Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23 10 2006 Internacional 29 Schröder pensó el 11 S en un posible apoyo militar alemán a EE. UU. Los democristianos califican sus memorias de toscas y sin estilo R. VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. El ex canciller federal Gerhard Schröder dice en sus inminentes memorias haber visto con lágrimas en los ojos el atentado contra las Torres Gemelas del WTC y a las víctimas saltar desde el edificio, entre la impotencia y la indignación contra los auto- res Supo que era importante que una Alemania unánime, esto es con la oposición, cumpliera con sus deberes como aliada lo que implicaría la posible participación del Ejército federal en una misión militar estadounidense Berlín envió 4.000 hombres al combate en Afganistán y en apoyo de la guerra al terrorismo en el Cuerno de África, pero ha sido especialmente crítico con la invasión de Irak. Puedo ser cualquier cosa menos antiamericano se defiende Gerhard Schröder en entrevista paralela con el semanario Der Spiegel y asegura haber cumplido con su promesa de ofrecer a Washington una ilimitada solidaridad tras los ataques. Sin embargo, admite en sus memo- rias, Decisiones: mi vida en política (Ed. Hoffmann und Campe) que con el tiempo se produjo distancia con el presidente estadounidense, aunque para los semanarios Der Spiegel y Bild am Sonntag se despacha con Bush de un modo especialmente suave y hasta cordial Con el presidente de EE. UU. no hubo sólo diferencias, también encuentros agradables. Bush es un interlocutor abierto y grato, ¿por qué debo callar esto por haber tenido opiniones politicas distintas? dice el ex dirigente socialdemócrata, quien sin embargo y en sus 500 páginas de recuerdos se muestra cruel con el año de gobierno de su sucesora en la cancillería, Angela Merkel, así como con los sindicatos a los que acusa de haberlo derribado para detener sus reformas. Schröder, que se reafirma en sus silencios sobre Vladímir Putin y el régimen chino, explica en cambio cómo el buen entendimiento con Bush se fue volviendo incómodo por la creciente motivación de su política en sentimientos religiosos. Schröder dice entender que un creyente busque un Gerhard Schröder AP diálogo con Dios el problema estribaría en cuando da la impresión de que sus decisiones políticas fuesen resultado de ese diálogo Desde cierta superioridad, Schröder juzga la deserción y críticas de Oskar Lafontaine por el ala izquierda, y apenas disimula su menosprecio por Merkel, aduciendo que apenas haría otra cosa que aplicar su propia Agenda 2010. Las críticas a los primeros extractos de memorias, cuyo contrato editorial parecer haber sido de un millón de euros, se hicieron oír ayer tanto desde la izquierda y los sindicatos como desde filas democristianas. Éstas calificaron las críticas y las justificaciones del caído dirigente socialdemócrata de toscas, baratas y carentes de estilo El presidente de IG- Metall, Jürgen Peters, echó de menos que su derrota le hubiese hecho reflexionar sobre sus errores