Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 s 10 s 2006 Elecciones catalanas ESPAÑA 25 Asilo educativo para eludir el catalán Un padre catalán pide que se establezca una fórmula para que sus hijos sigan el plan de estudios andaluz en Cataluña. Los ha empadronado en Granada y Cuenca para que reciban enseñanza en castellano en Barcelona ROCÍO MENDOZA GRANADA. Jesús Ruiz Marín vive en Barcelona, pero sus familiares directos están repartidos entre las provincias de Cuenca y Granada. Tiene un hijo de cuatro años y el segundo está en camino. Esto le plantea un problema: quiere que su descendencia reciba una enseñanza en castellano. Pero en Cataluña ahora esto no es posible en los colegios públicos. Por ello, ha buscado un recoveco para obligar al debate y a que las administraciones establezcan algún modo que permita a sus hijos recibir una formación acorde con los planes de estudios de las Comunidades andaluza y manchega. Y, por supuesto, no en lengua catalana. El caso que plantea este catalán es tan complejo como insólito. Es complicado desde el momento en el que ha buscado un resquicio en las legislaciones de las Comunidades, inmersas en la revisión y aprobación de sus Estatutos de autonomía, para poner a las administraciones en un aprieto. Y es inédito porque no se conoce una supuesto igual. Los pasos que ha dado y prevé dar Jesús Ruiz son los siguientes. Tiene un hijo de cuatro años al que ha empadronado en un pueblo de Cuenca, donde parte de su familia tiene un domicilio, para tener derecho a matricularse en un colegio público de la localidad cuando cumpla cuatro años y tenga que escolarizarse. Lo mismo hará con su segundo hijo, al que empadronará y escolarizará en Guadix, donde cuenta con familiares directos. Cuando llegue el momento de matriculación, que en el caso de Cuenca será el próximo curso, el plan de Ruiz es que su hijo no asista a clase y siga un plan de estudios castellano en Barcelona a través de una academia privada. La enseñanza en castellano no es posible en los colegios públicos catalanes mula para obligar a las comunidades a crear una figura legal que él denomina asilo educativo Por el momento, esta figura no existe y si un niño se ve en la circunstancia descrita, tendría que asimilar el plan de estudios catalán, con algún recurso de refuerzo por la falta de formación en el idioma, como los niños de inmigrantes que llegan a trabajar a la península. Pero, y tocando un debate mucho más profundo, este catalán cita la colaboración entre Comunidades para procurar un seguimiento del plan de estudios de Castilla- La Mancha o Andalucía en Cataluña. No sé MILLÁN HERCE Plan de estudios Hasta los seis años la enseñanza no es obligatoria. Por eso, el tiempo juega a mi favor apunta este padre. Dentro de dos cursos, cuando exista la obligación de asistir, se planteará el problema que, de forma artificial, crea este catalán. Esto es: si un niño ha estado matriculado en un colegio donde la enseñanza sea en castellano y su familia se traslada a Cataluña, por ejemplo, por motivos de trabajo, ¿en qué idioma recibirá la educación y con qué plan de estudios? Esta es la cuestión que plantea Jesús Ruiz como posible fór- Padre coraje Jesús Ruiz vive en Barcelona, pero quiere que sus dos hijos reciban una educación en castellano. Aprovechando que tiene familiares en Andalucía y en Castilla- La Mancha, ha buscado un recoveco legal para conseguir este objetivo, que pasa por la colaboración entre autonomías. Quiere empadronar a cada uno de sus hijos en una Comunidad y, cuando llegue el momento de escolarizarse, sigan un plan de estudios en castellano en Cataluña. si va a dar resultado, pero me he dirigido a la delegación de Educación conquense para que me den una solución Además de esta Comunidad, la Andaluza también se verá en la misma tesitura. El segundo hijo de este padre catalán está en camino y será empadronado en Guadix. Ruiz es consciente de la complejidad de su planteamiento y reconoce que no sabe si le dará resultado. Pero con esto quiere promover la habilitación de una vía para aquellos que no entienden el castellano como segunda lengua. Entre otras ideas, plantea la homologación de escuelas privadas.