Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO MIÉRCOLES 25 s 10 s 2006 ABC ASÍ REALIZA EL DOCTOR HUANG SU EXPERIMENTO 1 Las células envolventes olfatorias se extraen de fetos abortados tras 16 meses de gestación Si estos fetos pueden ayudar a los enfermos, ¿es mejor tirarlos o quemarlos? Doctor Huang Hongyun s La estrella del hospital Xishan Aquí ofrecemos a pacientes a los que se les ha dicho que no tienen solución una oportunidad para mejorar sus condiciones y disponer de más tiempo POR PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL se quedan estables y el 10 por ciento restante no responden al tratamiento. Por su parte, la mayoría de los pacientes que presentan daños medulares también logran avances, pero más modestos. -Si su método no puede sanar estas enfermedades, ¿por qué acude tanta gente a usted? -Los médicos les dicen a sus pacientes que estas enfermedades no tienen solución y que lo único que pueden hacer es esperar al día de su muerte. Aquí, sin embargo, les ofrecemos una oportunidad para mejorar sus condiciones y disponer de más tiempo. Cuando la gente puede elegir, siempre opta por vivir, como demuestra la lista de espera de dos años que tenemos ya. -A pesar del alto número de enfermos que vienen cada año a China para recibir tratamiento en su clínica, su sistema ha sido muy criticado por los médicos occidentales, que dudan de su efectividad... -Comprendo que haya cierto escepticismo porque este método es nuevo para combatir unas enfermedades que, de momento, son incurables. Sin embargo, varios doctores de Miami a los que invité a visitar este hospital me han calumniado al publicar sólo mentiras en sus informes. Les abrimos todas las puertas, tuvieron acceso a nuestros pacientes y a las operaciones y hasta les ofrecimos muestras de nuestras células, pero luego no quisieron confirmar que esas células procedían del bulbo olfativo y sólo dijeron que los pacientes analizados padecían fuertes efectos secundarios. Cuando se abre la médula espinal, es normal que haya reacciones como dolor de cabeza o fiebre, pero no meningitis. Y es cierto que algunos de nuestros pacientes han muerto por neumonía o ataques cardiacos, pero no por causas relacionadas con sus operaciones. ¿Y qué hay de las implicaciones morales que conlleva la utilización de fetos humanos? -Empleamos siempre fetos que han sido donados y que tienen entre 14 y 16 semanas de gestación. Si el aborto es legal en muchos países y estos fetos pueden ayudar a los enfermos, ¿qué es mejor: quemarlos, tirarlos o utilizarlos? ¿Está experimentando con pacientes que, además, le pagan de media unos 16.000 euros? -Cada país tiene sus normas. Nosotros hicimos pruebas con 20 pacientes en 2001 y algunos de ellos no pagaron. Como vimos que el sistema era eficaz, empezamos con las operaciones. ¿Cómo realiza el seguimiento post- operatorio desde China? -Además de recomendar rehabilitación a todos los pacientes, los enfermos de esclerosis deben rellenar cada mes un formulario en nuestra página web de internet. A los que padecen lesiones medulares les aconsejo que un médico valore su evolución. ¿Cuál es el desarrollo previsible de sus investigaciones en el futuro inmediato? -Estamos tratando de combinar la glía envolvente del bulbo olfativo con células madre y con otras medidas y medicinas, por lo que esperamos conseguir grandes avances próximamente. 2 Se cultivan durante entre 10 y 14 días usando un sistema que él mismo ha desarrollado (Huang se resiste a explicar los elementos con los que compone el líquido) A Se inyecta un millón de células, medio por encima de la lesión y medio por debajo B En el caso de los pacientes con ELA, el método es más directo. Se realizan dos perforaciones en la parte delantera de la cabeza y se inyectan, directamente, dos millones de células en la parte atrofiada del lóbulo frontal. Todo se realiza con anestesia local (Viene de la página anterior) el médico chino. En primer lugar, no trasplanta glía olfativa del paciente, emplea células de embriones, con las que no se ha experimentado aún en animales. No hace lo mismo que hicimos nosotros, y se está aprovechando del prestigio de aquellos resultados. Está experimentando