Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 10 2006 Deportes 93 El Atlético jarrea fútbol sin gol En medio de un vendaval de lluvia los rojiblancos realizan mucho mejor fútbol que el Deportivo, pero con menos acierto y escasa efectividad JOSÉ MANUEL CUÉLLAR No es que lloviera a cántaros, es que que el cielo volcaba océanos enteros sobre Riazor. Y el Atlético, como quien oye llover: se plantó en el campo con su trivote y sus líneas adelantadas para presionar con fuerza y ahí se hizo el amo y señor de las fecundadas tierras. Aguirre había dicho en la previa que sin balón 4- 1- 4- 1 y con él, 4- 3- 3, con Galletti y Mista en las bandas abiertos y realizando diagonales. La actitud de los dos equipos fue buena, llovía y todos corrían como posesos, como si huyesen del chaparrón. El Deportivo, con su fútbol directo, que es lo único que podía hacer ante la mejor posición y la mayor técnica del Atlético, que se hizo dueño del encuentro sin paliativos, lloviera o hiciera sol. Muy metido en el choque, con vivacidad y hambre de terreno, el Atlético robaba y tocaba, robaba y tocaba, buscando alas y a Torres, que bajaba para ofrecerse y para que entraran sus bandas con las amenazantes diagonales. Funcionó el equipo de Aguirre porque tanto Luccin como Maniche conectaron las líneas rojiblancas, juntaron al equipo y en los apoyos de unos y otros el Deportivo se perdió en la infructuosa búsqueda del balón. De vez en cuando lo agarraba y tiraba un pelotazo en busca de Riki o Juan Rodríguez. Nada. Agua (más) pero sin reflejo ante Leo Franco, que vivió una primera parte tranquilita, de esas que ya ni se acuerda el hombre. Los tiros, las llegadas y las ocasiones fueron del equipo rojiblanco, catapultado y enfebrecido en busca de un DEPORTIVO ATLÉTICO DE MADRID 1 0 ASÍ JUGARON DEPORTIVO Aouate: notable. Barragán: bien. Lopo: regular. Arbeloa: bien. Capdevila: regular. Sergio: regular. Coloccini: regular. Arizmendi: bien. Juan Rodríguez: regular. Cristian: regular. Riki: bien. Verdú: bien. Duscher: regular. Filipe: bien. El técnico. Joaquín Caparrós. Regular. Fútbol italiano. Dominado, sin balón y sin apenas juego, creó una ocasión y se hizo con el partido, pero nada más. Lo mejor: Su tremenda efectividad. La defensa, que fue férrea y segura. Lo peor: Pérdida total del medio campo y de la iniciativa. Escasas ocasiones y poca ambición. gol que no llegó porque se cegó en los últimos metros una y otra vez. Mista, por un pelo, un zapatazo de Galletti y otra vez Mista hicieron sufrir a Aouate, que no sabía si era sudor o agua lo que le corría por la frente de lo mal que lo pasaba. Un cañonazo de Luccin en un golpe franco lo sacó el ex racinguista con el hombro para que el esférico se fuera al palo. Y por contra, nada. Leo Franco mirando el partido con prismáticos, que ni acertó a ver si el balón era liso o a pintas. Pero todo lo que le sobra al Atlético de juego esta temporada le falta de acierto ante el gol. Necesita más que algunas buenas ocasiones para marcar. Necesita muchas buenas ocasiones para oler red y ayer, fuera de casa y pese a su dominio total, no tuvo las suficientes como para irse al vestuario con las manos llenas de gloria. Deportivo (4- 2- 3- 1) Aouate; Barragán, Lopo, Arbeloa, Capdevila; Sergio (Verdú, m. 46) Coloccini (Duscher, m. 60) Arizmendi, Juan Rodríguez, Cristian (Filipe, m. 68) y Riki. Atlético de Madrid (4- 3- 3) Leo Franco; Valera, Pablo, Perea (Jurado, m. 86) Antonio López; Luccin, Costinha (Pernía, m. 72) Maniche; Galletti, Fernando Torres y Mista (Agüero, m. 23) Árbitro Pérez Lasa, del Comité vasco. Enseñó tarjeta amarilla a Arbeloa, Sergio, Fernando Torres, Coloccini, Duscher, Barragán, Valera y Antonio López, Pernía Gol 1- 0, m. 65: Arizmendi. ATLÉTICO DE MADRID Un acercamiento, un gol Leo Franco: regular. Valera: bien. Pablo: regular. Perea: regular. Antonio López: bien. Luccin: bien. Costinha: regular. Maniche: notable. Galletti: bien. Fernando Torres: regular. Mista: bien. Agüero: regular. Perea: regular. Jurado: sin calificar. El técnico: Javier Aguirre. Bien. Su propuesta fue más atractiva que la del rival. Dominó el partido y creó numerosas ocasiones de gol. Lo mejor: Su medular controló el juego. Presionó, robo y fue el único que hizo buen fútbol en el partido. Lo peor: De nuevo, total ineficacia arriba. Muchas oportundiades y nulo acierto ante el gol. Sobre la mitad del primer periodo se lesionó Mista (rotura fibrilar) y el equipo perdió un poco de referencia, pero al Deportivo sólo le dio para respirar, que no para equilibrar el partido, que se le iba de las manos a raudales. Todo lo que tenía pensado Caparrós, presión, robo y contra mortal, fue lo que se encontró enfrente, sólo que con fútbol más elaborado y de mayor calidad. Un continuo sufrimiento para sus zagueros, que achicaban agua a mares, como podían y sin cesar pues jarreaba fútbol contra su portal. El baño futbolístico no cesó en la segunda mitad. Llegaba el Atlético con todo, y era demasiado, con muchas pri- sas y poca serenidad para colocar la bolita. Aún así, Aouate sacó un uno contra uno a Torres y luego un cabezazo de Maniche se fue por poquito. Mientras, del ataque deportivista no había noticias, todo lo más, algún acercamiento a la medular contraria y alguna idea que se le ocurría a Riki, que siempre tiene la luz encendida, pero poco más. Así que sólo un milagro o una jugada a balón parado podía salvar al Deportivo. Y le salvó: Arizmendi peinó el balón en una falta y lo coló en la red. Primer acercamiento a puerta y un gol. Pasmado se quedó el Atlético, el banquillo y la capital española porque no se lo podían creer. Y menos que se lo creyeron luego, porque siguieron creando ocasiones y fallándolas todas, sobre todo una de Torres en el área pequeña que se encontró Arbeloa y atrapó Aouate. El Deportivo, a lo suyo, fútbol italiano sin juego pero con puntos. Es Caparrós. Otros resultados: Zaragoza, 2 (Diego Milito, 2) Betis, 1 (Robert) Villarreal, 1 (Jonathan) Levante, 1 (Camacho)