Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 10 2006 29 La guerrilla talibán se dispone a abrir un nuevo frente en el oeste de Afganistán, donde opera España El actual presidente búlgaro parte como favorito en la primera vuelta de las presidenciales de hoy Bush asegura que sus estrategias en Irak podrían cambiar, pero no sus objetivos Hay que construir un Gobierno capaz de sostenerse por sí mismo se ha mostrado abierto a reajustar las tácticas en la zona pero denuncia la posición demócrata de exigir cambios radicales en Irak JOSÉ LUIS DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. En pleno cúmulo de críticas que aseguran que la estrategia de la Casa Blanca en Irak no es la más apropiada, el presidente de Estados Unidos, George Bush, aseguraba ayer que realizará todos los cambios que sean necesarios para frenar la espiral de violencia que azota la zona mientras reconocía que sus planes para estabilizar Bagdad no han salido como esperaba. Además, el mandatario revisó ayer parte de su estrategia en el país de Oriente Próximo, por segundo día consecutivo, con varios altos mandos del Ejército estadounidense en Irak y con otros expertos miembros de su Administración como el vicepresidente, Dick Chenney o el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. Pese a mostrarse preocupado por el aumento significativo de ataques en Irak, en especial durante el comienzo de las primeras semanas del Ramadán Bush quiso dejar claro desde su discurso radiofónico de los sábados que pese a la complicada situación no abandonará su objetivo de construir un gobierno iraquí capaz de sostenerse por sí mismo Nuestro objetivo en Irak es claro y no cambiará dijo el presidente. Nuestra meta es alcanzar la victoria y lo que podrían cambiar son las tácticas para alcanzar esa meta añadió. Con más de 2.700 soldados muertos desde que comenzó la invasión en Irak en marzo de 2003, sólo en el presente mes de octubre cerca de 73 militares han perdido la vida, el creciente descontento en contra de la guerra podría b Bush insiste en que siempre costarle a los republicanos la mayoría en el Congreso en las elecciones legislativas del próximo 7 de noviembre. Además, la presión pública ha puesto a los legisladores republicanos y demócratas contra las cuerdas para buscar un cambio radical de estrategia. Ante esta situación, el presidente Bush insistía en que siempre se ha mostrado abierto a reajustar las tácti- cas en la zona pero denunció la posición demócrata de exigir cambios radicales en Irak, que definió como un apoyo a la duda y a la derrota El presidente también hizo referencia en su discurso radiofónico a las declaraciones realizadas por el general estadounidense, William Caldwell, que aseguró a comienzos de semana que la estrategia impuesta durante los últimos dos meses para apaciguar el número de ataques en la zona no ha alcanzado nuestras expectativas Por eso, Bush quiso dejar claro que en la guerra los mandos militares se muestran flexibles a posibles cambios que les permitan salir al paso de las complicaciones. Por eso, Bush se reunió ayer, tras su paseo matutino en bicicleta, con el general John Abizaid, el militar estadounidense de mayor rango en Oriente Medio; el general Peter Pace; el consejero en materia de seguridad del presidente, Stephen Hadley; George Casey, que dirige las fuerzas multinacionales estadounidenses en Irak y que se unió a la charla por videoconferencia; y otros miembros de su Gabinete como Cheney y Rumsfeld. Coches calcinados en la ciudad iraquí de Amara, donde murieron quince personas en un ataque chií REUTERS El calvario del falso talibán Abdul Rahim Abdul Rahim insiste en que es un estudiante que se ha mantenido siempre al margen de ideologías políticas aunque parece que el destino le ha jugado una mala pasada por ello. Víctima de la guerra contra el terror, Rahim fue encarcelado por los talibanes en Afganistán en enero del 2000, donde tuvo que soportar vejaciones de todo tipo como soportar que los líderes de Al Qaida le quemarán con cigarrillos encendidos, aplastasen su mano o, incluso, le colgaran del techo hasta hacerle confesar que era un supuesto espía de Estados Unidos. Paradójicamente, después del derribo del régimen talibán, Estados Unidos se hizo con la custodia del kurdo Rahim en enero 2002 y desde entonces esta retenido en Guantánamo al ser considerado un presunto terrorista. En su encierro estadounidense, Rahim también se ha visto sometido a otras prácticas como la privación del sueño o la amenaza con perros guardianes.