Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 10 2006 Internacional 31 Los talibanes preparan otro frente de ataque en la región donde opera España Para Ahmed Rashid, la estrategia pretende suavizar la presión sobre Pakistán b Según el experto mundial en el conflicto, más de 40 millones de paquistaníes patanes podrían volverse talibanes si los integristas vuelven a repetir victoria electoral FRANCISCO DE ANDRÉS ENVIADO ESPECIAL LAHORE (PAKISTÁN) La guerrilla talibán está preparando un nuevo frente de guerra en el oeste de Afganistán, en la región donde actualmente se asienta la fuerza española de la OTAN, según ha podido saber Ahmed Rashid, para muchos el principal experto mundial en el movimiento integrista afgano. La decisión de los comandantes talibanes de abrir un frente desde la frontera con Irán va dirigida a suavizar la presión internacional sobre el régimen de Pakistán, al que muchos dirigentes políticos y militares occidentales acusan de connivencia- -o al menos laxitud- -en el marco de la fuerte ofensiva lanzada desde el verano por las milicias patanes en el sur de Afganistán. Rashid se entrevistó hace días en Kabul con dirigentes militares de la Alianza Atlántica y de Estados Unidos, y pudo constatar el elevado grado de cansancio y desconcierto por el rumbo de la campaña militar occidental en Afganistán. La impresión que saqué- -comenta a ABC el autor de la obra Talibán y analista político para los principales medios de comunicación anglosajones- -es que todos están hartos por la falta de resultados en la campaña y por la división interna de la OTAN La Alianza solicitó con apremio hace semanas más soldados para reemplazar a los norteamericanos y reforzar las actuales operaciones en el sur, pero hasta hoy sólo ha encontrado renuencia en la mayor parte de las capitales aliadas. ¿Por qué se van las tropas de Estados Unidos de las zonas más conflictivas del país? La respuesta apunta, según Rashid, a la presión interna. La Administración Bush es ahora más sensible a la situación bélica en Irak, donde prosigue la sangría de bajas, y necesita derivar tropas de Afganistán para enviarlas a Bagdad y sus alrededores. Ascienden a siete los muertos en el ataque terrorista en Peshawar AP PESHAWAR. Son ya siete los fallecidos como consecuencia de la explosión de una bomba en una calle atestada de gente de la localidad de Peshawar, al noroeste de Pakistán, según informó ayer la Policía. Seis personas murieron en el acto y una séptima perdió la vida en el hospital al que fue trasladado, Además, al menos 41 personas resultaron heridas en el ataque, algunas de ellas de consideración. La explosión dejó tras de sí el desalentador espectáculo ofrecido por los restos humanos esparcidos por la concurrida calle. La explosión se produjo en un distrito céntrico de la ciudad unos diez minutos antes del iftar el desayuno del mes sagrado del Ramadán. En el momento de la explosión la calle estaba atestada de personas que adquirían sus compras de última hora, como comida, zapatos y joyas, con vistas a la celebración del Eid la fiesta que marca el final del Ramadán. Nadie ha reivindicado aún el ataque terrorista en una ciudad fronteriza con Afganistán muy próxima al movimiento talibán. Renace la amenaza integrista afgana TAYIKISTÁN TURKMENISTÁN Faizabad Kunduz Afganistán IRÁN Qala i Naw Balkh Meymana Herat Chaghcharan Mazar i Sharif Pol e Khomri PAKISTÁN Kabul Tropas españolas Farah AFGANISTÁN Uruzgan Zabul Áreas tribales Helmand Kandahar Área donde se concentra la ofensiva talibán 200 km El reemplazo de las tropas de EE. UU. por la OTAN en el sur afgano está creando una sensación de vacío Musharraf ha creado el primer Estado regido por la Sharía en las Áreas Tribales del noroeste de Pakistán te de Pakistán. En concreto, en las llamadas áreas tribales, donde se sospecha que se esconden Osama bin Laden y sus principales secuaces. Islamabad se plegó a esa presión enviando 80.000 soldados a la zona para perseguir a Al Qaida, mientras los talibanes se hacían fuertes en el suroeste de Pakistán, en la provincia de Baluchistán, donde manda desde el 2002, con la ayuda indirecta de Musharraf, la alianza de partidos religiosos paquistaníes. La actual ofensiva de los talibanes afganos en el sur del país, que ha desconcertado por su fortaleza y audacia a los propios comandantes de la OTAN, no puede entenderse según Rashid sin la cooperación de Pakistán. Los talibanes tienen sus cuarteles generales en Baluchistán, en la ciudad de Quetta, y mantienen una presencia más oculta pero muy activa más al norte, en Peshawar, capital de la Provincia del Noroeste. Reciben ingresos de la droga- -que conoce una explosión nunca vista en el pasado- de las fundaciones islamistas del Gol- fo, en particular de origen saudí, y de miles de madrasas (escuelas coránicas) radicales paquistaníes. Todo ello se ha gestado mientras la CIA y las tropas de Islamabad perseguían a los cuadros de Al Qaida más al norte, con resultados muy modestos. Al que se hace de miel El resultado de esta burda estrategia norteamericana ha sido la creación de una situación en todo el área muy frágil e imprevisible Washington no ha tenido más remedio que bendecir el reciente acuerdo de Musharraf con las tribus del norte para retirar de allí a sus tropas por miedo a un golpe interno militar. Pero la situación que deja ese repliegue del Ejército paquistaní hacia el núcleo del Punjab no es para tirar cohetes. La extensísima frontera de Pakistán con Afganistán queda ahora sin soldados y a merced de los milicianos talibanes y del núcleo de Al Qaida, y todo ello bajo el Gobierno local del MMA, el partido religioso paquistaní. Ahmed Rashid es implacable en su crítica al general Musharraf. Su política de cesión ante los integristas ha convertido las Áreas Tribales en el primer Estado de Pakistán regido por la Sharía La consecuencia de la decisión de retirar el Ejército- -por la suma de bajas, deserciones y malestar en los cuadros- -ha envalentonado a los más radicales de la etnia pashtún de todo el oeste. Cuarenta o cincuenta millones de patanes pueden volverse talibanes si el MMA vuelve a ganar en el 2007 las elecciones en esa región pronostica Rashid. Y es que el pragmatismo ha demostrado ser muy mala política cuando se negocia con los fanáticos de Alá. Suma de torpezas El operativo de reemplazo de los norteamericanos por las fuerzas de la OTAN está produciendo una sensación de vacío en varias regiones, que los talibanes aprovechan gracias a su mayor conocimiento del terreno. Ahmed Rashid apunta, además, otra razón de torpe estrategia política por parte de Washington. Durante años, la obsesión de Estados Unidos- -y la presión consecuente sobre el régimen aliado del general Musharraf- -se ha centrado en las regiones del noroes-