Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Elecciones catalanassAnálisis MIÉRCOLES 25 s 10 s 2006 ABC El alma anónima del poder charnego En su juventud dejaron el pueblo con una mano delante y otra detrás para aventurarse en esa tierra de promesas que era Cataluña. Hoy han logrado hacerse con un patrimonio y son el alma de Andalucía en Cataluña POR ÁNGEL MARÍN BARCELONA. El poder charnego en Cataluña se sustenta en la buena gente o en la gente buena como a ellos les gusta llamar a las personas sencillas que aman a su familia, a su tierra de origen y a la de acogida. Su pasión por las raíces se forjó en la adolescencia, cuando abandonaron su pueblo natal acompañando a unos padres que buscaban trabajo y una oportunidad en Cataluña. Muchos la encontraron. Aquellos jóvenes hoy peinan canas, pero aún conservan a sus amigos de la infancia- -una relación que en verano alimentan entre cañas o vinos- -y algunos buenos recuerdos de aquellas épocas sin patrimonio. Quizá por ello, muchos se han volcado, personal y económicamente, con su pueblo natal. Los que, burlando al destino, se han convertido en grandes empresarios dicen seguir siendo personas sencillas y anónimas, que desde hace años llevan el timón de las Casas Regionales- -todo un lobby en Cataluña- -o colaboran con ellas para mantener el sello de su origen. No son tan mediáticos como Francisco García Prieto, presidente de la FECAC, o Justo Molinero, propietario de la emisora y de la televisión Tele Taxi, ni tan poderosos como el editor José Manuel Lara Bosch o el ex ministro y candidato socialista a la Generalitat, José Montilla. rra de acogida apunta una de las víctimas de la campaña contra los productos catalanes. En el otoño pasado- -tras el desatino de Carod- Rovira sobre los Juegos Olímpicos de Madrid- -su empresa, Euroregalos Eurolotes, S. A. registró una caída de pedidos de hasta el 25 en muchas autonomías, aunque más tarde se recuperó, según subraya Guisado, gracias a los empresarios madrileños. Pedro Almansa salió de Peal de Becerro (Jaén) a los 17 años para trabajar de aprendiz en un taller del cinturón industrial de Barcelona. Al volver de la mili montó una empresa de carpintería de aluminio que actualmente cuenta con 55 empleados. Pedro, que ha sido distinguido con el premio Andaluz del año en Cataluña viaja cinco o seis veces al año a su pueblo natal para atender a sus negocios y a su familia. Voy más por satisfacción que por obligación apunta. Y explica que se ha asociado con amigos para instalar una empresa dedicada a la energía solar. Intentamos siempre ayudar a la familia, a los amigos y a los conocidos antes que dar trabajo a un desconocido puntualiza. Este empresario de 52 años asegura que antes que andaluz y catalán, soy español y lamenta que la política lingüística de la Generalitat o el nuevo Estatuto ofrezcan una imagen Una imagen de la Feria de Abril en el Fórum de Barcelona distorsionada de Cataluña en el resto de España. Francisco Galisteo, de 61 años, nació en Baena (Córdoba) Se ganaba el jornal en los cortijos, arreando una yunta de mulos desde los doce años. A los 16 se fue a Cataluña para empezar de peón en una obra. Por la noche, estudiaba para sacarse el bachillerato. A los 20 ya hizo la primera chapuza por su cuenta y once años después fundó su empresa, con una docena empleados en plantilla. Considera que las Casas Regionales son todavía necesarias social y culturalmente porque aquí (Cataluña) el nacionalismo y el catalanismo ahogan la lengua y la cultura de otras regiones de España JOB VERMEULEN UN LOBBY DE PRESIÓN El voto andaluz es imprescindible para gobernar en Cataluña y en España se jacta el empresario Juan José Guisado, uno de los afectados por las salidas de tono de Carod AMOR A LA TIERRA No hay mayor tragedia que dejar tu tierra de nacimiento, ni mayor