Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 24 s 10 s 2006 ABC Carmen Iglesias viaja a la Ilustración para combatir fanatismos Cuando a un niño se le educa desde la tribu resulta sectario y sin escrúpulos ANTONIO ASTORGA MADRID. Liberal, precisa, sabia, certera, profesora de Historia y Humanidades del Príncipe de Asturias, Carmen Iglesias publica Razón, sentimiento y utopía (Galaxia Gutenberg- Círculo de Lectores) una inmersión en el pensamiento ilustrado de la mano de sus paladines Rousseau y Montesquieu. No cree Iglesias que la Ilustración esté periclitada. Ni mucho menos sentencia. La Ilustración luchó contra los fanatismos de la estructuras cerradas como las religiones o las ideologías. Rescatar esos valores democracia y libertad, individuo y sociedad... es fundamental hoy en el mundo del todo vale Se puede vivir bajo la incertidumbre, la duda o la autocrítica, pero nunca hay que caer en el escepticismo. Hay que aprender a convivir anima la historiadora. Y los primeros que deben aprender y aprehender son los políticos. Hana Arendt diferenciaba entre la política de los políticos y la política de los ciudadanos, la necesaria. La política no es un fin, como pretenden los políticos. En Rousseau está el amor a la libertad del individuo, que le diferencia del totalitarismo señala la catedrática de Historia de las Ideas. Carmen Iglesias desarrolla la educación como quintaesencia de la libertad: Cuando a los niños se les educa en un fanatismo, cuando se les educa desde el punto de vista de la tribu, en el sentido de que hay unos enemigos a los que hay que combatir, esos niños resultan bastante sectarios, personas sin escrúpulos- -como dice Sandor Marai en ese maravilloso libro que es Tierra, tierra en donde los procedimientos se convierten en una Carmen Iglesias, ayer durante la presentación de su libro en Círculo de Lectores falta de escrúpulos hacia lo que es la máxima conquista de este mundo ilustrado: el valor de la vida individual, que se manifiesta también en la igualdad ante la ley Pero una cosa es la obra y otra la persona. Así, Jean Jacques Rousseau, apóstol de la educación tolerante para los niños con el Emilio envió a sus cinco hijos a un hospicio en un momento en el que las inclusas registraban oficialmente hasta un 79 por ciento de muertes anuales y en algunos casos superaban el noventa... Es decir que meter a un niño allí no era para que pudiera salir adelante expresa. La tolerancia no fue producto de ninguna negociación, matiza la historiadora: Como dijo Maquiavelo, ningún Príncipe se hizo mejor por discursos morales A Iglesias, el fracaso del socialismo intervencionista en los países del Este europeo le parece evidente Se AMAYA AZNAR ha llegado a un sistema de pobreza y terror que se comprueba viendo cómo han quedado esas naciones La académica lamenta que hoy se haya perdido el pudor intelectual por parte de muchos políticos, que muestran una ignorancia supina Y denuncia cómo los nacionalismos fomentan el rechazo al otro y generan todo un catálogo de pulsiones totalitarias con una falta total de escrúpulos morales