Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 JUEVES 26- -10- -2006 ABC CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos desarrolla actualmente un conjunto complejo de procesos escasamente integrados, lo que genera continuas incidencias e impide ofrecer un servicio a los usuarios eficaz y rápido y que, sin embargo, consume muchos recursos humanos Parecería que esas observaciones no fueran contemporáneas. En pleno siglo XXI y con esa situación tan alarmante, el PP no comprende que se mantenga un estancamiento presupuestario. En los presupuestos del 2006, la Biblioteca Nacional tenía una dotación de 45,2 millones de euros, y para 2007 tiene previstos 47,38, una subida exigua, si tenemos en cuenta la gravedad de los problemas descritos por el Ministerio. Lo más incomprensible de esta respuesta parlamentaria, según advierte la portavoz de cultura del PP, Beatriz Rodríguez- Salmones, es que tal descripción no se acompañe de un plan de choque Al contrario, el texto oficial alude al Plan Estratégico de la BNE para el trienio 2006- 2008- -ya famoso por el frustrado traslado de la estatua de Marcelino Menéndez Pelayo al jardín- En ese plan hay previsto un cambio integral del sistema de gestión bibliotecaria. Pero la guinda de este asunto es que, en lugar de ofrecer un presupuesto reforzado en una cantidad mayor al 4,8 por ciento de subida prevista para 2007, o valorar la subida con cierto orgullo, el mismo Ministerio afirma que, se ha optado por un criterio conservador en la mayor parte de los indicadores señalados, previendo una actividad similar a la de 2006. Es decir, que como todo está colapsado, lo más urgente es no hacer nada, algo impresentable en opinión del PP. La directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regàs, en la presentación de un libro en Sevilla RAÚL DOBLADO Cultura reconoce ante el Parlamento el colapso de la Biblioteca Nacional El PP pedirá un plan de choque en los presupuestos y exige la destitución de Rosa Regàs por crear conflictos, sembrar la desconfianza y dedicarse a su autopromoción JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. No se sabe si por ingenuidad política o por un deseo de escurrir la responsabilidad sobre los gobiernos anteriores (del PP) el caso es que el trámite de los presupuestos ha dejado en evidencia la crítica situación de la Biblioteca Nacional. El Ministerio de Cultura confiesa el colapso de esta institución con una meticulosa descripción que ha hecho saltar todas las alarmas. Lo hace en respuesta a una pregunta del PP relativa al aparente estancamiento presupuestario en los últimos años, los del PSOE. Para empezar, la nota, emitida el pasado 20 de octubre, reconoce la falta de implantación del sistema integrado de gestión puesto en marcha en 1992. Y añade, a fecha de hoy: Solamente se ha desarrollado el módulo de catalogación, lo que ha obligado a mantener una gestión manual en la mayor parte de los procesos De este modo, explica que hay un catálogo automatizado de 3 millones de registros, en su mayor parte relativo a los libros que entran por depósito legal. Pero a medida que avanza la respuesta, la situación de la Biblioteca Nacional se transparenta más dramática. Quedan prácticamente fuera de este catálogo automatizado todas las colecciones especiales de manuscritos, incunables, partituras, mapas, fotografías, grabados, dibujos, etc. Además de que existen importantes lagunas del fondo impreso de los siglos XVI- XIX. Es decir, el fondo más significativo de la BNE En este punto, el redactor de la respuesta oficial pierde la timidez y se abandonda a un completo y sincero, aunque incomprensible desahogo, en lo referente al abandono del potencial que ofrecen las nuevas tecnologías para que el tesoro bibliográfico español sea accesible al público: El catálogo disponible para los usuarios a través de Internet, que es el principal instrumento de difusión de sus colecciones en el mundo, es un desarrollo incompleto cuyo funcionamiento es muy poco eficaz, ya que la mayoría de los resultados que ofrece no son exhaustivos y en ocasiones son poco pertinentes la Biblioteca Nacional dixit. No crean que esta catársis sobre el colapso de tan eminente institución concluye aquí. Dos años y varios meses después de llegar al Gobierno, los responsables de la Biblioteca reconocen que todos los demás procesos se gestionan de forma totalmente manual, desde la gestión de las nuevas adquisiciones y el control de los ingresos por depósito legal, hasta la circulación de los fondos en la biblioteca, el segui- La catarsis Dos años y medio después del nombramiento de Rosa Regàs, el Ministerio de Cultura reconoce que los procesos de gestión de la Biblioteca Nacional están muy poco integrados, se realizan manualmente y que se ha dejado fuera del catálogo automatizado todas las colecciones especiales, el fondo más valioso de la institución. Estas carencias producen gran número de incidencias y no permiten dar un servicio eficaz a los usuarios, según el texto oficial. A pesar de la grave situación, el presupuesto es conservador Urge no hacer nada Por todo ello, Beatriz Rodríguez- Salmones presentará una enmienda a los presupuestos en este sentido, con el fin de dotar con 10 millones de euros más a la Bilblioteca Nacional y pedirá detalles sobre el Plan Estratégico a la ministra de Cultura. En cuanto a Rosa Regàs, el PP sólo exige que al frente de la institución se sitúe a una persona con competencia acreditada, que conozca lo que tiene entre manos, que dé confianza a un equipo técnico capaz de pilotar esta situación y que no oculte su incapacidad e ignorancia dedicando su tiempo a provocar conflictos internos, a sembrar desconfianza entre los profesionales, a tomar decisiones absurdas sin apoyo técnico alguno, a celebrar constantes eventos sociales y a buscar su autopromoción La crítica situación descrita en el texto no se compadece con una subida de sólo el 4,8 por ciento para 2007 miento de la recepción de las entregas de las publicaciones periódicas, la gestión de los catálogos colectivos, etc. Esto implica que, en realidad, la BNE