Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 23 10 2006 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Dinamarca y la xenofobia ABC publicó, el pasado 13 de octubre, un artículo bajo el título Llamada a la yihad contra Dinamarca hasta que la sangre corra por la acera de la corresponsal Carmen Villar Mir, quien describe una imagen muy negativa de Dinamarca y del trato y la actitud de los daneses hacia los extranjeros. A mi juicio, se está dando una descripción de la situación altamente distorsionada, la cual me veo obligado a comentar, respetando, naturalmente, el derecho de este periódico a tener y expresar una opinión diferente a la mía. Necesito corregir contundentemente unos datos totalmente erróneos sobre la situación en Dinamarca después de los dos casos de representaciones muy irrespetuosas del profeta Mahoma por parte del ala juvenil del Partido del Pueblo Danés (Dansk Folkeparti) y del Partido Social Liberal (Radikale Venstre) En primer lugar, quisiera subrayar que nuestro primer ministro, Anders Fogh Rasmussen, ha condenado este comportamiento: Es inaceptable y de muy mal gusto y no representa de ninguna manera la opinión que los daneses o los jóvenes daneses tienen de los musulmanes o del islam Además, condenó enérgicamente cualquier declaración y cualquier actividad que tengan como objetivo menospreciar, insultar o demonizar a personas basándose en sus creencias religiosas. Un amplio sector de las juventudes de los partidos políticos, incluyendo el partido gobernante (Partido Liberal) han expresado conjuntamente su más fuerte condena por tal comportamiento. No es verdad, como lo presenta ABC, que caricaturas de Mahoma hayan sido distribuidas por las calles y plazas de Copenhague y no es verdad que haya (ni antes ni ahora) episodios inquietantes en cada pueblo o ciudad de Dinamarca. El artículo muestra al pueblo danés en general como xenófobo, algo que dista mucho de la realidad. La gran mayoría de daneses y musulmanes en Dinamarca desea una convivencia pacífica. Además, tampoco es cierto que la empresa danesa mundialmente conocida por sus La sangre de los asesinados Dramáticas y terribles, las palabras de Pilar Ruiz, madre de Joseba Pagaza. Su hijo murió asesinado a manos de quienes se permiten hoy dictarles normas de conducta a un Gobierno débil y que se aferra a su llamado plan de paz igual que un náufrago a su tabla. Porque realmente estamos ante un llamativo naufragio, del que contemplamos día a día los lamentables restos. La confianza en la Justicia se hunde en beneficio de una actitud incomprensible por parte de algunos jueces y fiscales. Posturas como la del juez Garzón, rebajando la fianza y las medidas cautelares a Otegi, pendiente de ser juzgado por seis acusaciones relacionadas con el terrorismo, o la de la Fiscalía, con la disminución escandalosa de la petición de pena a De Juana Chaos, son dos de tantos ejemplos. La injerencia del poder político en el legislativo y el judicial demuestran que, poco a poco, Montesquieu lejos de ser exhumado, tras los funerales que Guerra le prometió, se hunde más en su tumba. Se nos dijo un trágico 13 de marzo que no nos merecíamos un Gobierno que miente. ¿Y nos merecemos esto? ¿Qué se negocie con una banda terrorista a espaldas del pueblo soberano? ¿qué se legitime la llegada de inmigrantes simplemente con la dejación de funciones por parte de los responsables de su control? ¿qué se deteriore la armonía y la buena convivencia de los españoles, con una nefasta e innecesaria reforma de estatutos autonómicos? Cuando esa madre, sintiendo el doloroso vacío que el asesinato de su hijo dejó en su corazón, se niega a que su muerte sea inútil, nos está pidiendo a todos que asumamos nuestra responsabilidad. Si ETA logra su objetivo, se va a firmar con la sangre de los asesinados Decía Marco Aurelio que quien huye de las obligaciones sociales es un desertor. Cumplamos con nuestro deber y demostremos que estamos con las víctimas. Agustín Embuena Romero. Sevilla ¿Es que alguien puede creer que esos cobardes terroristas que, con premeditación y