Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 s 10 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 91 Las Indias pertenecían sólo a Castilla y eso generó recelos Antonio Miguel Bernal Ganador del premio Nacional de Historia El catedrático de Historia Económica de la Universidad de Sevilla afirma que la crítica de su libro España, proyecto inacabado aparecida en ABCD ha sido esencial para que le hayan concedido el galardón Por TULIO DEMICHELI MADRID. El profesor sevillano Antonio Miguel Bernal quiso testimoniar ayer su agradecimiento a la crítica que Ricardo García Cárcel escribió al aparecer su libro España, proyecto inacabado. Costes Beneficios del Imperio (Fundación Carolina, Marcial Pons) en ABCD: Fue la primera que se publicó y, además, creo que ha sido fundamental para que me hayan concedido ahora el premio Nacional de Historia porque lo hacen en igualdad de condiciones y eso que las disputas entre Escocia e Inglaterra, por ejemplo, eran feroces; los españoles, curiosamente, cuando llegábamos a América ya no éramos catalanes, vascos, andaluces. Lo más español de España son las Indias se decía ¿Qué ocurrió? En España ese proceso integrador se vio mermado porque el régimen económico y comercial establecido con las colonias era excluyente. Las Indias pertenecían sólo a Castilla lo cual generó desilusión y resentimientos entre los españoles de aquella época, recelos que han sobrevivido hasta nuestros días. Había una Monarquía Española, es cierto, y un sentimiento de españolidad, pero en la práctica la Monarquía Española estaba compuesta por reinos separados, de tal forma que tenían constituciones, cortes, aduanas distintas. Un castellano no podía ejercer su oficio en Aragón y viceversa. El comercio de Indias y su Consejo eran de Castilla. En cambio, los britá- Bernal estudia en esta obra cómo España construyó el estado nacional en el siglo XVI al mismo tiempo que forjó su imperio. Era algo que no tenía precedentes ni se había hecho nunca antes. El mayor imperio jamás conocido, el de mayor duración en la época moderna y el más extraordinario después de Roma. Fue un modelo y así ha sido reconocido fuera, incluso en el mundo anglosajón, donde autores como Adam Smith lo consideraban un paradigma. Todo esto trajo innegables beneficios pero también altos costes Para Bernal, España, al constituirse como nación, era muy moderna. Sin embargo, son los ingleses los que logran integrar un estado unitario nicos decían: El imperio es el cemento que nos unió En España fue una ocasión perdida y a estudiarla dedico la primera parte del libro Un imperio que duró 333 años debía haber experimentado y asumido cambios que no se produjeron- -añade Bernal- Mientras los británicos restablecieron sus relaciones con la colonia un año después de que se independizara, los españoles tardamos cincuenta años. Fernando VII llegó a decir que la independencia de las colonias españolas nunca sería reconocida. La verdad es que España se enroca y vive la pérdida del imperio con gran pesimismo. Fuimos muy rutinarios y no supimos hacer los cambios necesarios en su momento Bernal lamenta que el Imperio no ayudara a fortalecer la unidad de España y que hayamos mantenido una extraña relación de amor y odio con nuestras colonias hasta hace bien poco. A todo ello contribuyó la visión equivocada que el franquismo tuvo del Imperio y que fue copiada delfascismo. Los ciudadanos hemos pagado esa visión con una cultura histórica repleta de tópicos e ideas preconcebidas que nos han impedido entendernos Por último, el historiador considera que hasta la democracia España no ha vuelto a desempeñar con acierto y dignidad un papel importante en el concierto internacional Muere, a los 64 años, el escritor mexicano Rafael Ramírez Heredia ABC CIUDAD DE MÉXICO. El escritor mexicano Rafael Ramírez Heredia, autor de numerosas obras literarias y de teatro, murió ayer en Ciudad de México del cáncer que padecía desde hace un año, informó ayer el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) Ramírez Heredia, de 64 años, desarrolló su obra de manera incansable desde hace más de 40 años para crear personajes e imágenes urbanas de la literatura mexicana. El escritor originario del puerto de Tampico, en el Golfo de México, dejó su profesión de contador público para dedicarse a la literatura desde joven y pasar de ser un contador de cuentas a un contador de cuentos informa Efe. Ramírez Heredia centró su atención en diversos aspectos sociales que abordó desde la novela policial, para entrar en el mundo de la farándula, el crimen, y las relaciones clandestinas, señaló el INBA. La obra de Ramírez Heredia recibió numerosos reconocimientos. La película española El ciclo Dreyer decepciona en la Seminci FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. La 51 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) vivió ayer un momento que no se olvidará en años. A la salida de la primera proyección de El ciclo Dreyer de Álvaro del Amo, público y crítica no daban crédito a lo visto en la pantalla del teatro Calderón. La estupefacción inicial se transformó, ya mediada la cinta, en carcajadas y aplausos a las frases y escenas más estrambóticas, que las hay a conciencia. No se trata de ser cruel con la esforzada y, en España, muchas veces heroica labor cinematográfica, pero es incomprensible que un director como Del Amo haya hecho una película como ésta, insalvable, pero a la postre casi de obligado visionado como viaje alucinado. Al menos las risas están garantizadas, aunque sean de pena. El ciclo Dreyer se ancla en un cuarteto en torno a un cineforum sobre el director danés en la España de los 60. Uno de ellos es un joven sacerdote que partirá de misiones a África. Con la llamada del amor al futu- Pablo Rivero y Elena Ballesteros, protagonistas de la película ro misionero algo se rompe. Pero lejos de ser un revulsivo el filme se lanza a un misticismo amoroso empapado en naftalina. Sólo le falta la banda sonora con la canción Amo a Laura Seguramente a uno le lastran sus propias convenciones y El ciclo Dreyer es en realidad una acidísima ironía sobre convencionalismos ya pericli- HERAS tados, pero a quien suscribe le encantaría haber visto este guión en manos de John Waters por aquello de poner dinamita y no discurso. Pero también es posible que el autor de Pink Flamingos no superase escenas antológicas que pasarán a los anales del cine... español. En definitiva, una lástima para todos.