Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 23 10 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Sociedad, Cultura y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Nacional) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar LA AGONÍA DEL RÉGIMEN CASTRISTA D CIEMPOZUELOS, PREGUNTAS SIN RESPUESTAS ÓNDE está el dinero? se pregunta ayer ABC en esta página editorial. Sigue pendiente una respuesta convincente acerca del destino de buena parte de las comisiones pagadas en el pelotazo urbanístico de Ciempozuelos. Entre las muchas cuestiones sin resolver, es crucial determinar el destino de esos 6.665 millones de las antiguas pesetas que constituyen la cantidad recibida a cambio de la recalificación de terrenos. También es importante conocer en qué momento fue informado el Banco de España de la existencia de las cuentas sospechosas en Andorra y qué tratamiento se le dio a dicha información. No es una cuestión menor saber qué día se produjo la comunicación por parte de la entidad de crédito andorrana y en qué fecha el Servicio Ejecutivo de Prevención y Blanqueo de Capitales del Instituto Emisor la trasladó a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Comisaría General de la Policía Judicial. Es importante saber, igualmente, cuándo conoció la Fiscalía el asunto y, sobre todo, conviene que el PSOE explique, exactamente, el momento en el que se enteró del escándalo, porque hay cosas en este turbio asunto que no encajan. La carta dirigida a Esperanza Aguirre por parte del ex alcalde exigiendo una agilización de los trámites de recalificación tiene asimismo una importancia capital, porque el ex regidor de Ciempozuelos Pedro Antonio Torrejón la envió fechada el 13 de octubre, cuando ya, supuestamente, la Policía debía de estar investigando el asunto. Afortunadamente, gracias a la información de ABC, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid decidió devolver el Plan General al municipio. ¿Qué habría ocu- ¿D rrido si ABC, con profusión de detalles y pruebas incontestables, no destapa el escándalo? Afortunadamente, aunque todo parece indicar que han fallado determinado controles jurídicos y financieros, la democracia cuenta con mecanismos de transparencia que permiten a la opinión pública tomar buena nota del comportamiento de los titulares del poder. Todo ello tendrá casi con certeza su reflejo en las próximas elecciones autonómicas. El PSOE madrileño empezó con mal pie la presente legislatura, con una pésima selección de los integrantes de sus listas, y la va a terminar inmerso en un escándalo político- financiero de proporciones considerables. La mezcla del urbanismo con la financiación irregular de los partidos ha sido algo más que una sospecha en los últimos años. Personajes secundarios han saltado al primer plano en casos tan llamativos como Filesa. Debe tenerse en cuenta, para valorar el tema en su justa medida, que las comisiones pagadas en el caso Ciempozuelos multiplican por siete los pagos de Filesa, de modo que el citado ayuntamiento madrileño se sitúa en primer lugar en el ranking negativo de corrupciones de esta naturaleza. La Federación Socialista Madrileña, una de las más relevantes del PSOE, ha sido relacionada más de una vez con operaciones poco claras. Más allá de las repercusiones electorales, el caso Ciempozuelos no ha hecho más que empezar. Previo un proceso con todas las garantías, el peso de la ley debe recaer sobre quienes utilizan cargos públicos al servicio de intereses inconfesables. Está en juego nada menos que la confianza de los ciudadanos en el sistema democrático. LA POBREZA MÁS CERCANA S indudable que las sociedades occidentales desarrolladas, cuya base es la economía de mercado y la democracia política, han generado un grado de prosperidad desconocido en cualquier otra época. La clave está en una fuerte clase media, que actúa como factor de estabilidad económica y de equilibrio social. Sin embargo, la pobreza vive también entre nosotros, unas veces oculta y desconocida y otras bien patente en casos de enfermedad o marginación. Los datos hablan de ocho millones y medio de personas en nuestro país que viven por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone más de dos millones de familias. La condiciones extremas afectan nada menos que a medio millón de personas. Estas situaciones dramáticas hacen mella especialmente en los jóvenes, las mujeres y quienes proceden de hogares formados por familias numerosas o por madres solteras o separadas. Es triste reconocer que, en medio