Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 s 10 s 2006 La negociación ETA- GobiernosLas víctimas ESPAÑA 15 El Gobierno se niega a aumentar la asignación a la AVT en los Presupuestos El PP tacha la decisión de humillación a las víctimas y exige una ayuda de 300.000 euros para la asociación mayoritaria J. L. LORENTE B. TORQUEMADA MADRID. El Gobierno socialista no está dispuestos a aumentar la asignación específica que, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, otorga el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales a la AVT, la asociación de víctimas más representativa, con más de 3.000 afiliados. Así lo denunció ayer el Partido Popular, que aprovechó la oportunidad para exigir una subvención de 300.000 euros para la institución que preside Francisco José Alcaraz. Los socialistas, por su parte quisieron dejar claro que el Ejecutivo no deja de lado a las víctimas del terrorismo. Otra cosa es que a determinada asociación- -en referencia a la AVT- -no se le haya concedido una asignación concreta señaló el portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido. Durante los últimos años de los Gobiernos de Aznar, el Estado otorgaba a la Asociación Víctimas del Terrorismo una asignación directa de 500.000 euros. Esa asignación fue eliminada con el Ejecutivo de Zapatero y sustituida por otra de 150.000 euros a instituciones de víctimas del terrorismo de cuyo reparto se encarga una orden ministerial. Además, la AVT recibe otra aportación- -vía IRPF- que el año pasado ascendió a un total de 50.000 euros. das a ayudar a las víctimas del terrorismo, aunque no recojan una dotación específica para la AVT. El dirigente socialista subrayó que no se puede decir que el Gobierno haya dejado de lado a las víctimas porque los Presupuestos incluyen las partidas para indemnizaciones que establece la ley y que ese colectivo merece Según ha explicado a ABC Juan Antonio Rubio, el gerente de la AVT, hasta 2006 sí ha existido esa partida de asignación directa de 150.000 euros que se ha venido repartiendo entre esta entidad y la Fundación de Víctimas del Terrorismo, así que recibíamos por ese concepto 75.000 euros Esta subvención ha desaparecido porque ahora han decidido someterla a concurso competitivo, con lo que optan a ella todas las asociaciones. Además, como todavía no han resuelto el concurso, todo parece indicar que se la van a ahorrar en este ejercicio, pues está consignada como ayuda para hacer frente a gastos de 2007 Rubio informa también de que las dos principales fuentes de ingresos de la AVT son el Ministerio de Trabajo y el del Interior. Trabajo nos da una parte correspondiente al IRPF, la famosa crucecita y, además, convoca concurso, en tanto que Interior tiene en 2006 reservada una partida de setecientos y pico mil euros para todas las asociaciones En 2003, los 480.000 euros que asignó a la AVT el Ministerio de Trabajo, entonces encabezado por Zaplana, no llegaron a cobrarse por renuncia expresa de la Junta Gestora de la Asociación. Fondos de la Asociación Según los datos facilitados por la Asociación de Víctimas del Terrorismo, esta entidad ha recibido entre 1995 y 2005 un total de 5.022.427 euros. El año en el que la AVT percibió un montante mayor fue 1997, con 747.058 euros, seguido de 2003 y 2000. El ejercicio más rácano fue el de 2004, con 190.000 euros. En ese año el Ministerio del Interior hizo una convocatoria extraordinaria de ayudas tras el 11- M en la que la AVT obtuvo 40.000 euros. Las subvenciones del Ministerio de Trabajo descendieron tras la llegada de los socialistas al Gobierno La enmienda del PP Ante esta situación, el Partido Popular ha decidido presentar una enmienda al proyecto de ley de Presupuestos para 2007 en la que pide que se mantenga esa dotación directa del Ministerio de Trabajo de 150.000 euros a instituciones de víctimas del terrorismo y, además, reclama que se otorgue a la AVT una asignación de 300.000 euros, porque la asociación mayoritaria se ha visto clarisimamente olvidada y humillada El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, denunció lo que considera un desprecio a las víctimas. Se olvidan de ellas mientras defienden los discursos de paz dijo Eduardo Zaplana sobre la decisión del Gobierno socialista. Por su parte, López Garrido replicó que las cuentas del Estado para 2007 contienen partidas muy importantes destina- Escenificación de tres víctimas de ETA, durante la concentración de ayer de la AVT DANIEL G. LÓPEZ Rebelión cívica en la Castellana B. T. MADRID. Me llamo Pilar, y yo sí doy la cara Tres víctimas de ETA protagonizaron ayer la escenificación que la AVT desplegó en Madrid, junto a la sede de la oficina del Parlamento Europeo en España, para denunciar la ignominia del debate que celebrará hoy la Eurocámara dentro de la estrategia de blindaje internacional del proceso Los tres protagonistas, en un estrado dispuesto ad hoc aparecieron con capuchas blancas, como réplica a la tradicional escenografía de los comunicados etarras. Cuando les tocó dirigirse a los cientos de personas concentradas en el Paseo de la Castellana (la organización no dio cifras) se descubrieron y arrancaron con el mismo mensaje: Yo sí doy la cara Eran Pilar Díaz, Remigio Fernández y Carmen Baena, en representación de las casi mil familias destrozadas por el terrorismo de los negociadores También asistieron Irene Villa y su madre, María Jesús González. Así se desenvolvió, bajo amenaza de lluvia, la parte simbólica de este acto de rebelión cívica cuyo eje central fue la entrega al director de la Oficina del Parlamento Europeo en España, Fernando Carbajo, de una carta dirigida a todos los eurodiputados para que conozcan la realidad según explicó el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz. Dijo también que Carbajo recogió el testigo con amabilidad y aseguró que trasladaría el documento a sus destinatarios. Los asistentes corearon consignas contra Zapatero y los discursos transitaron por la ya conocida senda reivindicativa: No se puede premiar a unos asesinos- -reiteró Alcaraz- -porque digan que van a dejar de matar. Señores eurodiputados, no nos traicionen en Estrasburgo