Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional ELECCIONES CATALANAS LAS ESTRATEGIAS DOMINGO 22 10 2006 ABC Durante los 23 años de gobiernos de Pujol, la Iglesia catalana parecía coto privado de CiU, que ejerció un control asfixiante sobre esta Institución. Los tiempos han cambiado. Ahora, hasta el PSC de Montilla acecha el voto católico A la caza del voto católico TEXTO: IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. Defenderse de un frente nacionalista. Garantizar la supervivencia de las escuelas católicas, que siguen siendo mayoría entre las concertadas. Apoyar principios católicos como el rechazo a la eutanasia o a la adopción por parte de parejas homosexuales. O el elogio de los desvelos patrióticos de los centros del catolicismo catalanista. Estos son algunos de los argumentos utilizados por todos los candidatos a la presidencia de la Generalitat- -con la única excepción de Joan Saura (ICV) -para acercarse a la Iglesia durante la precampaña. Durante los 23 años de gobiernos de Pujol, la Iglesia era coto privado de CiU, pero ahora queda claro que los intereses se han ampliado, e incluso el PSC acecha al voto católico. Hasta el candidato de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, que inicialmente criticó el empeño de Montilla, Mas y Piqué en meter a la alta jerarquía eclesiástica en la campaña ha acabado claudicando ante el abad de Montserrat, Josep Maria Solé, y el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol. Ante Solé, Carod no tuvo más remedio que expresar su apoyo a la religión como factor de cohesión social y elogió el compromiso de la Abadía de Montserrat con la cultura y el pueblo de Cataluña en su visita al monasterio del corazón de Cataluña Sin embargo, el dirigente republicano llegaba tarde a una carrera abierta por el candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, que escogió precisamente Montserrat como escenario de su estreno como candidato. Toda una declaración de intenciones de quien no procede de la progresía barcelonesa de clase alta, que demostraba así que no está dispuesto a dejar palanca sin pulsar para superar a Artur Mas. Montilla compensaba así los desplantes que un sector del PSC no ha dejado de infligir a la Iglesia. Como el documento de la sectorial del PSC de Libertades de Gays, Lesbianas y Transexuales que reclamaba a jueces y poderes públicos que actúen con contundencia y denuncien y condenen las declaraciones que puedan proceder de representantes de la Iglesia y que insultan, atacan gravemente e incitan a la discriminación y la violencia contra el colectivo homosexual El candidato de ERC, Carod- Rovira, no se perdió la cita, ni la foto, con el abad de Montserrat trar que no ha cedido terreno al PSC. Así se explica que Mas se entrevistara en privado con los obispos de Urgell, Sant Feliu, Tarragona, Jaume Pujol y Tortosa. Pero al llegar el turno de el arzobispo de Barcelona, monseñor Lluís Martínez Sistach, hubo foto oficial y comunicado. En su periplo, Mas tuvo que esmerarse por curar las heridas provocadas entre la jerarquía eclesiástica catalana por una conferencia de Pujol, quien recriminó a la Iglesia su escaso compromiso patriótico. El candidato nacionalista se comprometió a reabrir la Delegación de la Generalitat en Roma- -cerrada por el tripartito- -para reforzar la relación con el Vaticano. Mas hizo esta prome- ABC NOTAS AL MARGEN VALENTÍ PUIG MERENGUE SOCIOCONVERGENTE U CiU intenta retener sus apoyos Las maniobras socialistas han obligado a CiU y PP a redoblar esfuerzos en este ámbito. En una campaña abierta como nunca, en la que el todo vale se ha impuesto sin complejos una vez abandonado el debate identitario, el candidato convergente se vio obligado a abandonar la tradicional discreción con la que Pujol se entrevistaba con la jerarquía eclesiástica, para demos- n pacto de gobierno CIUPSC es lo más deseado en las encuestas y por los empresarios catalanes. Lo desacertado es que erige un ingente bunker político- parlamentario y descabeza alternancias. Ahí sirve la lección de Popper. Todo gobierno derribable estará muy interesado en comportarse de forma que la gente esté contenta; ese interés desaparece en el momento en que el Gobierno sabe que no es tan fácil deshacerse de él. Del mismo modo, el sistema proporcional hace difícil que el día de las elecciones sea lo que debiera ser: un veredicto del pueblo sobre el comportamiento del gobierno. En definitiva, la relación entre lo que vota el ciudadano y la coalición resultante puede distorsionar al máximo la intención del voto. En el caso de Cataluña, el enfrentamiento electoral entre socialistas y convergentes fue haciéndose más agudo a partir de las primeras elecciones democráticas. Los socialistas ganaban en las elecciones generales y los convergentes ganaban en las autonómicas, en parte porque sectores del voto socialista se abstenían. Al margen de compartir ese catalanismo sui generis definido como transversalismo, el enfrentamiento abarcaba modelo de sociedad y modelo de Estado. En su vertiente mediática, los periodistas socialistas y los nacionalistas llevan décadas a cara de perro, por los pasillos de TV 3 o en las quisicosas del Colegio de Periodistas. De gobernar juntos, bienvenida la lottizzazione y quien sabe si el tres por ciento. sa tras almorzar en silencio con los monjes benedictinos de Montserrat y entrevistarse después con el padre abad. UDC, por su parte, no ha olvidado su compromiso católico durante la tramitación del Estatut. El diputado Josep Sánchez Llibre se quedó solo en su batalla contra el título de Derechos y Deberes que amparaba la eutanasia o la ampliación de los supuestos legales del aborto. El candidato del PP Josep Piqué, tampoco ha descuidado sus deberes hacia la Iglesia. Piqué se ha entrevistado con el arzobispo de Tarragona. Pero estos esfuerzos no han servido para que la Iglesia catalana muestre públicamente su inclinación por CiU o PP, sus tradicionales aliados en el ámbito político. La postura de los obispos Así, los obispos han velado por la neutralidad política, pero no se han privado de recordar a los catalanes los principios morales que deberían incidir también en su voto. En un comunicado con la vista puesta en el 1- N, animan a votar y reclaman que ese ejercicio democrático se haga teniendo en cuenta los principios irrenunciables de la Iglesia, como la tutela del derecho a la vida o la protección de la familia fundamentada en el matrimonio entre un hombre y una mujer Recuerdan que hay unos principios fundamentales entre los que destacan la tutela del derecho a la vida o el respeto a la libertad de los padres en la educación de sus hijos y la promoción de la libertad religiosa