alegría que amar a tu tierra de acogida afirma el presidente de la Casa de Andalucía Cataluña es España Antonio Cortés, de 57 años, asegura que la sociedad catalana es bilingüe y que son los políticos los que crean problemas al Víctima del boicot Carecen del brillo de los flashes, pero saben que son el alma del poder charnego porque su fuerza radica en su amor por su tierra. Mi andalucismo o catalanismo acaba cuando se cuestiona a España Así se expresa el presidente de la Casa de Andalucía en Barcelona, Juan José Guisado, empresario que lleva con orgullo el doble sentimiento de ser catalán y andaluz, y no estar loco. A Juanjo, como le llaman sus amigos, no le gusta que le estigmaticen por sus ideales o sentimientos personales. No hay mayor tragedia que dejar tu tierra de nacimiento ni mayor alegría que amar a tu tie- NOTAS AL MARGEN Sergi Doria LA CORTE DE ARTUR Y a desde antes de la campaña, el candidato Artur Mas adoptó una pose perdonavidas que no añadirá votos a sus pujantes expectativas electorales. Si en lugar de CiU fuera del PP sus antagonistas dirían que se comporta a la madrileña Envarado, le gusta que le regalen los oídos comparándolo con Blair, pero lo de Mas es más bien fatxenderia que en catalán designa a la persona presumida, que hace todo lo posible por hacerse notar. Después de dar la nota con el DVD y la visita a Cal Notari, para rubricar la marginación política de los votantes de Piqué, Artur parece el soltero de oro Agarrado a su dote- sondeo, se hace de rogar por Carod y Puigcercós. Si los veneros soberanistas son su destino, lo único que engendrará es otra variante del gobierno tripartito que tanto denosta: Convergència, Unió y Es- querra pugnando por demostrar quién es más catalán en la corte de Artur. El hereu de Pujol mantiene en su gestualidad muletillas del maestro, como el escolteu -captatio benevolentiae paternalista- -y la obsesión por acaparar el copyright catalán. En sus Notes del capvesprol Josep Pla dedicó al Pujol de 1976 una frase lapidaria que cuadraría al Mas de 2006: Este milhombres tiene una ambición terrible La soberbia de Artur disgusta a algunos de sus destinatarios electorales, gente discreta que podría ser del PP. Por aquello del voto útil, le votarán a él... con más resignación que entusiasmo. imponer el catalán sobre el castellano. Yo no me considero inmigrante porque nací en España y Cataluña es una parte de España afirma este andaluz del barrio sevillano de Triana. Con cuatro años ingresó en el hospital barcelonés de San Juan de Dios por una poliomielitis y después estuvo internado en los Hogares Mundet. Sus padres y ocho hermanos han vivido en barrios marginales como el Somorrostro, el Campo de La Bota y La Mina. A los 18 años empezó a trabajar de sastre y a los 36 se fue a Alejandría para montar una cadena de confección. A las tres semanas regresé porque me moría de pena explica. A su vuelta fundó la Asociación de Minusválidos Amiba, que preside desde hace 18 años. Esta entidad, que vende su propio cupón, emplea a 400 vendedores minusválidos en la provincia de Barcelona y 700 en Cataluña. Distinguido por su obra social como Andaluz del año cuenta con orgullo que la Fundación Amiba tiene un centro de rehabilitación, un club deportivo y 24 microbuses para el traslado puerta a puerta de personas con problemas de movilidad. Todos ellos son conscientes del poder político de las Casas Regionales en Cataluña, especialmente de las andaluzas, porque representan a un colectivo de más de un millón de personas, al que hay que sumar sus hijos. El voto andaluz es imprescindible para gobernar en Cataluña y en España asegura Guisado, uno de los fundadores de la Feria de Abril en Cataluña. Absolutamente toda la clase política catalana visita la Real en años electorales. Los andaluces, sencillamente, se dejan querer.