de la opulencia, mucha gente malvive recogiendo restos de las basuras, mendigando unas monedas que sobran o aceptando trabajos al borde de la explotación. Estamos acostumbrados a poner en relación la pobreza con el subdesarrollo, las pandemias o las catástrofes naturales en las regiones más remotas del planeta. Deberíamos ser consciente de que esta cruel realidad existe también en nuestros pueblos y ciudades, de modo que convivi- E mos con ella, aunque a veces preferimos mirar para otro lado. Estos días se han celebrado diversos actos con motivo de la Semana por la Movilización contra la Pobreza, que culminaron el sábado con manifestaciones en cuarenta ciudades españolas. La Iglesia católica, a través de Cáritas, y asociaciones cívicas de todo tipo realizan una labor intensa y esforzada en favor de los más necesitados. Los medios, sin embargo, nunca son suficientes. Las administraciones públicas no siempre están dispuestas a aportar recursos para una tarea que rinde pocos beneficios de imagen. Muchos ciudadanos descargan su conciencia con el falso argumento de que el problema no es responsabilidad suya. Otras veces, el dinero se orienta hacia labores humanitarias de cooperación internacional, muy elogiables, sin duda, pero que ignoran la realidad diaria que nos ofrece la pobreza más cercana. Cuando faltan los medios más elementales para subsistir, la dignidad de la persona se resiente y no puede ordenar su vida según criterios razonables de comportamiento personal y social. Como es lógico, los niños sufren más que nadie unas carencias materiales- -y a veces afectivas- que serán muy difíciles de recuperar cuando alcancen la edad adulta. El compromiso contra la pobreza es un deber de justicia y una contribución imprescindible al buen funcionamiento de la sociedad democrática. ESDE que se anunció la convalecencia de Fidel Castro, hace casi tres meses, la desaparición del dictador se ha convertido en un fenómeno prácticamente irrelevante. Pasada la impresión de los primeros días, ni siquiera se informa en los periódicos sobre la evolución del enfermo, porque la decadencia del régimen cubano es tan evidente que ya no depende siquiera de la salud de su principal dirigente. El sistema puede intentar camuflar la visión de ambas cosas, pero no puede evitar la inexorable realidad de que el castrismo y el propio Castro están tocando a su fin. La aparición en la escena iberoamericana de una figura como el venezolano Hugo Chávez, beneficiado con la suerte de un periodo de precios del petróleo extraordinariamente altos, ha sido un respiro temporal para una dictadura que es esencialmente inviable porque ha sido incapaz de atender las necesidades básicas de la población. La revolución cubana vivió primero de los rublos de las generosas subvenciones de la Unión Soviética y ahora de los petrodólares que envía Chávez, y no será con el invento de las ollas arroceras de fabricación china con lo que el régimen vaya a perpetuarse poniendo al timón a un hombre como Raúl Castro, que es sólo cinco años menos viejo que su hermano enfermo. Ni el cultivo del azúcar, prácticamente abandonado; ni el turismo, que no podrá despegar mientras no se abran todas las puertas a la entrada y salida del país; ni los tabacos, ni la medicina tropical. En Cuba no se produce nada que sea económicamente rentable ni beneficioso para los cubanos, condenados a vivir de las limosnas de los amigos del comandante o de las transferencia de los familiares del exilio. Lamentablemente, entre los actuales dirigentes cubanos no se vislumbran en modo alguno síntomas de flexibilidad ni movimientos políticos que pudieran preparar una evolución razonable del poscastrismo. Confiado en el espejismo de un polo antiimperialista en Iberoamérica, con Chávez, Evo Morales y algún otro trasnochado populista que está siendo rechazado elección tras elección por la mayor parte de países, el régimen sigue encerrado en sí mismo, sin hacer caso a las señales que desde hace tiempo le vienen lanzando los valerosos defensores de la democracia en el interior del país. En Cuba no hay más que una evolución posible y ésa es hacia la libertad. Los cubanos, por supuesto, hace tiempo que lo perciben por más obligados que estén a disimularlo debido a los inmensos recursos represivos del régimen. Los dirigentes deberían saberlo también, aunque estén igualmente forzados a negarlo puesto que en ello les va su permanencia en el poder. La democracia es la aspiración natural de todos los pueblos, y Cuba no puede ser una excepción.