directamente con personas que están desesperadas y se agarran a lo que sea El médico se niega a realizar ensayos clínicos para probar la eficacia del tratamiento En los últimos cinco años, Huang ha tratado a más de 600 personas, 30 de ellas españolas No sabe cómo funciona Huang ha reconocido que no sabe cómo funciona exactamente su método y se ha negado a realizar cualquier tipo de ensayo clínico para medir la verdadera eficacia de sus experimentos. Numerosos científicos consultados consideran estas evasivas propias de un charlatán. Ramón Cueto explica que muchos pacientes que se recuperan, podrían haberlo hecho sin el tratamiento. En ocasiones se dan recuperaciones espontáneas. Además, esos pequeños cambios se pueden deber a la misma manipulación del tejido que se produce durante la operación En 2003, un grupo internacional de científicos estudió a siete pacientes antes y después de la intervención. No pudieron constatar mejoras en ninguno de ellos, aunque tanto los propios pacientes como los familiares se mostraban satisfechos y apreciaban cambios que los autores del estudio no pudieron comprobar. La fuerte apuesta económica (16.750 euros) y la frustración ante las cautelosas regulaciones de los países occidentales, que impiden las terapias experimentales sin comprobar, pueden favorecer la sensación de satisfacción del paciente... independientemente del resultado dice el informe. Sandra fue operada, y considera que mejoró, sin embargo, dice que no recomendaría este tratamiento. Debe sonar raro ya que me contradigo, pero mejoré gracias a mi fuerza de voluntad. Además de ser una mejoría temporal, el tratamiento es muy duro y me costó mucho tiempo recuperarme psicológica y físicamente Su madre, Montse, ofrece una de las claves del negocio de Huang: Cuando uno tiene una hija así, se agarra a un clavo ardiendo Mientras tanto, el doctor Huang continúa vendiendo su cuento chino. PEKÍN. Al este de Pekín, en la falda de una de las Colinas Fragantes, se levanta un vetusto sanatorio de la época comunista, en el que se combaten las enfermedades neurológicas con un método tan revolucionario como criticado por los médicos occidentales: inyectando células de fetos humanos en los pacientes que sufren esclerosis lateral amiotrófica o lesiones medulares. Al frente del departamento dedicado a este tratamiento, perteneciente al Hospital Xishan, se encuentra el doctor Huang Hongyun, que desde el año 2003 ha operado a cerca de 600 pacientes, 30 de ellos españoles. ¿Cuál es la razón científica para que la mayoría de sus pacientes experimenten mejorías a los pocos días de la intervención? -Utilizamos células procedentes del bulbo olfativo de fetos abortados, que tienen capacidad para regenerarse por sí mismas y, por tanto, protegen el sistema neurológico y ayudan a los axones de las neuronas a permanecer activos. Inyectando estas células en su cerebro o en su médula espinal, el paciente experimenta rápidamente una movilidad que antes no tenía y que ahora ha sido reactivada al regenerarse sus células. ¿Cuál es el grado medio de mejoría? -Lo primero que quiero dejar claro es que este sistema no puede curar la enfermedad, pero sí detener su avance y mejorar las condiciones del paciente, que experimentará unos pequeños progresos en su salud durante un período que va desde los seis meses a los dos años. Aunque después de ese tiempo deberían someterse a una nueva operación, el 70 por ciento de los aquejados con esclerosis lateral amiotrófica mejoran, mientras que un 20 por ciento ABC CG. Simón Una fuente inagotable de materia prima En China, las parejas sólo pueden tener un hijo; dos, en las familias rurales cuyo primer descendiente sea una niña. El deseo de tener un varón ha llevado a que, por técnicas cromosómicas o de ultrasonido para detectar malformaciones, las familias conozcan el sexo del feto. Ello provoca 750.000 abortos anuales de niñas. Prohibida por la ley de Población y Planificación Familiar, esta práctica ha originado 3.000 sentencias durante los dos últimos años. Algunos de nuestros pacientes han muerto por neumonía o ataques cardiacos La gente siempre opta por vivir... Nuestra lista de espera alcanza ya los dos años