Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes TENIS MASTERS SERIES DE MADRID LUNES 23 10 2006 ABC SIN PALCO VIP Y ahora, que los hombres objeto recojan pelotas ROSA BELMONTE MADRID. Se acabó lo que se daba y el público, ahora que no tenía un Berdych que echarse al pito, la tomó con Lissavetzky. Dos veces se le nombró y dos veces que se llevó la bronca ¿por el viaje familiar a Japón? Parecía orquestada. Pero rebobinemos. A las tres y cuarto, acompañados por Alberto RuizGallardón, llegaron la Infanta Elena, Jaime de Marichalar y sus dos hijos. Los niños, sobre todo Victoria, no se toman muy bien que los manden a un palco a cincuenta metros de sus padres. El último Príncipe de Asturias de las Artes, Pedro Almodóvar, también presenció el paseo del gran Federer. Vamos, Roger, que nos tenemos que ir al fútbol gritó uno, como si la cosa hubiera tenido en algún momento visos de alargarse. Detrás del director, Eva Hache, que se ha debido de hacer con un ajuar completo de davidelfin porque no sólo lleva la ropa del diseñador para presentar su programa, sino que también se pone las camisetas del rondeño para ir al tenis. Otra presentadora, Teresa Viejo, con ese total look que gasta (pelo oxigenado más gafas retro) parece salida de Cómo casarse con un millonario Mitad Betty Grable, mitad Marilyn Monroe (por las gafas) Sin ningún peinado, Fernando Torres. Al principio, pocos se dieron cuenta, pero conforme se fue desarrollando la final fue localizado. Tras el 5- 0 del tercer set, cuando Fernando González (a quien fue a ver Ricardo Lagos) llevaba ya un rato cantando Me voy pa Chile una manada de chiquillos de los palcos principales salió disparada hacia El Niño Aunque un par de chavales con otras inquietudes se detuvo en Vanesa Lorenzo, que les pillaba de camino. Cuestión de preferencias. Federer posa con su trofeo y con los recogepelotas del torneo FRANCISCO SECO Madrid corona al más grande Roger Federer dominó cuando y como quiso a Fernando González DOMINGO PÉREZ MADRID. Se esperaba un trámite y nadie se equivocó. Si la superioridad de Roger Federer es evidente y manifiesta en el circuito, lo suyo con Fernando González casi da hasta pena. Antes de saltar a la Central, hasta siete veces se habían enfrentado el suizo y el chileno y otras tantas derrotas había acumulado el suramericano. La octava estaba cantada. Sólo quedaba rogar porque no resultara muy apabullante, pero Federer no atendió a las oraciones. Se mostró implacable. Sólo accedió a pelotear un rato. No deseaba ser demasiado descortés ni privar con excesiva rapidez a los aficionados del placer de verle en acción. Así, aceptó que González se ilusiona- Resultados Roger Federer (Sui. a Fernando González (Chi. 7- 5, 6- 1 y 6- 0. Final de dobles Bob y Mike Bryan (EE. UU. a Knowles (Bah. y Nestor (Can. 7- 5 y 6- 4. ra al ser capaz de llevar el primer set a un 5- 5 prometedor. Tuvo la mala suerte el iberoamericano de que tras lograr el 6- 5 (40- 15) el helvético se torciera el tobillo derecho. Es una vieja lesión, que ya se le reprodujo en Cincinnati y que le preocupa. Temía que las molestias pudieran privarle de su décimo título de la temporada. Así que subió lo justo el nivel para romper en el duodécimo juego (7- 5) y anotarse la manga. Cuando se sentó en la silla solicitó la presencia del fisio, que le cambió los vendajes asegurándolos aún más. Fue como si le apretaran los machos. Y cuando se levantó lo hizo dispuesto a solventar la final por la vía rápida. No quería correr riesgos. Sólo él puede poner el turbo cuando lo precisa. Apretó el acelerador y González ni se enteró de que le adelantaban: 6- 1 y 6- 0. Segundo rosco del torneo, ambos propinados por Federer y, nada menos que en semifinales ante Nalbandian y en la final, los que se suponen son los choques más complicados de cualquier torneo. El caso es que Madrid coronó al más grande. Al mejor del momento y, si nada lo impide, al más asombroso jugador de toda la historia. Así lo entiende Ion Tiriac, que de tenis sabe un rato y ha visto en persona a Rod Laver, Pete Sampras, Ivan Lendl, Boris Becker, Bjorn Borg... y, sin embargo, no duda en calificar en estos términos tan elogiosos a Roger: Técnicamente, el mejor jugador que ha habido Cinco años más En resultados también lo será. Sobre todo, si cumple lo que anunció ayer en la rueda de prensa. Señaló que pensaba prolongar su proyecto vital y profesional otro cinco años. Con un lustro por delante resulta sobrecogedor prever lo que puede llegar a conseguir este monstruo de la raqueta. Todo. Lo que le dé la gana. También lo que más nos duela a los españoles. Para empezar, ayer le birló el título a su máximo rival, a Rafael Nadal. Se presentaba en Madrid para retar al número dos y no falló; se larga de España con uno de los pocos trofeos que le faltaban. No hay que ser adivinos para anunciar cuál será su principal objetivo para la temporada que viene. Por más que nos pese, volverá a ser el mismo que en ésta: ganar Roland Garros; retar de nuevo a Nadal en el único Grand Slam que le falta. Federer no se va a retirar, como lo hizo Sampras, sin tener en sus vitrinas la Copa de los Mosqueteros. Eso que nadie lo dude. La Infanta Doña Elena, Jaime de Marichalar y Ruiz- Gallardón F. SECO El suizo anunció que le quedan cinco años al máximo nivel por lo que puede romper todos los récords conocidos