Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 DEPORTES MARTES 24 s 10 s 2006 ABC Empieza una nueva era en el patrocinio futbolístico La Segunda división se denominará Liga BBVA al ser el banco el sponsor oficial ABC MADRID. Comienza una nueva etapa en el patrocinio futbolístico. Esta temporada una competición, en este caso la Segunda división, toma el nombre de su patrocinador oficial, el BBVA. El acuerdo, al que se llegó el pasado 16 de agosto pero que se hizo oficial ayer, es por tres temporadas y a cambio de denominarse Liga BBVA la Liga de Fútbol Profesional (LFP) recibirá dos millones de euros netos por temporada. Rubricaron el acuerdo el presidente de la entidad bancaria, Francisco González, y el de la LFP, José Luis Astiazarán. Fueron testigos presenciales el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, varios presidente de clubes de Primera y Segunda división, como Enrique Cerezo y Ángel Torres, y el internacional valencianista David Villa. El presidente de la patronal futbolística indicó que hoy es un día importante para el fútbol profesional porque establece un antes y un después. El fútbol profesional es un producto único y exclusivo, algo que ha sabido captar el BBVA llegando a un acuerdo que supone un hito en el patrocinio deportivo. Otras empresas ya están analizando este acuerdo Empresas del Siglo XXI El presidente del BBVA, Francisco González, indicó que ofreceremos al cliente ventajas adicionales vinculadas con el fútbol, que es una plataforma con una audiencia masiva. Además, nos va a servir para transmitir los valores del respeto, el trabajo en equipo, la solidaridad, la educación, la integración y el juego limpio Este acuerdo con la LFP será el eje del plan de comunicación que la empresa ha diseñado para el periodo 2006- 2010. El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, felicitó a las dos partes por el compromiso y resaltó que es muy importante que haya una relación entre el sector privado y el deporte. No sé si BBVA obtendrá una rentabilidad económica, pero sí social Por su parte, Villa apuntó que ahora juego en un equipo grande y en la Champions pero hace cuatro años jugaba en Segunda Ronaldinho y Michael Jordan coincidieron ayer en Barcelona... para un acto publicitario REUTERS Sombra de Ronaldinho El brasileño no acaba de dar con la tecla para recuperar su mejor versión y el barcelonismo pasa a cuestionarse si son apropiadas sus actividades extradeportivas y si no será que le tientan los cantos de sirena del Milán POR E. YUNTA BARCELONA. A vueltas con Ronaldinho. Por si ya preocupaba su rendimiento en este arranque de temporada, el clásico del Bernabéu acentúa más si cabe el alarmismo entre la afición del Barça, que no reconoce en el cuerpo del brasileño al ídolo que les sacó de las miserias. Es como un fantasma. El brasileño, por más que diga lo contrario, no es el de siempre. Eso no quiere decir que no siga con los mismos hábitos, ese es otro menester. Lo que es evidente es que su juego está a años luz del que maravilló al planeta especialmente en la pasada campaña. Si hace aproximadamente un año se le ensalzaba por su histórica actuación en el Bernabéu, justo ahora se le piden cuentas tras su paso por el feudo blanco. Ronaldinho es un tipo especial, elevado a la categoría de mito en Can Barça Su condición de número uno le aporta bula. Es Ronaldinho, no hay que olvidarlo. Pero la gente se empieza a cuestionar hasta qué punto ese trato preferencial es óptimo para el rendimiento del futbolista. Lo dicho, sus hábitos son los mismos, pero ahora más de uno anda con la mosca detrás de la oreja. Se le ve más sonriente a Ronaldinho en la televisión que en el campo. Se entiende que en un anuncio, claro. Su eclosión en estos últimos tres años en el Barcelona le ha reportado una auténtica lluvia de ofertas con suculentos cheques para formar parte de la imagen de unas natillas o de un desodorante, pasando por chicles, zapatillas y demás. Ayer, sin ir más lejos, estaba por la mañana en un acto publicitario con Michael Jordan- -encuentro privado sin presencia de medios- Luego se ejercitó en el gimnasio mientras sus compañeros realizaban el entrenamiento en el Camp Nou. Porque esta es otra. El 10 del Barça tiene un permiso especial para, los días que siguen a la disputa de un partido, dedicarse a recuperar músculo en la sala de máquinas ahorrándose la carrera continua y los estiramientos. Es, por decirlo de un modo suave, una planificación personal a la carta. Y ya se sabe, la maldad aparece cuando las cosas se tuercen. En la grada del Camp Nou y en las tertulias de bar hay cierto runrún últimamente: que si su vida nocturna, que si no se entrena como es debido... El caso es que no juega igual. Su estado actual no es nuevo. Viene de un Mundial calamitoso para él y para su seleçao y, para colmo, se encuentra con que los rivales le estudian con detenimiento. Por más que sea un genio, se le conocen muchos trucos, lo que le impide destacar como antaño. Ahora bien, no hay que olvidar que la ausencia de Samuel Eto o agrava la situación. Primero porque, estando mal físicamente- -esta semana será sometido a un plan específico- recae en sus botas más responsabilidad. Y segundo, con el camerunés no necesitaba hablar para llegar a un consenso, se entendían con mirarse. Inexistente en las grandes citas, negocia su cuarta mejora de contrato mientras su entorno se deja querer mucho por el Milán. Messi sufre un esguince en el tobillo derecho El delantero argentino del Barcelona Leo Messi causará baja en el partido de Copa del Rey de mañana ante el Badalona debido al esguince en el ligamento externo del tobillo derecho que sufrió durante el partido ante el Real Madrid, informó ayer el cuerpo médico del club azulgrana. Messi se someterá a un tratamiento de fisioterapia hasta el jueves, por el club, por lo que se espera que pueda participar en el partido del próximo sábado ante el Recreativo de Huelva. Por su parte, Carles Puyol se ejercitó al margen del grupo ya que lleva días con molestias, aunque jugara el partido completo en el Santiago Bernabéu. Lissavetzky, Astiazarán, Villa y González, en la presentación EFE