alevosía, cometieron esas barbaridades, y se vanagloriaban de ellas, aceptarán la democracia? Seguirán sometiendo a la sociedad vasca a su tiranía. Entonces se darán cuenta muchos que ahora les jalean en las manifestaciones y que los han apoyado con su silencio de lo que son capaces esos animales (pues no tienen nada de humanos) No se han arrepentido ni jamás se arrepentirán; lo han dejado bien claro últimamente Txapote e Iñaki Bilbao dando coces contra las paredes en los juzgados. Esas fotos completarían esta exposición. Presciliano Castillo Madrid Criterios educativos En la educación nos jugamos el futuro: los católicos no imponemos a nadie nuestras creencias y valores, mas no estamos dispuestos a que el Gobierno nos encierre en guetos. Esa asignatura denominada Educación para la Ciudadanía resulta sospechosa al imponer unos criterios educativos que sólo competen a los padres. ¿Por qué no educar en valores ciudadanos desde la televisión pública? Permiten todo tipo de violencia, grosería y cotilleo en horarios que deberían ser aptos y educativos para el menor. Escuchen, señores gobernantes, ¿quieren una asignatura que potencie el respeto al otro, la ayuda al necesitado, el amor a la patria y a la familia, la solidaridad y la acogida? Todo ello y más está incluido en la clase de religión dada por un cristiano coherente. Y para los no creyentes, pueden crear una alternativa que podría ser Historia de las Religiones que impartiría una cultura elemental para conocer la Historia y el Arte. ¿No están dispuestos? Pues dejen para los no creyentes su Educación para la Ciudadanía. Nosotros vamos a resistir, a ejercer la democracia ciudadana oponiendo la objeción de conciencia, un derecho elemental en las democracias modernas. La resistencia activa ha dado siempre muy buenos resultados. Carmen Jáudenes Madrid juguetes, Lego, haya producido una figura ridícula de Mahoma Si la periodista se hubiese molestado en investigar debidamente el asunto, se habría dado cuenta de que Lego ha sido víctima de una imagen manipulada de su embalaje, la que ha dado la vuelta al mundo a través de internet: no se trata de un producto de Lego. Lamento mucho que un periódico tan serio y respetado como ABC pueda publicar tantas informaciones erróneas y generalizaciones banales, que transmiten una imagen altamente distorsionada de la realidad en Dinamarca. Niels Pultz, embajador de Dinamarca en España Condenados a muerte En el año 2000, cerca de doscientos jefes de Estado y de Gobierno suscribieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio comprometiéndose a adoptar medidas concretas para la erradicación de la pobreza en el planeta. A día de hoy, continúan sin cumplirse los compromisos de los signatarios de dichos acuerdos, lo que en la práctica supone una letal condena para miles de personas que mueren cada día en el mundo, en nuestro mundo, como consecuencia de la pobreza. Tenemos la obligación ineludible, como seres huma- nos, de exigir a los gobiernos de todos los países del mundo que adopten las medidas necesarias para erradicar las muertes ocasionadas por desnutrición, por enfermedades curables, por las distintas formas de violencia humana... Es una cuestión de mera voluntad política; se trata de querer o no querer solventar el problema. Las vidas de muchas personas están en juego, las vidas de muchos hermanos. ¿De verdad no queremos intentar salvarlas? Enrique Lasaosa Zaragoza La exposición En pie de foto Acabo de ver la exposición En pie de foto de la Fundación Miguel Ángel Blanco; cien fotos de la cara del terrorismo más execrable. Aún estoy conmocionado de ver tanta barbarie. Pero lo que más me ha horrorizado, y me ha horrorizado mucho, no son las fotos y lo que representan, sino que mientras las veía no podía dejar de pensar que un pánfilo (del griego pan todos y filos amigo) cree, y nos quiere obligar a que todos lo aceptemos, que cediendo a las exigencias de esas bestias se puede conseguir la paz. Sí, conseguirá la paz, la de los cementerios, la impuesta con la pistola encima de la mesa, pero no la libertad de los vascos.