Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Deportes REAL MADRID- BARCELONA EL PARTIDO DE LA JORNADA LUNES 23 10 2006 ABC ASÍ JUGÓ EL MADRID Casillas: bien. En las mejores ocasiones azulgrana no tuvo que intervenir porque fueron los remates fuera. Sergio Ramos: notable. Pase del primer gol y después se dedicó a adueñarse de su banda en defensa. Helguera: notable. Bien colocado, sobrio y con buenas anticipaciones. Va a más. Cannavaro: bien. De menos a más. Terminó pletórico, aunque cuando le sacan de su zona sufre mucho. Roberto Carlos: bien. Messi le complicó la vida en un par de acciones, pero mantuvo el tipo y acabó muy fuerte. Diarra: bien. Aburrió a Deco, pero no colaboró casi nada en la elaboración del juego. Emerson: bien. Impuso su físico ante Iniesta, aunque pudo ser expulsado al finalizar la primera parte. En la segunda su figura creció. Raúl: notable. Además del primer gol y de un remate al larguero, todo lo hizo bien. Trabajó a destajo, tapó su banda en defensa y se convirtió en un segundo delantero en ataque. Guti: notable. No brilló en la primera parte porque estuvo muy obsesionado por seguir a Xavi, cuando se liberó fue determinante en la jugada del segundo gol y en casi todas las acciones de ataque. Robinho: bien. También crece. Abusa del caracoleo, pero tiene velocidad, desmarque y encara siempre. Está mentalizado en ayudar en la presión. Van Nistelrooy: bien. Marcó el segundo y pudo hacer alguno más. Reyes: bien. Pocos minutos, pero tuvo velocidad e intención. Beckham: regular. Tiempo para dar un par de centros y ver una tarjeta. El técnico: Fabio Capello. Notable. Llevó el partido a su terreno. Presión fuerte al principio de cada tiempo y después, a administrar la ventaja. Su único pero, que el equipo cedió muchos metros en la primera mitad. El delantero del Madrid ganó el duelo de nueves en ausencia de Ronaldo y de Eto o. Marcó un gol y estrelló un balón contra el larguero en una vaselina. Sin noticias de Gudjohnsen ASÍ JUGÓ EL BARCELONA Valdés: regular. Un par de buenas intervenciones, pero falló en la salida del segundo gol. Zambrotta: mal. No se parece en nada al que jugaba en Italia. Temeroso en defensa no se incorporó al ataque. Thuram: mal. Indeciso, siempre a mitad de camino. Acusó la inactividad y su falta de adaptación. Puyol: regular. El menos malo atrás. Su velocidad sirvió para salvar alguna situación peligrosa. En el juego aéreo tuvo problemas. Sylvinho: mal. Ni atacó ni defendió. Tenía toda su banda para subir y no la aprovechó. Mal en los dos goles. Deco: regular. De lo más entonado, aunque fallón en el pase para lo que suele ser normal en él. Xavi: regular. Con Guti cerca, no tuvo ni tiempo ni metros para moverse como le gusta, pero cuando él funcionó lo hizo su equipo. Iniesta: regular. Intermitente. Aparecía y desaparecía de la escena. Acciones individuales poco efectivas. Messi: notable. Tuvo media hora loca donde llevó todo el peso del juego ofensivo con jugadas individuales, pero falló en el remate. En la segunda, de centrocampista, desapareció. Gudjhonsen: mal. Torpe en sus movimientos, sin velocidad, tuvo dos claras ocasiones y las desperdició. Ronaldinho: mal. Comenzó a la izquierda para terminar paseándose por donde le dio la gana, pero sin aportar prácticamente nada. Giuly: mal. Escorado a la derecha, entró cuando se equipo había perdido el rumbo y se contagió del resto. Saviola: regular. Un par de escarceos y un remate con cierto peligro. El técnico: Frank Rijkaard. Mal. Como ante el Chelsea, descosió a su equipo con los cambios. Rompió su centro del campo y a partir de entonces navegó a la deriva. Le salió mal la apuesta de los tres jugones Ruud fue el matador JULIÁN ÁVILA MADRID. Sin Ronaldo y sin Eto o se presentó el clásico. Una extraña escena si acudimos a la hemeroteca más reciente, donde ocuparon un papel principal en las portadas de periódicos o de informativos de radio y televisión. Siempre han sido decisivos y determinantes para sus equipos. Ahí están los números para avalar esa titularidad psicológica. El brasileño ha salido a flote en los últimos enfrentamientos. Desde la temporada 02- 03, Roni acumula cuatro tantos, dos en el Santiago Bernabéu y otros tantos en el Nou Camp. La nómina del camerunés es para echarse a temblar. Qué alivio deportivo sintieron los madridistas cuando el menisco de la rodilla derecha del nueve azulgrana falló en Bremen. Esta temporada había logrado