Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 10 2006 51 Hoy se conmemora el centenario de la muerte del pintor impresionista francés Paul Cézanne El cine español reclama su dignidad en la 51 edición de la Seminci con Mujeres en el parque profundidad de la conexión y el amor. Filmada en tres continentes y cuatro idiomas distintos, la película explora las barreras que separan a la humanidad, con grandes actores como Brad Pitt, Cate Blanchett y Gael García Bernal, además de otros menos conocidos pero con la misma importancia, como Koji Yakusho, Adriana Barraza y Rinko Kikuchi. ¿Es cierto que los chicos marroquíes de la película no habían tenido ninguna experiencia como actores? -No, no eran tan buenos (se ríe) Hablando en serio, hay que darle crédito al director por la buena selección del reparto. Por ejemplo, en la villa donde nosotros filmamos, muchos de los personajes fueron interpretados por gente del mismo lugar y es sorprendente lo rápido que aprendieron el mensaje que queríamos transmitir, aún con la barrera del lenguaje. Me sorprendió bastante. Y es un logro para la película, porque cuando la veo, a mí mismo me cuesta distinguir entre el actor profesional y el debutante. ¿Le resultó difícil desligarse de las emociones de su personaje, al final del día, filmando en medio del desierto de Marruecos? -Apenas dicen corte yo termino. Durante el día, uno descansa. Por la mañana se vuelve más difícil. Filmamos durante cinco semanas y al principio no me había dado cuenta de lo difícil que iba a ser mantener el mismo nivel de ansiedad, todo el tiempo. Su primera película, The Dark Side of the Sun la había filmado en Yugoslavia, en 1988. Y aunque aquella cinta se perdió durante la guerra civil de 1988, Brad Pitt logró cobrar su sueldo de 1.523 dólares semanales durante casi dos meses de trabajo. La situación mejoró cuando volvió a Estados Unidos, aunque apenas cobró 6.000 dólares para seducir a Geena Davis en Thelma y Louise (1991) Pero las cifras de los contratos fueron aumentando al nivel de su fama. Cuando fue novio con Juliette Lewis, Brad Pitt pasó a cobrar 500.000 dólares por la película California (1993) Ya había protagonizado con Tom Cruise Entrevista con el vampiro cuando Pitt comenzó otro famoso noviazgo con Gwyneth Paltrow (1995) en el rodaje de Seven cobrando cuatro millones de dólares y rechazando incluso el papel de uno de Brad Pitt y Angelina Jolie, en su primera comparecencia ante la prensa en Namibia, tras ser padres los astronautas de Apolo 13 Enseguida subió a los diez millones con las películas Sleepers (1996) The Devils Own (1997) y Siete años en el Tíbet (1997) en la misma época en que terminó la relación con Paltrow. Tras casarse con Jennifer Aniston (la boda costó un millón de dólares) Brad Pitt trabajó casi gratis en uno de los capítulos de la comedia Friends pero era una buena obra de caridad comparada con los diecisiete millones y medio que había recibido por cada una de las películas: Spy Game (2001) y Troya (2004) El siguiente aumento de 20 millones de dólares lo ganó con Mr. Mrs. Smith (2005) aunque con Oceans eleven ganó treinta millones de dólares gracias al porcentaje de las recaudaciones. Y mientras decidió bajar su caché para filmar Babel con Alejandro González Iñárritu (la película en total costó 25 millones de dólares) Brad Pitt no puede divorciarse profesionalmente de Jennifer Aniston, porque juntos todavía comparten en sociedad la productora Plan B Entertainment, donde invirtieron sus millones para otras grandes películas como The Departed con Jack Nicholson y Leonardo DiCaprio. Lo más curioso es que a través de Plan B, Jennifer Aniston también producirá con Brad Pitt la próxima película de Angelina Jolie como la viuda del asesinado periodista del Wall Street Journal Daniel Pearl. ¿Seguirá produciendo cine además de protagonizar sus propias películas? ¿Algún proyecto internacional entre manos? -Como productor estoy trabajando en varias proyectos fuera del país. Uno específico es la próxima filmación que vamos a empezar en la India. Yo me considero un ciudadano del mundo. Es un orgullo trabajar con gente de culturas diferentes. Es excitante haber logrado algo como Babel donde pudimos filmar en idiomas diferentes y me gustaría hacer algo así, de nuevo. ¿No le preocupa que no sea el protagonista absoluto de la película Babel -Antes que nada, formar parte de un grupo siempre es más divertido. Uno no lleva todo el peso de la película. Pero en verdad disfruté por el solo hecho de saber que podía concentrarme en una parte determinada de la película que no iba a ser toda mi historia, sino el efecto de la combinación entre to- AFP das las historias. Hay muchos aspectos en la película que van más allá de la usual autopropaganda americana, pero creo que toca temas importantes como la paranoia, el proteccionismo, que la película muestra relacionando a todo el mundo, remarcando lo que significa para el ser humano seguir un camino, en vez de tratar de entender al otro. Habla más allá de Estados Unidos, creo que el tema habla por el mundo entero. Es lo que me atrajo para filmar esta película. -Siendo un actor con tanta fama, ¿le resulta difícil olvidarse de que es Brad Pitt, a la hora de trabajar, para convertirse en un actor más que no destaque? -Cada película la tomo desde el punto de vista de Brad Pitt, el actor. No participo del resto (la fama y la atracción pública) Tendrás que preguntarle al director si reacciono como una prima donna Esta película la filmamos en una ciudad donde ni siquiera había electricidad. Yo podía caminar tranquilo sin que me reconocieran. En ese sentido la atmósfera nos dio cierta libertad y pude concentrarme en el trabajo, sin distracciones. No teníamos camerinos lujosos. Y te digo la verdad: me gustó.