Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 26 s 10 s 2006 ABC AD LIBITUM LA ESCOPETA BIROJA ENEMOS ya visto, y padecido, que la escopeta que utiliza José Luis Rodríguez Zapatero para sus escarceos políticos no es como acostumbran los cazadores más tradicionales. Se trata de una escopeta biroja, revirona, que, lejos de tener sus dos cañones paralelos, como manda la eficaz costumbre, apunta uno para cada lado. Eso le permite al presidente cobrarse dos piezas al mismo tiempo y, lo que le resulta más útil, sin que muchos de los suyos lleguen a advertir la intención en alguna de las dos. El líder socialista puede, de ese modo, ejercitarse simultáneamente en sus dos actividades M. MARTÍN preferidas, el engaño y el FERRAND disimulo. El dedazo de Zapatero acaba de señalar como candidato a la Alcaldía de Madrid a Miguel Sebastián. Consigue así, a un mismo tiempo y en función de la peligrosa eficacia de su escopeta, rellenar el torpe agujero que él mismo produjo con la anticipada mudanza de Trinidad Jiménez y quitarse de encima un asesor económico que, por su condición de metomentodo y su rango monclovita, no ha hecho otra cosa que fortalecer la paciencia de Pedro Solbes y confundir los oídos que prefieren escuchar al poder que a la sabiduría. Entre los muchos zascandiles que forman en el cortejo presidencial, y con el debido respeto a José Blanco, Sebastián no es el menor. La única aportación inteligente, luminosa, que se le conoce al nuevo sapo que han de tragarse los socialistas madrileños, pobrecitos, fue, cuando trabajaba en el Servicio de Estudios del BBVA, la propuesta de un tipo único en el IRPF con la que Zapatero hizo pinitos electorales y, por lo que llevamos visto, engañosos. En lo demás, si el aspirante a alcalde tuviera que cumplir con las normas establecidas en el boxeo, no podría celebrarse el combate. No da, ni de lejos, el peso del defensor del título, Alberto Ruiz- Gallardón; pero así está el banquillo del PSOE. Establecido el nivel máximo en la talla de Zapatero, todos resultan bajitos y alfeñiques. Es una versión actualizada, con coche oficial, de La corte de los milagros Sebastián, como el santo del que el candidato socialista toma el apellido, terminará atravesado por las flechas de la realidad. Es un debutante en la política y, dotado de una magnífica formación en todos los asuntos teóricos de la economía, no conoce el premio ni el castigo, el dolor ni el gozo de la gestión. Si es capaz de aguantar el duro banco de los concejales de la oposición, si tiene voluntad y la aplica al caso, es posible que después de dos o tres mandatos ajenos esté preparado para uno propio. No será fácil. Estos personajes tan versátiles, de vocación cambiante y ambición desmedida, no hacen de la paciencia su principal virtud. Necesitan protagonismo y no hay que descartar que, sin tardar mucho, Zapatero vuelva a utilizar su estrábica escopeta para quitárselo de encima aprovechando el disparo contra cualquier otro pájaro. LOS DOS FRENTES ABIERTOS T U Brahms y la monótona percusión del tam- tam. N liberalismo aséptico, desatento al discurso En esta misma línea aparece lo que el columnista de los valores, liofilizado, corresponde más norteamericano George Will llama la hipocondria bien a los aledaños de la nueva tecnocracia económica, un trastorno asociado con la prosperieuropeísta. Es el desodorante de moda para la enteledad, siendo un derivado del Estado de bienestar. Es quia ciudadana de una Unión Europea sin demos en el Estado de bienestar que las dos guerras culturaA su modo, articula un cierto consenso con la socialles de Europa quedan más amortiguadas y, en mudemocracia más destilada, más post- ideológica. Se chos aspectos, trivializadas. Sin embargo, estamos suman ambas actitudes a un sentido cripto- progre entre los relativistas y los fundamentalistas, de la vida pública y al de una vida privada sin una pinza de efectos incalculables. sentido, en la que se da por un hecho gozosaDe una parte, constatamos continuamenmente consumado el crepúsculo del deber. te que incluso la noción de vida puede ser alHasta cierto punto coinciden en una concepgo relativo; de otra, esa relatividad refuerza ción del progreso piramidal, y juntos dan la las posiciones ya consolidadas del Euroisespalda al sentido trágico de la Historia. lam. Las referencias cruciales de la concienHan fomentado ese distanciamiento entre cia europea se eclipsan. De repente, todo vala gente y la política que abre las compuertas le, mientras que el islam radical toma benefia los populismos, restando consistencia, aunVALENTÍ cio de esa disolución de principios, a partir que sea inconscientemente, a la oposición a PUIG de la evidencia de que quien olvida sus raíces los efectos tan directos de la izquierda alterno puede ser libre ni respetado. En paralelo, las bamundialista, antiamericana y antisemita. La tercejas tasas de natalidad europea incentivan la llegada ra teniente de alcalde de Barcelona, de filiación ecode flujos recurrentes de inmigración musulmana. comunista, ha dicho que la prueba del empuje y uniPara algunos analistas, lo que eso realmente va imversalidad creciente de Barcelona es que cada vez plicando es una cesión implícita de soberanía. Para hay menos parejas que se casen. Es un baremo muy otros, el proceso todavía podría revertirse. específico y seguramente inédito. Es el panorama de Ahora no estamos ante el devenir de un ciclo que una flaqueza que una vez más se resiste a reconocerpuede ser observado a distancia, como los generales se por su propio nombre. que contemplaban la evolución de la batalla desde He aquí, entre nosotros, una posición política y viuna colina. Es, de hecho, algo del día a día, el fragor tal que forzosamente niega lo que George Weigel defide impactos en zonas urbanas que luego son los titune en un artículo como las dos guerras culturales de lares de las noticias de la noche, con su imposición Europa. De una parte, el enfrentamiento con las fuerde miedo y la contrapartida moral del apaciguamienzas postmodernas del relativismo moral. Por otra, la to políticamente correcto. Ciertamente, uno quisielucha por definir la naturaleza de la sociedad civil, ra despertarse una mañana y comprender de repenel significado de la tolerancia y del pluralismo, y los te que todo eso fue alarmismo y que un reflujo histólímites del culturalismo en una Europa que envejerico ha devuelto cada cosa a su lugar de siempre. Pece, con la creciente consolidación de comunidades ro en el fondo ya no sabemos cuál es el lugar de siemmusulmanas. La consecuencia genérica es el debilipre de las cosas, ni si debiera existir, ni si de existir tamiento de los fundamentos vitales de Europa, su no es una de tantas culpas nuestras, frente a lo multimemoria, su sentido de la continuidad, el tan largo color y dichoso del multiculturalismo. proceso de cicatrizaciones sin límite. No aceptaríavpuig abc. es mos diferencia alguna entre una sinfonía de -Ya podemos seguir hablando. Robamos las pistolas porque nos habíamos quedado sin argumentos.