cuatro tantos hasta su infortunio y había marcado en las últimas cuatro temporadas de manera consecutiva en Chamartín. Tres goles con el Mallorca (temporadas 02- 03 y 03- 04) y dos en las últimas dos campañas. La sangría se eleva hasta los siete tantos si contamos los que ha logrado como local con los azulgrana. Sin los matadores mediáticos (uno por sanción y otro por lesión) la responsabilidad recayó en esta ocasión en Ruud van Nistelrooy y en Gudjohnsen. Una papeleta compleja, la de suplir a dos pesos pesados. En la antesala, el 9 blanco se presentó con una tarjeta de tres goles en la Liga y otros tres en la Liga de Campeones. Un seguro. El ho- landés ha demostrado que, pese a jugar solo en punta, ha sabido buscarse las habichuelas rodeado de contrarios. No es tan jugosa la cuenta del islandés. Cierto es que nunca tuvo el billete de titular hasta que Eto o cayó lesionado. Acumula dos goles en la (Athletic y Celta) y todavía no se ha estrenado en Europa. Eto o echado de menos Van Nistelrooy pasó completamente desapercibido en la primera parte. El tempranero gol de Raúl modificó el plan de actuaciones del Madrid y se quedó aún más desamparado. No disparó antes del descanso y se marchó al vestuario con un enfado monumental. Estuvo más entonado y fino en la segunda parte. Probó la fiabilidad de Valdés en un disparo desde fuera del área y acertó con la portería ante un preciso centro de Robinho. Fue el dos a cero y el éxtasis del Bernabéu. Cogió confianza y puso en pie a la grada con una vaselina que escupió el larguero con Valdés superado y posteriormente pudo apuntillar, pero falló en el mano a mano. Los azulgrana sí se acordaron de Eto o. Gudjohnsen estuvo espeso. Trabajó a destajo, pero sin ningún premio. Se fajó en los balones aéreos con Helguera y Cannavaro y mostró poca destreza cuando se vio dentro del área y con Casillas de frente. Dispuso de una buena oportunidad, pero se entretuvo en demasía. ANECDOTARIO DE LA JORNADA LUIS GARDE de Capello ha disputado 29 encuentros en casa (tres de ellos ante el Barça, con dos victorias en Liga por 2- 0 y un empate, 1- 1 en la Copa) con 22 victorias y siete empates. ga a esa cifra de triunfos en la historia del torneo. El Barça pierde la condición de invicto en el Bernabéu, el fortín de Capello El Barcelona sufrió en el Santiago Bernabéu su primera derrota en esta Liga y ya no quedan equipos invictos en el torneo. El equipo azulgrana sigue siendo el primer clasificado, aunque igualado con el Valencia, con 16 puntos. Tiene seis puntos más que en la séptima jornada de la pasada temporada (estaba a cinco del Real Madrid) pero a partir de ese momento encadenó 14 triunfos y rompió la baraja. El Real es el equipo menos goleado de esta Liga. Ha recibido tres goles en las siete primeras jornadas, su mejor marca a estas alturas desde la temporada 97- 98, en la que sólo encajó uno. Raúl ha marcado 182 goles en la Liga (diez de ellos contra el Barcelona) Ha cogido a Arza en la novena posición de la clasificación histórica. Pero el dato más relevante del gol de ayer es que Raúl ya ha marcado en 150 partidos diferentes, cifra que en el Real Madrid sólo supera Santillana, con 156. El jugador que ha dado en la diana en más encuentros en la historia liguera sigue siendo Hugo Sánchez, con 178. Beckham se convirtió ayer en el segundo futbolista inglés que disputa cien partidos en la Liga española. El primero fue Lineker, que llegó a 103. En estos cien encuentros, Beckham ha marcado once goles (seis de falta) y ha dado 30 pases de gol. Desde ayer, los cuatro entrenadores que han dirigido al Barcelona en más partidos de Liga son holandeses. Rijkaard superó ayer al eslovaco Fernando Daucik y, con 121 partidos, persigue los registros de sus compatriotas Cruyff, Michels y Van Gaal. Pero el porcentaje de victorias de Rijkaard (63 sólo es superado en el Barça por un argentino, Helenio Herrera (68 Con Capello, el Madrid sigue sin perder en el Bernabéu con Capello de entrenador. Sumados los partidos de la temporada 96- 97 y los de ésta, el Real Madrid Roberto Carlos celebró su victoria 200 en la Liga española, en 354 partidos disputados (83 empates y 71 derrotas) Es el vigésimo noveno jugador que lle- El balance de los 201 partidos de competición oficial que han disputado el Real Madrid y el Barcelona en la historia queda así: 83 victorias y 344 goles del equipo blanco, 77 triunfos y 318 goles del azulgrana, más 41 empates.