Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 10 2006 Internacional CUBA UN PAÍS A LA ESPERA DE DESTINO 35 La gente está obligada a ir a las manifestaciones porque si no te echan del trabajo Los hijos de militares cercanos a Fidel controlan el negocio de la noche organizando fiestas ilegales llega incluso al círculo más cercano a Fidel Castro. Hijos de algunos altos cargos del régimen han encontrado en el negocio de la noche una fórmula para poder tener ingresos extras, con el amparo que les da la cercanía al poder. La decisión de Fidel Castro de cerrar las discotecas ha tenido como principal consecuencia la puesta en marcha de un sistema de diversión que está permitiendo el enriquecimiento ilícito de los hijos del régimen. Conocidos en la noche cubana como El potro (hijo del comandante Almeida) y el hijo de Pancho (hijo de uno de los guardias personales de Fidel) estos dos jóvenes se mueven impunemente en la noche cubana organizando las denominadas fiestas house prohibidas por el sistema hace seis meses. Alquilan casas pagando entre 200 y 300 dólares y cobran una entrada de cinco dólares, llegando a reunir a más de 300 personas a las que convocan a través de sms. La noche en Cuba Mientras los hijos del régimen se mueven en este ambiente de corrupción nocturna, el cubano medio, la gran parte de la población, se reúne en el Malecón alrededor de una botella de ron casero, a un dólar la botella. Pero cada vez son menos, la falta de recursos económicos, la imposibilidad de tener automóvil y las restricciones del régimen también están terminando con la noche de la ciudad. Ahora, todas las miradas están puestas en el próximo 2 de diciembre, fecha en la que esperan la aparición pública de Castro. El mismo trasladó a este día la celebración de su cumpleaños, aplazado el 11 de agosto por su enfermedad Un carromato pasa junto a un cartel propagandístico en La Habana el pasado 1 de agosto gubernamental no puede evitar que los cubanos busquen formulas para conseguir mayores ingresos y salir de su pobreza. De hecho, la economía sumergida tiene un gran peso en el conjunto nacional y cada vez aumenta más, sobre todo desde que el desmembramiento de la Unión Soviética dejó a Cuba sin apoyo exterior. Un cubano lo expresa así: Me acosté tomando leche y me levanté desayunando cereales Por las carreteras del país queda algún que otro recuerdo de este apoyo soviético, en forma de camión destartalado claramente identi- AFP ficado por el humo negro que desprende en su lenta travesía. El robo de comida en los hoteles por parte de los trabajadores cubanos, la picaresca para poder arañar en cualquier sitio unas cuantas divisas, en definitiva un sistema de corrupción que