semanas al año. En Castellón estoy más tiempo con la familia, pero tampoco mucho, y a Suiza sí que intento ir mucho, es una casa que Debuta hoy junto al danés Bjorn Además de García, que saldrá al campo a las 13.00, otros cuatro españoles disputarán desde hoy el Volvo Masters: Olazábal y José Manuel Lara, que compartirán partido (11.50) Jiménez (con el sueco Fasth, 12.20) y Fernández- Castaño (con el irlandés Dougherty, 11.10) El torneo, dotado con cuatro millones de euros (666.000 al ganador) decidirá entre los ingleses Paul Casey y David Howell, el irlandés Padraig Harrington y el sueco Robert Karlsson el ganador del orden de Mérito. me encanta y paso allí dos meses al año, que se agradecen. ¿Cómo se planifica un calendario con tanto viaje? -Intento jugar de 18 a 19 torneos en Estados Unidos y 11 o 12 en Europa más tres o cuatro fuera de temporada. Como los del Grand Slam y la Copa del Mundo puntúan para los dos circuitos al final disputo entre 26 y 27 al año, cifra a la que estoy acostumbrado y me va muy bien. ¿Cómo lleva estar tantas semanas fuera de casa? -Intento estar siempre arropado por mi gente. Mi familia viene conmigo cuando puede y tengo muy buena re- lación con Carlos, mi mánager, y con mis caddies Me gusta que haya siempre alguien conmigo. -Hablando de su familia, a los García se les ve muy involucrados en hacer cosas por el golf español. -Lo intentamos al menos. Mi padre juega torneos senior y ha colaborado en recuperar el Open de España y organizar el Cuatro Tours. Mi madre preside la Fundación, mi hermano lleva la Asociación de Campos de Castellón... Hacemos lo posible por ayudar al golf español. -Una de las actividades de su Fundación son los clinics para discapacitados, como el que hizo la pasada semana en Pula Golf. -Nos gusta hacerlo. Es bonito, nos llena y nos sale de dentro. Tenemos la posibilidad de ayudar a la gente que lo necesita y ver la cara de felicidad de estos chicos es algo difícil de pagar. EFE