Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL JUEVES 26 s 10 s 2006 ABC Chávez no retira su candidatura al Consejo de Seguridad y mantiene el pulso A. GRAU, SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Ni tú, ni yo. Así ha intentado Venezuela dejar en tablas su largo pulso con Guatemala por un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Al fin, Caracas ha intentado frenar el desgaste renunciando en favor de Bolivia como candidata de consenso, pero, por ahora, sin éxito. El Consejo de Seguridad de la ONU tiene cinco miembros permanentes (Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia, China y Francia) Diez países más van rotando cada dos años. El puesto que Venezuela y Guatemala se disputan es el que Argentina va a dejar libre este año. El otro asiento rotatorio latinoamericano pertenece a Perú hasta 2008. El controvertido presidente venezolano, Hugo Chávez- -más controvertido desde que dijo que la Asamblea General de la ONU olía a azufre tras hablar George W. Bush en ella- -ha sido muy diáfano a la hora de exponer cómo ve él el mundo: sentar a Guatemala en el Consejo de Seguridad de la ONU equivale a hacerle el caldo gordo al imperialismo yanqui, mientras que Caracas defiende al mundo libre. Ceder la posición a la Bolivia de Evo Morales habría endulzado la derrota. Blair podría ser interrogado sobre los préstamos al partido Scotland Yard investiga los 14 millones de libras que los laboristas recibieron de forma secreta para financiar la campaña electoral de 2005 EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El círculo se cierra sobre Tony Blair en el caso de los préstamos irregulares recibidos para su última campaña electoral. Scotland Yard podría no tardar en interrogar al primer ministro británico, después de que su jefe de gabinete vuelva a tener que declarar ante la Policía por la posible relación entre los préstamos recibidos de particulares y la concesión de títulos honoríficos como el de lord o sir. El caso afecta también al Partido Conservador, y el líder tory en las últimas elecciones, Michael Howard, fue interrogado el pasado lunes, aunque no como posible responsable sino como testigo, según precisó Howard. Muchos analistas han visto este paso como previo para que los agentes que llevan investigando el asunto desde hace seis meses se personen en el despacho de Blair. La Policía ya ha detenido a tres personas, que se encuentran en libertad bajo fianza. Se trata de lord Levy, asesor de Blair, a quien el primer ministro ha venido encomendando la recogida de fondos para campañas específicas del Partido Laborista y del Gobierno, y los donantes laboristas Des Smith y Christopher Evans. Diversos observadores consideran poco probable que la investigación acabe acusando a Blair de conceder títulos a cambio de dinero, pero sí podría denunciar una práctica poco trasparente que necesita revisión. Con Blair ya en puertas de dejar el Gobierno, no parece que el asunto vaya a derribarle con antelación. La Policía investiga los 14 millones de libras (unos 20 millones de euros) que los laboristas recibieron en calidad de préstamos secretos para la campaña electoral de 2005, parte de los cuales provenían de cuatro personas que luego fueron propuestas para un título. También rastrea los 16 millones de libras (alrededor de 31 millones de euros) obtenidos del mismo modo por los tories. No sólo se trata de establecer si algunos de los prestamistas tuvieron la promesa de un premio, en contra de la Ley de Prevención de Abusos de 1925, sino también de desvelar un opaco sistema de financiación. Como la Ley de Partidos Políticos, Elecciones y Referéndum aprobada por el Parlamento en 2000 establece que en toda donación superior a 5.000 libras (7.500 euros) se debe revelar la identidad del donante, las formaciones han preferido el subterfugio de los préstamos. Aunque éstos se otorgan sujetos a un interés, normalmente por debajo del señalado en el mercado financiero, los prestamistas pueden decidir con el tiempo transformar la cantidad aportada en simple donación, cuando la atención mediática ya no sigue el rastro del dinero. Al estallar la polémica, los laboristas hicieron públicos los nombres de sus prestamistas. Por su parte, los conservadores prefirieron devolver el dinero a aquellos que no deseaban ver publicada su identidad, entre ellos se supone que existen varios extranjeros. Las donaciones de extranjeros están prohibidas por la ley. Tony Blair en el momento de salir de su residencia ayer AFP Entusiamo de Evo Morales Evo Morales acogió con entusiasmo esta propuesta tan pronto Venezuela la lanzó, veinticuatro horas antes de la votación de ayer, la número 36, en el marco de la Asamblea General. Todos los países de la América Latina y el Caribe estaban convocados antes a una reunión de desbloqueo a la desesperada, sin resultados. El discurso del azufre no ayuda; pocos son los países dispuestos a una quiebra de toda la América Latina entre amigos y enemigos declarados de los Estados Unidos. Guatemala llegó a amenazar con hacer lo mismo que Venezuela y seguir dando la batalla por país interpuesto, en su caso, por Costa Rica. Al fin, los dos contendientes mantuvieron sus candidaturas. Cuando se entró en vereda negociadora, significativamente dejó de oírse la voz de Chávez, dando paso a la mucho más cautelosa de su canciller. Chávez calificó de gran victoria moral que su país logre impedir que el candidato de Estados Unidos se haga con un puesto en el Consejo. Las peores encuestas en veinte años El caso de los préstamos irregulares es uno de los elementos, desde luego no el único, que está afectando a la mala imagen del primer ministro Tony Blair y al conjunto de su partido. Una encuesta publicada ayer por The Guardian indica que, con el 29 por ciento de la intención de voto, los laboristas se hayan en la peor situación en veinte años. Frente a ellos, los tories llegan al 39 por ciento y los liberal- demócratas se mantienen en el 22 por ciento. El mal resultado del Partido Laborista se produce a pesar de la publicidad conseguida por el congreso que el partido celebró el mes pasado. El Tesoro apoya al príncipe Carlos para que no abra sus cuentas al Parlamento E. J. B. LONDRES. El príncipe Carlos de Inglaterra ha recibido el pleno apoyo de la Hacienda británica, la Cancillería del Tesoro, para que no abra del todo sus cuentas al escrutinio del Parlamento. Aunque en los últimos años el príncipe de Gales ha dado una mayor traspariencia pública a su estado financiero, la Comisión de Cuentas parlamentaria reclama investigar la contabilidad del Ducado de Cornualles, la principal fuente de ingresos del heredero. La Comisión se queja de que el Ducado de Cornualles, propiedad del príncipe Carlos y en el que éste tiene varias empresas de alimentos ecológicos, no paga impuestos de sociedad ni sobre ganancias. El Parlamento desea saber si existe un trato favorable Tanto el Tesoro como Clarence House, la Casa del príncipe, han recordado que los impuestos debidos por el patrimonio y la actividad económica del Heredero están en regla tal como consta en la documentación remitida puntualmente a Hacienda. El Gobierno insiste en que el príncipe de Gales necesita un grado de independencia financiera y que la auditoría ya la realiza el Tesoro. La misma respuesta ha dado en relación al Ducado de Lancaster, propiedad de Isabel II. Según Clarence House, el hijo mayor de la reina paga sus impuestos como cualquier otro y, también como los demás ciudadanos, está capacitado para deducir impuestos de su actividad de beneficiencia, a la que dedica el millón de libras anuales de beneficios generados por su empresa de alimentos ecológicos.