Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA Chapapote de ceniza y agua en Galicia MIÉRCOLES 25- -10- -2006 ABC La lluvia cala en la negra herida de Galicia La inmensa tromba de agua caída en Pontevedra dejó, en sólo unos minutos, a un centenar de familias sin pertenencia alguna s A otros cientos les sepultó bajo la ceniza el marisco del que sobreviven parte del año POR ÉRIKA MONTAÑÉS PONTEVEDRA. Nos estamos cargando Galicia Es la frase que, durante la travesía que une las poblaciones de Campo Lameiro, Oia y Baiona, todas en el extremo sur de Pontevedra, exteriorizan con cierta mezcla de vehemencia e incredulidad buena parte de los vecinos. Porque todavía parece un mal sueño, pero los peores augurios se han cumplido: los barros originados por las torrenciales lluvias que Galicia ha registrado estos días han traído aquellos lodos, los de los incendios del verano. La estampa resultante es desoladora: en el monte, las riadas se han despeñado con desdén por las laderas aún ennegrecidas, que no han sido capaces de agarrar el agua y han arrastrado todo a su paso; llegados al mar, marineros y mariscadoras gimotean mientras limpian los cadáveres de almeja, navaja y berberecho teñidos de negro. Otro chapapote. Otra vez Galicia. A esta tierra le llueven las desgracias. Porque para José, vecino de Campo Lameiro, donde se derruyeron ayer dos puentes por la fuerza del agua caída desde los montes incendiados, o Silvana, la mariscadora que hallamos en Rianxo (La Coruña) esta lluvia que continúa incesante no es más que la culminación de una larga serie de desdichas. El mapa de las riadas coincide con el mapa de los incendios de agosto afirmó ayer Alberto Núñez Feijóo, presidente de los populares gallegos, en una reunión celebrada con los alcaldes de Oia y Baiona, dos de las localidades más perjudicadas por esta nueva crisis, la pluviométrica. Y, superponiendo esos dos mapas resulta, sin duda, un calco. El litoral occidental de la provincia de Pontevedra se lleva la peor parte; algunos puntos de la costa coruñesa, como Dumbría, la ría de Muros y, sobre todo, la población de Cee- -aquí, las inundaciones de principios de este memes por la crecida del río ocasionaron desperfectos por valor de 18 millones de euros- -cuentan también las pérdidas por millones. En todos esos lugares, un denominador común: cada uno lucha por salvar lo suyo. Al menos, en la medida de lo posible. Como en la parroquia pontevedresa de Sabarís, perteneciente al municipio de Baiona, donde un centenar de personas tuvieron que ser evacuadas con lanchas el pasado domingo, el día más lluvioso de los últimos 50 años según el dato facilitado ayer por el consejero de Medio Ambiente de la Xunta, Manuel Vázquez, cuando en apenas diez minutos el desbordamiento del río Groba devastó todo lo que le desafió en su periplo. El agua anegó bajos y viviendas comerciales, y en las construcciones de la parte alta del pueblo, las bodegas y las habitaciones aparecieron llenas de barro. Una veintena de familias lo han perdido todo. Algunos animales se ahogaron. Hoy, la única imagen es la de los vecinos realojados en hoteles que pasan horas y horas limpiando el fango que ha absorbido sus pertenencias. Unos vecinos ayudan a cruzar una riada en Cee a una mujer EFE La mujer cuyo coche fue arrastrado en Huelva era la nieta del fundador de Opel EP MADRID. La búsqueda de la mujer que desapareció el lunes en Huelva después de que el coche en el que circulaba- -junto a otras dos personas- -fuera arrollado tras las intensas lluvias fue suspendida ayer al caer la noche, aunque se reanudará hoy. El siniestro se produjo por la crecida del río Odiel, entre las localidades onubensas de Aracena y Campofrío. Fuentes de la Delegación del Gobierno andaluz en Huelva informaron de que las labores de búsqueda se aplazaron hasta hoy debido a la falta de luz y a la lluvia persistente que cae en la zona. Los equpios de búsqueda lograron rescatar el lunes con vida a uno de los ocupantes del vehículo, un varón, así como el cadáver de una mujer. Se trata de Christina Von Opel, de 55 años y nacionalidad suiza, nieta del fundador de la marca automovilística Opel, que vivía en una finca de la Sierra de Aracena, en la que trabajaban los otros dos ocupantes del vehículo. En la zona del suceso siguen trabajando lo dos equipos del Grupo Especial de Emergencia Acuática de la Guardia Civil, junto a técnicos del Servicio de Emergencias 112 y bomberos. El Instituto Nacional de Meteorología prevé que en las próximas horas se incrementen las lluvias en la Sierra, donde pueden caer 100 litros por metro cuadrado. Sólo barro para beber Muy cerca de ese lugar, una tercera parte del pueblo de Oia aguanta aún, mientras barre que te barre las calles y los ho- Deberes pendientes Mapa de zonas inundables: La Xunta elaborará un mapa de zonas inundables que prestará atención integral a la cuenca del río Lérez, por ser la que más ardió el pasado mes de agosto. Liberación de los cauces: La Consejería de Medio Ambiente estima que, entre las tareas inminentes, hay que liberar los cauces, adoptar medidas de prevención en la erosión y elaborar otros planes urbanísticos. Con la campaña de Navidad perdida, las Cofradías también temen la desaparición de bancos marisqueros gares, sin una gota de agua potable. Las avalanchas que padecieron aquí el pasado fin de semana destrozaron los muros de cierre en las laderas, taponaron muchos cauces fluviales, han llenado de desecho los depósitos gestionados por comunidades de aguas de las que depende el suministro y han roto las canalizaciones. Además, muchos vecinos cuentan con pozos propios que han quedado inutilizados tras los máximos históricos de precipitaciones vividos en esta provincia. El regidor municipal, Alejandro Rodríguez, lamentó ayer que los daños ocasionados por las riadas puedan alcanzar hasta los cientos de millones de euros y vaticinó, asimismo, que la situación no estará normalizada hasta dentro de al menos seis meses No en vano, sólo en Oia hay 17 puentes afectados, cientos de muros y casas, tramos de carreteras, e incluso una pista forestal sepultada literalmente por las lenguas de lodo. Otro Mar Negro La situación no varía ni un ápice mar adentro. La maquinaria de la Consejería de Política Territorial y las diputaciones